La Nación
Lo mataron en zona rural Oporapa 1 2 diciembre, 2022
JUDICIAL Sin categoría

Lo mataron en zona rural Oporapa

De un hecho de sicariato fue víctima el señor Willintong Díaz Chávarro, quien recibió dos disparos a la altura de su pecho. Las autoridades investigan los móviles del crimen. La víctima contaba con antecedentes por amenazas, concierto para delinquir, tráfico de estupefacientes, porte ilegal de armas, homicidio y extorsión.

En la vereda el Tablón del municipio de Oporapa, Huila, se registró un hecho de sangre que le costó la existencia a un hombre de 43 años de edad, identificado como Willintong Díaz Chávarro, quien fue atacado con arma de fuego cuando construía un establecimiento de juegos de azar.

El crimen se registró sobre las 9:30 de la noche del pasado domingo, cuando el hoy occiso se encontraba acompañado de su esposa, haciendo una gallera. Allí un sujeto desconocido le disparó desde los cafetales atentando contra su humanidad. Según la versión entregada por Gisela Gómez, sonaron algunos disparos y luego vio que su conyugue se desvaneció en el piso.

Efectivamente los proyectiles habían sido dirigidos hacia él, por razones que están por esclarecerse. La mujer como pudo intentó ayudar al afectado que había quedado tendido en el suelo entre la vida y la muerte.

Es de precisar que en medio del ajetreo, el individuo fue auxiliado y llevado de emergencia hasta el hospital del municipio, donde fallece minutos más tarde a consecuencia de las heridas. Según el diagnóstico de los galenos, los proyectiles comprometieron sus órganos vitales, por lo que tenía pocas probabilidades de sobrevivir, pese a que hicieron todo lo que estaba en sus manos para salvarle la vida.

Ocurrido el homicidio, las unidades del Cuerpo Técnico de Investigación Criminal se desplazaron al lugar del hecho, para recopilar las pistas que permitieran la individualización y captura del  responsable que se dio a la fuga, tras lograr su cometido.

Entre las hipótesis, se busca confirmar o desvirtuar si el asesinato es atribuido a un posible caso de ajuste de cuentas, pues el hoy fallecido, contaba con un amplio prontuario criminal, tenía antecedentes por amenazas, concierto para delinquir, tráfico de estupefacientes,  porte ilegal de armas, homicidio y extorsión.

Sus restos mortales fueron llevados al Instituto de Medicina Legal en Pitalito, para luego ser entregados a sus seres queridos. Funerales El Camino asumió sus exequias, que se llevarán a cabo en la casa de sus padres en el barrio la Unión del municipio de Oporapa. Sus oficios religiosos serán mañana miércoles en el templo de la parroquia San José de la localidad.