La Nación
Los ‘Colegios de la Felicidad’ 1 12 mayo, 2021
EDITORIAL

Los ‘Colegios de la Felicidad’

Hubo esta semana en la Asamblea del Huila un debate alrededor de los denominados ‘Colegios de La Felicidad’, una ambiciosa iniciativa emprendida en el gobierno de Carlos Julio González Villa para ampliar la infraestructura educativa en un buen número de municipios del departamento.

En el debate, promovido por los diputados Armando Acuña, Rodrigo Amaya y Virgilio Hüergo, se abordaron las dificultades que han surgido para la terminación de estas obras que supondrán una revolución en materia de nuevos ambientes de aprendizaje para los niños, niñas y adolescentes de la región.

Puntualmente, se habló de los ajustes en diseños, las adiciones presupuestales y las prórrogas como las dificultades por las que han pasado las obras.

En varios de estos trabajos –también se planteó en el debate—los avances han sido significativos y la comunidad los ha podido palpar. Sin embargo, en otras obras es necesario que se les ‘pise el acelerador’.

Sobre el tema, el secretario de Educación del Huila, Luis Alfredo Ortíz,  destacó que, pese a la pandemia, la ejecución de las obras de los ‘Colegios de la Felicidad’ avanza en varios municipios. Sobre uno de los contratos, por ejemplo, el 1465 de 2018 por un valor inicial de $35.524 millones para la construcción de colegios en Algeciras, El Agrado, Isnos, La Plata, La Argentina y El Pital, el funcionario reconoció que efectivamente se han generado adiciones superiores a los $10.000 millones, y que según la interventoría, hay un porcentaje de ejecución física de la totalidad de las obras en estas localidades del 63%, y una ejecución presupuestal del 61%. Si las cosas se dan, los colegios podrán ser entregados el próximo 30 de agosto, después de que la interventoría solicitó una prórroga de 80 días.

En medio de las obras públicas, son normales los contratiempos. Sin embargo, ya es hora que los contratistas aceleren el paso.

“En varios de estos trabajos –también se planteó en el debate—los avances han sido significativos y la comunidad los ha podido palpar. Sin embargo, en otras obras es necesario que se les ‘pise el acelerador’”