La Nación
No bajar la guardia 1 8 febrero, 2023

No bajar la guardia

Aunque en medio de las tragedias invernales sucedidas en los últimos días en el Huila y varias regiones del país hay buenas noticias de que habrá un descenso en el volumen y frecuencia de las lluvias para navidad y fin de año, es necesario que no se baje la guardia.

Los Alcaldes como primeros respondientes ante una calamidad o emergencia por desastre natural en los municipios, están llamados a mantener las medidas que sean necesarias para mitigar el impacto de una avalancha, un deslizamiento o el desbordamiento de un afluente.

En el caso del departamento del Huila, todos hemos sido testigos de la fragilidad humana o de infraestructura ante la arremetida de la ola invernal, por lo que es preponderante que las acciones relacionadas con la prevención y mitigación del riesgo se mantengan, y que además, se dispongan de las inversiones pertinentes para no solo socorrer a las familias damnificadas sino para atender los daños generados.

Para nadie es un secreto que históricamente las emergencias son atendidas en el país de manera mediática, es decir, las ayudas se disponen dependiendo del ‘boom’ noticioso, pero luego, con el pasar de los días, las semanas y los meses, los damnificados son echados al olvido y los arreglos de la infraestructura afectada nunca se ejecutan.

Municipios como Algeciras, Campoalegre, Rivera, Colombia, entre muchos otros que han sufrido de graves afectaciones por las temporadas de invierno, dan fe de cómo, por ejemplo, se anuncian inversiones para arreglar puentes dañados por las crecientes de ríos, pero con el pasar de los meses los recursos no llegan y esa infraestructura nunca se recupera.

En este último aspecto es primordial que la misma comunidad se encargue de exigir el cumplimiento de los compromisos que hagan las administraciones municipales y departamental y la Presidencia de la República y vigile la destinación y ejecución de los recursos económicos.