La Nación
Los domicilios, una luz de esperanza para Serendipia 1 10 julio, 2020
COLUMNISTAS OPINIÓN

Los domicilios, una luz de esperanza para Serendipia

La resiliencia ha sido un factor determinante para que Diana Rebeca Supelano continua con su proyecto de Serendipia, nuevas estrategias fueron implementadas para seguir adelante.

 

Diana Rebeca Supelano

Propietaria restaurante Serendipia

 

Serendipia apenas iba a empezar a dar sus primeros pasos, después de 4 años en el centro de Neiva, nos mudábamos a una hermosa casa en el barrio Altico, lo apostamos todo en el fortalecimiento y crecimiento de una marca orgullo de la tierra Opita.

La nueva sede ya estaba lista y un día de marzo abrimos las puertas de la nueva Serendipia con un gran sinsabor, no éramos ajenos a la situación que se vivía en el mundo por cuenta de la pandemia, sabíamos que aún sin haber disfrutado del resultado de un arduo trabajo, tendríamos que cerrar.

Al día siguiente y por decisión propia, cerramos antes de que el gobierno decretara la cuarentena.

Tres meses transcurrieron antes de materializar una opción que nos permitiera el estar nuevamente cerca de nuestros fieles amigos, ya que quisimos contribuir con la emergencia sanitaria teniendo nuestra empresa cerrada a sabiendas de que las pérdidas eran mayores cada día.

La entrega de nuestros productos de repostería a domicilio ha abierto una luz de esperanza para una empresa que necesita del apoyo de todos sus amigos para volver a empezar.

Estoy totalmente convencida que no habrá ayuda gubernamental, estrategia de mercadeo, o muestra de solidaridad, que cimente el resurgir de nuestras empresas; la respuesta creo, está en nosotros mismos, en recordar cómo empezamos, en las limitaciones, en las dificultades, en el exceso de trabajo, en las lágrimas; ahí está la respuesta.

Cuando miro atrás pienso en el primer año de Serendipia y aún no me explico cómo pude soportarlo, miento, si hay una explicación: Fe en el Señor, en la Virgen, en mí, en el apoyo familiar que me fue dado y en la capacidad para afrontar la adversidad, que no es más que pura resiliencia, y sin temor a equivocarme pienso que de eso todos tenemos un poco, de lo contrario no estaríamos construyendo nuestro futuro y el de nuestras familias desde el emprendimiento.

Mientras tanto, agradezco el crecimiento personal, las experiencias vividas, las maravillosas personas que he conocido, y la solidaridad de los huilenses que confiaron en nuestra propuesta y en nuestro crecimiento.

Solo me queda recordarles las siempre sabias palabras del maestro Jorge Villamil cuando piensen en cómo afrontar lo que estamos viviendo: “y que me den un trago para medírmele al toro” … Pero que sea un Doble Anís.

No dejen de acompañarnos en esos espacios que hemos edificado en nuestras redes sociales, el sentirlos de esa forma nos alienta y nos hace pensar en que el volver, así no sea pronto y con todas sus implicaciones, valdrá la pena.

 

Quisimos contribuir con la emergencia sanitaria teniendo nuestra empresa cerrada a sabiendas de que las pérdidas eran mayores cada día.

 

Contacto

Dirección: calle 6 # 10 – 91

Teléfono: 304 3318937