La Nación
“Lo material se recupera” 1 22 junio, 2021
ACTUALIDAD Entrevista

“Lo material se recupera”

El alcalde de Neiva, Gorky Muñoz, hace un balance de los días de protestas y saqueos en la ciudad. Destaca que a pesar del vandalismo, no ha habido muertos. Pide al Gobierno Nacional “sentarse a dialogar con la base”.

 

Jesús Antonio Rojas Serrano

editorgeneral@lanacion.com.co

 

Ni en la peor época del conflicto armado, Neiva había soportado una grave alteración del orden público como la que vivió, especialmente, el tres de mayo pasado. La noche de ese día, aparentemente de manera planificada, varios grupos de encapuchados atacaron sedes bancarias y protagonizaron saqueos de establecimientos comerciales. El centro de Neiva ardió. Estos hechos y otros registrados a lo largo del paro han despertado un gran nerviosismo en comerciantes y empresarios que debieron acudir a medidas extremas.

Sobre estos días aciagos, el alcalde de Neiva, Gorky Muñoz, hace un balance. Destaca, entre otras cosas, que a pesar del vandalismo y los saqueos, no ha habido muertos.

El mandatario de los neivanos insiste en el diálogo y pide al Gobierno del presidente Iván Duque “sentarse a dialogar con la base”.

 

¿Qué balance tiene de lo que ha significado la última semana para la capital del Huila?

A pesar de que ha habido daños materiales de gran valor, pienso que el balance ha sido positivo porque no hemos tenido ni un solo muerto producto de confrontaciones entre un lado y el otro. Hemos dado garantías para que la protesta pacífica se lleve a cabo. Se han cumplido los acuerdos de no sacar el Esmad hasta que no se presentara algún desmán como reza la Constitución. Al terminar las marchas, ha habido desadaptados que han hecho actos de vandalismo, de los cuales hemos generado un acervo probatorio importante a través de las cámaras y de la tecnología para identificarlos. Por eso, pusimos una recompensa de $20 millones para quienes denuncien y eso, nos ha dado excelentes resultados. Paso a paso, a través del diálogo, la concertación y el respeto mutuo, hemos tomado acciones para evitar que haya muertes, como ha pasado en Cali y en Pereira. Junto con la Policía, el Ejército y la Fiscalía, hemos tomado las decisiones para que Neiva, de una u otra manera, tenga garantías no sólo para quienes marchen sino para que los ciudadanos vayan restableciendo la confianza y la seguridad.

 

Una de las noches más difíciles fue la del lunes pasado: entidades bancarias incendiadas y saqueos en establecimientos comerciales. Y usted hasta último minuto insistió en el diálogo, ¿Qué pasó ese día? ¿No se sintió defraudado?

Uno se siente un poco golpeado, pero a la final el resultado nos da las condiciones: lo material se recupera; lo que no se recupera es la vida de los seres humanos. Imagínese usted, en esa noche, en una marcha de casi 5.000 personas que yo hubiera tenido el Esmad ahí en el parque Santander, ¡qué hubiera pasado! El pequeño y mediano comercio todavía no ha sido afectado. En esa noche, las entidades financieras fueron las afectadas, además del Éxito, del que se llevaron 20 motos, las cuales se han recuperado entre 16 y 18, así como una oficina de Claro, en donde se llevaron los celulares. Pero, no hubo pérdida de vidas humanas ni una confrontación. Yo estuve ahí y se siente uno impotente. Yo sigo creyendo que el camino debe ser el diálogo, las mesas de concertación. Nuestro mandato ciudadano ‘Territorio de vida y paz’ ha estado encaminado a que Neiva sea un territorio en el que se escucha a la gente.

 

¿Quiénes fueron los que protagonizaron esos desmanes?

Hay ciertos desadaptados que están infiltrados, pagos seguramente por otras fuerzas, y a ellos los vamos a perseguir y a judicializar. De esos, ya hubo cinco capturas. Vamos a seguir en el noble propósito de transmitir que Neiva no está sola y que no vamos a permitir que acaben con nuestra ciudad.

 

Señor Alcalde, ¿Qué dicen los manifestantes?

Ellos hacen peticiones a nivel nacional. Reclaman por la falta de oportunidades para los jóvenes. Es triste ver niños de 14, 15, 16 y 17 años, hasta un niño de 9 años, en el sector del Peaje; era un niño que llevaba dos piedras, una en cada bolsillo, manipulado por cierta estructura que quiere generar daño, sin conciencia al diálogo, y que busca otra clase de intereses. Muy triste quedé yo con lo que vi en el Peaje porque la gran mayoría son jóvenes. El más anciano era yo: el hombre de 54 años.

 

Pero, concretamente, ¿Qué reclaman?

Eran puros jóvenes pidiendo oportunidades, pidiendo ser escuchados, pidiendo tener acceso a la educación. Yo les decía qué podíamos hacer nosotros aquí en nuestro territorio para darles a ellos oportunidades. La Universidad Popular va a ser un gran esquema para que ellos, quienes no tengan acceso a la universidad pública porque sacan mal puntaje o no tengan la plata para pagar su matrícula en una universidad privada, accedan a educación gratuita, a través de ciclos propedéuticos. Todo esto les contaba yo. Tenían dudas sobre la matrícula en la Universidad Surcolombiana y esta fue la única ciudad del país que de los recursos propios, sacó para la matrícula subsidiada. Me preguntaban por qué no le había entregado la plata a la universidad y les dije que la única garantía para mí era una entidad como el Icetex para que no se fueran a malversar los fondos. Los muchachos tenían muchas dudas que fueron resueltas. Lo que hemos querido hacer es un llamado respetuoso al Gobierno, a través de un documento, para que podamos sacar el país adelante. Estamos en una bomba de tiempo.

 

Señor Alcalde, lo hemos visto recorriendo las calles en horas de la noche junto con la Policía, ¿Cómo le ha ido? ¿Qué se ha encontrado?

Hemos estado haciendo acompañamiento a la Policía Nacional, dentro de una estrategia de un Plan Candado para capturar a los vándalos. Nos hemos encontrado menores de edad, pero nosotros estamos detrás de los bandidos que están haciendo daño a la ciudad. Tenemos acervo probatorio y les vamos a hacer inteligencia, pero no vamos a permitir que nos sigan dañando la ciudad. No lo vamos a permitir. Hicimos una reunión con todos los gremios, con los empresarios de los diferentes sectores económicos del municipio, y por eso decidimos flexibilizar las medidas restrictivas del COVID para abrir mucho más el espacio y que entre todos los comerciantes podamos defendernos. Los comerciantes de Los Comuneros nos ayudaron a capturar unas personas; en la panadería Santander nos ayudaron a capturar otras personas. Y así estamos organizando una red de informantes.

 

¿Cómo están hoy las relaciones con la Policía Metropolitana? ¿Quién toma las decisiones?

Como estamos dentro de una serie de eventualidades, como son las marchas y las protestas pacíficas que están enmarcadas en la Constitución y que tienen libre orden de poderse generar, nosotros hacemos un control y seguimiento a través de Puesto de Mando Unificados, PMU. Ahí junto con la Policía, el Ejército, la Defensoría del Pueblo, la Personería, la Procuraduría, se verifican los protocolos. Para los actos vandálicos, la reacción es inmediata. Para la marcha, la reacción es la garantía a la libre movilidad.

 

Frente a lo que está viviendo el país, ¿Qué análisis hace? ¿Qué le sugeriría al presidente Iván Duque?

Lo que le hemos pedido al Gobierno Nacional es que hay que sentarse con la base, escucharlos, no tomar las decisiones solamente con los gremios económicos. Si usted logra esta conexión, seguramente, no vamos a poder solucionar todos los problemas que históricamente Colombia tiene, pero al menos, al ser escuchados, vamos a tener la oportunidad de generar un beneficio general para los colombianos. Lo de la reforma tributaria era un tema muy difícil. Ahí está el tema de la reforma a la salud, la reforma a las pensiones, y si no se toma la decisión de abrirlo con mesas de concertación regionales, será difícil. Aquí no es solo lo político lo que está pasando. La gente está cansada de tanta corrupción, está cansada de que los dineros públicos no sean utilizados en lo que se requiere para el desarrollo del territorio y la dignificación del ciudadano. Todos estamos cansados, agobiados.

 

A nivel nacional, se habla de una eventual declaratoria de conmoción interior, ¿Cree que decretar esta figura podría agravar las cosas en el país?

Yo creo que a los que vandalizan son los que hay que atacar, pero no se pueden perder los puentes de diálogo y concertación nacional. El estado de conmoción interior es muy difícil; sería generar una bomba social. Estaríamos abocados a una guerra civil. A quienes Dios nos ha permitido la posibilidad de estar en esta clase de cargos de elección popular, le hacemos llegar este mensaje al señor Presidente para que las decisiones que tome sean enmarcadas dentro de la Constitución, pero que no abandone nunca los diálogos.

 

¿Qué mensaje enviarle al comercio organizado que está temeroso, bajo zozobra y que incluso, está tomando medidas extremas para salvaguardas sus bienes?

Somos más los buenos que los malos y unidos vamos a ganarle a los bandidos que quieren robar, que no son los de la marcha. Entre nosotros también podemos cuidarnos, pero además de eso, la Policía Nacional, el Ejército, la Fiscalía y el CTI estamos trabajando conjuntamente para capturar y judicializar a estos bandidos. ¿Qué necesitamos? Ayuda de la ciudadanía. Por eso, necesitamos abrir todo el comercio. Si hay una marcha y los manifestantes ven que hay unos vándalos infiltrados, ellos mismos deben ayudarnos a denunciarlos y capturarlos. Los mismos marchantes se dieron cuenta que algunos vándalos se han infiltrado, con muchos intereses, queriendo siempre hacer daño. Les digo a los comerciantes que no están solos.