La Nación
‘Muerta en vida’ 1 21 enero, 2021
INVESTIGACIÓN

‘Muerta en vida’

‘Muerta’ se encuentra en las bases de datos de las entidades del Estado Odilia Chaux Díaz. Un error, al parecer, en la notaría donde debían registrar el deceso Odilia Díaz, su mamá, terminó ‘costándole la vida’. Siete meses lleva buscando que le solucionen el problema.

 

Rafael Rodríguez C.

rafael@lanacion.com.co

 

‘Muerta en vida’, así se encuentra Odilia Chaux Díaz, quien, a pesar de estar presente en cuerpo, no existe desde hace siete meses en las bases de las entidades del Estado. Su cédula fue dada de baja.

La ‘muerte’, de la humilde mujer, se habría originado en una de las notarías de Neiva, donde debían adelantar la documentación del certificado de defunción de su mamá Odilia Díaz, quien falleció el pasado mes de mayo de 2020.

Odilia Chaux, quien vive desde hace 25 años en la ciudad de Ibagué (Tolima), regresó a la capital huilense al sepelio de su progenitora y se devolvió a su vivienda sin imaginarse el error en el certificado de defunción en el que aparece su nombre.

La sorpresa de enterarse que estaba ‘muerta’, la recibió cuando fue a reclamar los medicamentos para su tratamiento médico. “Volví a mi lugar donde radico, fui al médico a reclamar mis medicamentos porque yo recibo o recibía cada mes, pero la sorpresa fue que no me los podían entregar porque yo estaba muerta…”, relató Odilia en diálogo con LA NACIÓN.

Recordó que, en medio del susto, le dijo al médico que quien estaba muerta era su mamá. “Yo les dije que mi mamá había fallecido…”.

Sin embargo, el galeno sin dudar un instante, le enseñó a Odilia un documento donde aparecía como muerta. “Me mostraron el documento donde sí estaba mi nombre y cédula como fallecida”.

El profesional de la salud, aconsejó a la mujer para que fuera a la Registraduría y poner en conocimiento su situación.

De inmediato Chaux Díaz se dirigió a la Registraduría en la ciudad de Ibagué donde la reseñaron para volverle a darle ‘vida’ jurídica. “Hice la gestión me tomaron las huellas y me dijeron que fuera al mes, en días hábiles…”.

 

Sigue ‘muerta’

Odilia al ver que en la Registraduría de la capital tolimense no le habían solucionado el problema, regresó a la ciudad de Neiva a enfrentar a las entidades donde se pudo originar el error en la documentación. “En Ibagué esperé el tiempo que me dijeron y no pasó nada. Y como yo soy de acá de Neiva, entonces me vine a hacer las gestiones…”, manifestó.

Se acercó a la Personería Municipal en busca de asesoría, y a través de un documento le recomendaron que fuera a la Registraduría. “Hice nuevamente las gestiones que había hecho en Ibagué, me tomaron las huellas y firma”, indicó Odilia.

Manifestó que el encargado le expresó que en 15 días hábiles ya le solucionaban el inconveniente. “Ya fui el viernes pasado (antes de Navidad) y no me han solucionado nada…”.

 

“Pequeño errorcito”

Rodolfo Chaux, hermano de Odilia, no duda un instante que el garrafal error se originó en la funeraria donde se llevó a cabo la velación.

No obstante, allí le enseñaron a la mujer que la documentación que ellos tenían estaba en orden y que el error había sido de la notaria. “Estuve en la funeraria, les expliqué mi problema y ellos me mostraron los documentos y sí estaban bien. Me dijeron que ese problema lo había cometido la notaria”, indicó la mujer.

Agregó que un audio de whatsapp, estaría confirmado que el error se originó en la notaría. “El señor de la funeraria, qué hizo el trámite, me mostró un audio donde hablaba la señora de la notaría que decía que ese pequeño errorcito lo iban a arreglar, pero que era necesario ir a la Registraduría a tomarme nuevamente las huellas, que las enviaban a Bogotá para así volver a activar la cédula”.

De inmediato se acercó a la notaría donde recibió como respuesta que debía ir a la Registraduría a que le tomaran las huellas digitales.

 

Sin derechos

“Ese pequeño errorcito es un problema muy grande para mí”, expresó en medio de la angustia y el llanto la mujer, al señalar que no ha podido reclamar subsidios y auxilios del Gobierno.

“Perdí todos mis derechos, nunca recibí ayudas del Gobierno, solo un mercado de la Alcaldía de Ibagué que hasta también los puse en problemas por el hecho de mi cédula cancelada por muerte, ellos también fueron a comprobar y llevaron el comprobante del vigente donde dice que tengo la cédula cancelada por muerte”, sostuvo la mujer.

Tras su ‘muerte’, Odilia no ha podido retirar un dinero que le envió su hija a través de una plataforma bancaria porque la cédula aparece bloqueada. “Mi hija me envió uña plata para que yo fuera a un médico y no he podido sacarla…”.

La mujer hace 25 años salió desplazada de la capital huilense, se radicó en Ibagué donde trabaja en casas de familia. “Por cuestiones de la vida me tocó irme por desplazamiento forzado, por violencia intrafamiliar”, recordó Odilia.

En la actualidad y mientras se soluciona el problema de su cédula se encuentra viviendo en la capital huilense con su hermano. Pero en Ibagué quedaron dos hijos menores de edad. “En Ibagué debo arriendo y servicios…acá sobrevivo reciclando y me está perjudicando mi salud”.