La Nación
No es opción un salto al vacío 1 18 agosto, 2022
COLUMNISTAS OPINIÓN

No es opción un salto al vacío

Esperanza Andrade

El próximo domingo los colombianos tenemos una crucial cita en las urnas. No es descabellado afirmar que es la elección presidencial más importante en la reciente historia de vida democrática por todo lo que está en juego para el futuro del país, tras una campaña marcada por el oportunismo de uno de los candidatos que se ha aprovechado de colombianos desesperanzados, ansiosos de oportunidades, llenos de ira por la corrupción, que reclaman un cambio y parecen estar dispuestos a apostarle a cualquiera, así les ofrezca humo, populismo puro.

Y es que por más descontentos que estemos, en ocasiones desesperados, no podemos comer cuento de promesas irrealizables y proyectos inviables (qué tal un tren eléctrico de Buenaventura a Barranquilla; no explorar petróleo, cuando sus ingresos son fundamentales para los colombianos; liquidar las Eps para sustituirlas por una pública con todas sus consecuencias burocráticas). Ojo, mucho cuidado con dejarse seducir por un personaje antidemócrata, que se camufla de líder moderno y progresista siendo más parecido a tiranos dictadores latinoamericanos, y que se acompaña de Bolívar, Benedetti, Barreras, Piedad, Los Comunes, la Primera Línea…

Afortunadamente, contra el engaño y el mesianismo, está la fórmula ganadora de Fico Gutiérrez y el huilense Rodrigo Lara Sánchez, quien nos llena de orgullo a sus paisanos. Ellos encarnan el verdadero cambio hacia la reconciliación y la unidad nacional. No destruyen, construyen; ofrecen garantías a todos los sectores; prometen seguridad; generan confianza para mejorar la economía y crecer empleo; no hablan con odio, no discriminan. Sus propuestas son aterrizadas y realizables para atender las urgencias de la sociedad, en general, favoreciendo a los más vulnerables, pero también a los pequeños y grandes empresarios en el campo y la ciudad, quienes son los generadores de empleo.

Las transformaciones que todos reclamamos, la revolución en salud, educación, justicia, medio ambiente y otros escenarios, se hacen dentro de la institucionalidad, respetando la Constitución y el Estado, sin perseguir y sin tono de venganza porque todos podemos y debemos aportar en paz y sin violencia en las calles.

El ex alcalde de Neiva, un gran ser humano, inmejorable hijo, que ha construido su vida con esfuerzo y disciplina, porque nada se lo han regalado, es un excelente complemento, con voluntad de diálogo, ajeno a los extremos, con talante y carácter para administrar y gobernar, como lo demostró en la ciudad.

Compatriotas, con emoción y sentimiento regional manifiesto que los huilenses no podemos ni vamos a desaprovechar la excepcional oportunidad de tener un hijo en el gobierno nacional, con entrada directa a la Casa de Nariño. Sería un despropósito darle la espalda, que no lo apoyemos. Con su vicepresidencia el departamento avanzará, progresará y se desarrollará en muchos espacios.

Con fe y esperanza estoy convencida de que los colombianos tomaremos la mejor opción, Fico-Lara, nos salvaremos del populismo y no daremos el salto al vacío.