La Nación
Los riesgos del fascismo 1 25 mayo, 2022
COLUMNISTAS OPINIÓN

Los riesgos del fascismo

Eduardo Gutiérrez Arias

 

Con motivo del homenaje que en la Escuela de la Policía Simón Bolívar de Tuluá (Valle) se le rindió a la figura de Adolfo Hitler y al régimen nazi alemán, fue destituido el comandante de esta institución coronel Jorge Bayona, después de las airadas protestas de los gobiernos de Estados Unidos, Alemania e Israel. Pero en Colombia la ideología fascista ha sido dominante en el manejo del Estado desde que Álvaro Uribe Vélez llegó a la presidencia en el año 2002. Introdujo una reforma constitucional para hacerse reelegir en un segundo periodo y quería otra reforma para seguir en el poder en periodos subsiguientes después del 2010 que fue frenada por la Corte Constitucional. Bajo su gobierno el ejército organizó el sistema de los “falsos positivos” asesinando 6.402 jóvenes inocentes, haciéndolos aparecer como guerrilleros, para dar la sensación de triunfos militares. Creó un aparato armado civil, las Convivir, bajo cuyo manto se formaron las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) dirigidas por los hermanos Castaño, organización paramilitar terrorista y narcotraficante de extrema derecha, que según el Alto Comisionado de Paz de la época Luis Carlos Restrepo, llegó a tener 30.150 hombres en armas, autora de cientos de masacres, desplazamiento forzado de millones de campesinos y más de 100.000 asesinatos de civiles entre los años 1997 y 2006 cuando inició su desmovilización. Las declaraciones ante la JEP y la Comisión de la Verdad de comandantes paramilitares y oficiales de las Fuerzas Armadas, nos han permitido conocer que la mayoría de acciones de las AUC fueron coordinadas con el ejército y la policía.

El fascismo no desapareció con la muerte de Hitler, Mussolini y Franco. Las fuerzas económicas y políticas más retardatarias y conservadoras del capitalismo al estilo de Henry Ford que apoyó a Hitler, defensoras de un nacionalismo extremo y primitivo, promotoras de la discriminación racial contra negros, indios, mulatos y mestizos, de la xenofobia especialmente contra inmigrantes de países tercermundistas, de la homofobia, del autoritarismo totalitario y el militarismo, se mantiene plenamente vigente a la expectativa de cualquier crisis que les facilite asaltar el poder del estado. Su lugar de refugio son los pequeños partidos fascistas pero principalmente los grandes partidos de la derecha como el Republicano en E.U., el PP en España, el partido Conservador del Reino Unido y el Frente Nacional en Francia. Allí se cuajan las grandes conspiraciones contra la democracia incluyente y pluralista, nos solo al interior de cada nación, sino en cualquier parte del mundo donde los modelos autoritarios oligárquicos amenacen con caer.