La Nación
Los ganadores y perdedores… 1 4 julio, 2022
COLUMNISTAS OPINIÓN

Los ganadores y perdedores…

No sé si ganó el país, pero al menos el Huila difícilmente podría estar en el ojo de Gustavo Petro. El departamento le votó mayoritariamente a Rodolfo Hernández por encima de 89.000 votos y si algo tiene la izquierda es que calcula los escenarios donde gana y pierde y sabe pasar factura.

Leyla Rincón se convirtió en la congresista más poderosa de la región porque en el Huila la maestra es la cabeza visible del petrismo. Aunque Armando Cuéllar es progresista pura sangre, Rincón tiene la curul, vivirá en Bogotá y le hablará al oído a la izquierda desde la capital.

El desafío para Leyla es grande. El Huila, sin congresistas, y sin mayorías electorales para la izquierda, quedó casi desprotegida, pese a que en Neiva y Villavieja, el líder de izquierda se alzó con las mayorías. Ojalá Rincón sepa capitalizar su momento político.

Ganó Gorky Muñoz. Aunque no marcó una línea frentera- quizás en espera de que la justicia defina su proceso judicial por el rollo del PAE- , no es secreto su simpatía con la izquierda. De hecho, en Bogotá figuras como Roy Barreras y Luis Fernando Velasco, hablan del apoyo del grueso gorkysta. Algunos de sus asesores se mostraron abiertamente con el nuevo presidente.

Ganó Rodrigo Villalba, pero no como quisiera. Le temió a César Gaviria, no quiso pasar por encima del expresidente y se atragantó con un respaldo a Petro durante semanas. El viernes pasado, a dos días de las elecciones y en un evento tibio, anunció su respaldo. No quería prensa, como si no estuviera seguro, pero se lanzó al vacío. Seguro el petrismo lo tendrá en cuenta, aunque le falta méritos. Envió a Flora Perdomo con Petro, pero repartió a Marlio, su hermano, con Rodolfo Hernández.

Sin embargo, ojalá Petro escuche a Villalba. Al fin y al cabo, ambos han coincidido en el Congreso y el líder rojo puede ser el vocero que le cuente lo que necesita el Huila. La clase política tradicional opita también quedó desaparecida del mapa político.

Desde este lunes empezará la campaña regional donde la izquierda pretenderá jugar un papel en la región, pero que no se traguen el cuento. Una cosa es Petro presidente y otra la contienda local. Aunque el Huila demostró que quiere un cambio, no necesariamente fijó sus ojos en Petro, un candidato que se paseó más de dos veces por la región y que amasó un acaudalado apoyo político que no le sirvió, al menos en la tierra opita.

Tampoco deben especular los que se hacen llamar rodolfistas en el Huila porque el rodolfismo no existe. El propio ingeniero santandereano tiene claro que sus votos hacen parte de un descontento y una necesidad de cambio no necesariamente en la izquierda. Y él, al menos por ahora, no está interesado en crear una corriente ideológica que juegue en las locales.

Hernández asumirá su curul de Senador de la oposición, pero no será ni contradictor y difícilmente ejercerá su labor legislativa. Él, ama vivir en Bucaramanga, y es casi imposible que se sacrifique para ocupar una curul en Bogotá.