La Nación
Multitudinaria despedida al ´10´ 1 25 enero, 2021
DEPORTES

Multitudinaria despedida al ´10´

Cientos de personas se congregaron en la Plaza de Mayo, en el emblemático obelisco y en la Casa Rosada; en la capital argentina, para dar el último adiós y homenajear al campeón mundial Diego Armando Maradona, quien falleció a causa de un paro cardiaco a sus 60 años.

 

La Casa Rosada, considerada Monumento Histórico Nacional, ubicado en el corazón histórico de Buenos Aires, Argentina, alberga el Museo de la Casa de Gobierno y es la residencia presidencial. En 1986 la selección argentina se coronó campeona mundial en México; miles de aficionados se dieron cita en la Plaza de Mayo para celebrar y recibir a los artífices del título de la mano del DT Carlos Salvador Bilardo, jugadores de la talla de Jorge Valdano, Oscar Ruggeri, Jorge Burruchaga, Julio Olarticoechea, Ricardo Giusti, entre otros. Los hinchas aclamaban la presencia del ídolo de multitudes, su capitán Diego Armando Maradona Franco, quien apareció para alzar la copa y ofrecerla al presidente de la República, Raúl Alfonsín.

34 años después, miles de personas volvieron a reunirse en inmediaciones del palacio de gobierno, pero esta vez, para despedirse del genio eterno del fútbol argentino, considerado por muchos como el mejor jugador en la historia, declarado como un ´héroe deportivo´, venerado e idolatrado como un dios; a tal punto que sus fervientes seguidores crearon la ´iglesia maradoniana´, adoptada como religión, creada el 30 de octubre de 1998, como celebración del cumpleaños del crack, nacido en Villa Fiorito.

La provincia de Lanús, en el Gran Buenos Aires, vio nacer al ´barrilete cósmico´ quien falleció a sus 60 años. Triunfos, reconocimientos y polémicas acompañaron su vida, dejando un legado a un ejército de fanáticos en todos los rincones del planeta, que hoy lo lloran. Los amantes del fútbol y de las gestas deportivas de Maradona, expresaron su dolor por su partida, incluyendo a Nápoles, lugar donde alcanzó la gloria e hizo que el mundo volteara a ver a la ciudad italiana, como destino deportivo, turístico, cultural y económico. Allí, el estadio San Paolo, pasará a llamarse Estadio Diego Maradona.

Deportistas, cantantes, figuras de la vida social, amigos, e hinchas se despidieron del crack argentino. José Néstor Pekerman, ex técnico de la selección Colombia, hizo presencia en el lugar, al igual que jugadores de Gimnasia Esgrima de La Plata, donde actualmente dirigía Diego. Confeso hincha de Boca Juniors, Maradona despertaba todo tipo de pasiones, seguidores de River Plate, se acercaron a la Casa Rosada, sin importar la camiseta, ni los colores, ni la rivalidad, todos querían despedirse de la leyenda del deporte mundial.
Ante la gran cantidad de personas que asistieron y los incidentes en el sector de la Casa Rosada, las autoridades retiraron el féretro del astro y dieron por terminado el velatorio, para ser trasladado a su morada final en el cementerio de Bella Vista en la localidad bonaerense. Desde el día de su muerte, Alberto Fernández, actual presidente de Argentina, decretó 3 días de duelo nacional.

La música no podía estar lejana a la leyenda del deporte rey; más de 25 piezas cantadas por Andrés Calamaro, Charly García, Kapanga, Manu Chao, Los Cafres, Joaquín Sabina, Fito Paéz, entre muchos otros, le dedicaron sus composiciones en su honor. Una de las más conocidas, y que el mismo Maradona interpretó fue ´La mano de Dios´ del desaparecido artista argentino Rodrigo ´El Potro´, que en su primera estrofa entonaba “En una villa nació, fue deseo de Dios, crecer y sobrevivir a la humilde expresión, enfrentar la adversidad, con afán de ganarse a cada paso la vida. En un potrero forjó una zurda inmortal, con experiencia, sedienta ambición de llegar, de ´cebollita´ soñaba jugar un mundial y consagrarse en primera, tal vez jugando pudiera a su familia ayudar”. Y es que Diego creció en un barrio de la Provincia de Lanús, sus inicios deportivos fueron en el potrero de su localidad, hijo de doña Dalma y don Diego, de origen humilde, con su gran talento con la pelota, logró cumplir sus sueños y sacar adelante a su familia. En una Argentina abatida por la dictadura, la recesión económica, la guerra, la pérdida de las Malvinas, sin pretender ser una cortina de humo para la crisis; la selección nacional gana un mundial con el ´zurdo´ como comandante, y se convirtió en un símbolo de esperanza, de un pueblo que halló un motivo de orgullo “en la cosa más importante de las cosas menos importantes; el fútbol”. Libros, documentales, museos y películas inmortalizaron también el legado del Pibe de Oro.