La Nación
Más allá del morbo 1 22 abril, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

Más allá del morbo

 

 

Sergio Felipe Salamanca Borrero

Como lo he mencionado en columnas anteriores, la pandemia ha estimulado un cambio en la forma en la que prestamos y consumimos productos y servicios, lo que a su vez nos está llevando a una completa redefinición de los conceptos y de los alcances que tiene el Derecho en sus diferentes áreas. Una muestra de este tipo de cambios y de transformaciones, podemos verla reflejada en la operación de plataformas como “Onlyfans”, la cual ha logrado ganar gran popularidad y relevancia durante los últimos meses.

¿A qué se debe la popularidad de esta plataforma y por qué resulta relevante estudiar sus dinámicas e implicaciones? Podría estarse preguntando. Pues bien, en lo que respecta a la popularidad, resulta conveniente aclarar que, Onlyfans, es una plataforma en la que es posible “vender” contenido por suscripción. Contenido que puede abarcar un amplio espectro, el cual va desde recetas de cocina y ejercicio, hasta contenido sexualmente explícito. Es precisamente esta variedad de contenido lo que ha permitido “suavizar” el estigma que genera la publicación de contenido en otro tipo de plataformas, como es el caso de páginas de servicios “web cam” y pornográficas. Esto ha llevado a que celebridades, padres de familia e incluso personas privadas de la libertad, se hayan animado a incursionar en la venta de contenido por medio de esta plataforma.

Esta semana fue noticia precisamente la cantante Danielle Bregoli (Bhad Bhadie), quien estableció un nuevo record, al haber obtenido ganancias de aproximadamente un millón de dólares en solo seis horas. De igual forma, fue noticia el descubrimiento de una cuenta operada por internos de una cárcel en México, llevando a que se abriera el debate sobre la procedencia y la conveniencia de que las personas privadas de la libertad puedan realizar este tipo de actividades.

Ahora bien, en lo que respecta al Derecho, considero que estas plataformas toman gran relevancia en áreas como la penal y la laboral. En lo penal, es posible vislumbrar dificultades para hacerle frente a la explotación sexual de menores, debido al carácter remoto con el que pueden ser operadas las plataformas. En lo laboral, podemos apreciar nuevas formas en las que es posible producir mucho más que con un contrato laboral, omitiendo de paso, las cargas relativas a la seguridad social. Como se puede apreciar y más allá del morbo, este tipo de aplicaciones nos invitan a repensar el Derecho.