La Nación
Manipulación mediática de la opinión pública y la reforma tributaria: 1 13 mayo, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

Manipulación mediática de la opinión pública y la reforma tributaria:

José Joaquín Cuervo Polanía

 

Siguen estando en pie las muchas formas de manipulación mediática de la opinión pública, especialmente, por parte de quienes hacen del estado de opinión su opción fundamental por encima del Estado de Derecho. Noam Chomsky, una de las voces más autorizadas de la disidencia intelectual y quien más ha criticado las posiciones propagandistas de los gobiernos, ha compilado una lista con las diez estrategias más comunes y efectivas a las que recurren las agendas “ocultas” para establecer una manipulación de la población a través de los medios de comunicación y especialmente a través de las redes sociales. En los últimos tiempos la estrategia mediática de manipulación del gobierno se viene dando en las redes sociales y sus responsables son los adeptos o seguidores de sus opciones ideológicas.

Llama la atención que además de la estrategia de la distracción, la del diluvio de informaciones superficiales, insignificantes y lejos de los verdaderos problemas sociales; la de mantener al público ocupado o con la mirada perdida a escenarios no esenciales, se siga tratando a los ciudadanos como a unos idiotas que no son capaces de entender las lógicas malévolas de las realidades que nos rodean.

Peor aún; la recurrencia sistemática a la estrategia de crear problemas para luego crear soluciones: inundar las redes y los medios de las malas noticias en torno a la necesaria pero injusta reforma tributaria; avizorar o crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos y luego sacado del sombrero del mago la figura del mesías salvador que aconseja al gobierno para que reprenda al gobierno, reponga su decisión  y presente otras alternativas más plausibles.

Al final el gobierno siempre hará lo que se le venga en gana, habrá un nuevo mesías, otro héroe y la opinión pública se conformará indefectiblemente. Ya vendrán propuestas denodadas de la estrategia de la gradualidad:  ya nos dirán que solo gradualmente se le aplicará el IVA a la Canasta Familiar, que eso no lo soportaremos mientras no salgamos de esta crisis que ha desactivado la economía; que para esa época los hogares estarán en mejores condiciones, que es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato.

Ya seguirán afectando nuestra emoción y nuestra pasión de no ser la nueva Venezuela en debacle gracias al castrochavismo, ya nos seguirán brindando pan y circo; ya se mantendrá una educación oficial fabricante de mediocres y seres pasivos a los que no se les ocurrirá ni siquiera una marcha y menos una revolución en marcha, ya se nos seguirá aplicando la estrategia comunicacional de promover en la gente que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto.

Ya nos seguirán haciendo culpables porque somos los vagos que no estudiamos y no nos superamos en nuestra individualidad como según ellos debiera ser. El “estudien, vagos”, seguirá reafirmando nuestro sentido de culpa. Ya nos dirán que de reformas tributarias, de macroeconomía, de políticas económicas nada sabemos  y que nada podremos opinar.