La Nación
Millones que no sirvieron 1 27 enero, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

Millones que no sirvieron

Francisco Argüello

Se robaron la plata, fueron contratos millonarios, de cifras astronómicas donde anunciaban un Huila Digital, Vive Digital, un departamento conectado, con internet banda ancha, entre otras falsas promesas que quedaron al descubierto con el coronavirus. O, ¿acaso hoy sirven los más de 5.000 millones que inyectó la Gobernación del Huila, Mintic, Maloka y las alcaldías de Neiva, Garzón, Pitalito, Palermo, La Plata y otros municipios para suministrar internet gratis en 2007? O los 3.400 millones de pesos que en 2012 giraron para el famoso programa Vive Digital Regional Huila, convertido en un canto a la bandera porque resultó un fiasco, otro proyecto que sirvió mientras cobró el contratista. Y después, nada.

Lo triste es que hoy, en las zonas rurales del Huila, los estudiantes viven un verdadero calvario cuando reciben una clase, por celular, comprando internet por minutos, en una tienda y trepados- en algunos casos- en árboles para poder recibir señal de internet. La gratuita que ofrece el Gobierno desde años atrás, es un fracaso. Si los más de 10.000 millones de pesos invertidos en conectividad hubieran servido, amigos maestros de inglés, álgebra y otras asignaturas de Gigante, Paicol, La Plata, y Pitalito no estuvieran mandando mensajes de voz por whatsapp enseñándoles pronunciación a unos alumnos que están en fincas y no ven desde que empezó la cuarentena. ¿Imaginan una clase de cálculo, química, trigonometría o física por mensajes de voz? ¿O la maestra, casi siempre mayor de 45 años, grabándose videos al otro lado del teléfono explicando en 5 minutos una clase de matemáticas y enviándola a estudiantes que tardan hasta una hora o más en recibir el mensaje? Ocurre. Es real. En cada salón hay hasta 35 estudiantes. Es decir, un maestro reparte en una mañana hasta 300 mensajes de voz o videitos.

En realidad, las jornadas académicas por el coronavirus hubieran sido distintas si en San Agustín, Timaná, Garzón, Gigante, La Plata, La Argentina, Suaza, Guadalupe, Campoalegre, Palermo, Neiva y Aipe, no se hubieran perdido otros 1.172 millones de pesos que le pagaron a un contratista (contrato interadministrativo 829/2015) para suministrar internet en colegios. Pagaron el 70 por ciento del contrato, y según la Contraloría General, el servicio no funcionaba.

En los últimos cuatro años, la Gobernación entregó más de 66.000 tabletas y computadores a estudiantes huilenses, pero, ¿el internet?
El mundo nos cambió, pero reconozcan que los maestros en el Huila- especialmente los de las zonas rurales- no la están pasando bien. Y menos, los estudiantes y hasta los padres de familia que les tocó dejar el azadón y la pala para aprender con sus hijos a través de un internet lento, precario, e inexistente. Por cierto, ¿imaginan la calidad académica este 2020?

Nota uno: El coronavirus ya golpeó la Cámara de Comercio de Neiva. Bajaron el 10 por ciento del sueldo de sus empleados, (Ariel Rincón se bajará más), y reestructurarán la entidad. Saldrían 20 personas.