La Nación
Neoliberalismo, fascismos y democracias 1 8 febrero, 2023

Neoliberalismo, fascismos y democracias

En el periódico LE MONDE diplomatique del mes de diciembre en su edición para Colombia, Hugues Le Paige escribió un artículo titulado: Nupcias del neoliberalismo y de la extrema derecha. En Italia, el doble lenguaje de Meloni. En este se realiza un análisis sobre el gobierno liderado por Giorgia Meloni desde octubre de 2022. Se trata de la continuación del fascismo que cabalga al lomo de las políticas neoliberales, impulsadas por Europa y aceptadas sin mayores resquemores por los países occidentales. La idea es establecer puntos de análisis con lo que acontece en la política colombiana.

El gobierno de Meloni ha nombrado varios ministros europeístas para mantener la calma en su territorio y despejar las dudas sobre la exacerbación del nacionalismo que viene tomando carrera y se posiciona como una de las alternativas a los problemas sociales. En Colombia, el primer gobierno de izquierda conduce la economía a través de los técnicos neoliberales; la idea es, como dicen a menudo en la radio, mantener tranquilos los mercados. Es tanta la preocupación por mantener el statu quo que al mercado se le da la facultad de una persona, no se puede molestar porque se enfada y castiga a los Estados que se atrevan a contravenirlo. A pesar de la pobreza y la crisis climática se sigue asumiendo que el mercado funciona. Respecto a los nombres de algunos ministerios, el gobierno italiano ha decidido que deben ser modificados: “el Ministerio de Instrucción también se convirtió en el del “mérito”; la palabra “natalidad” se sumó al Ministerio de la Familia y Paridad” (Le Paige, 2022); el último es dirigido por Eugenía María Roccella quien declaró que el aborto no era un derecho. En Colombia, al Ministerio de Cultura el gobierno progresista encabezado por Gustavo Petro y Francia Márquez propuso nombrarlo: Ministerio de las Culturas, las Artes y los Saberes; el nombre tampoco dice mucho y denota una preocupación por la fachada que es lo más fácil de transformar. Además, se creó el Ministerio de la Igualdad y Equidad (esperemos que se pueda disminuir la brecha social. Sería un logro importante).

En Italia los gobiernos de izquierda gobernaron con políticas neoliberales y se preocuparon por proteger los privilegios de sectores acomodados de las ciudades. Los problemas de la pobreza, la desigualdad y la cultura no fueron enfrentados; la pista quedaba construida para la derecha y esta volvió más vigorosa y recalcitrante. Ojalá las poblaciones más desfavorecidas sean de interés para el poder político colombiano y este no sea el gobierno que le abrió el camino a los sectores reaccionarios con los que tanto se comunica.