La Nación
“No soportamos más los bloqueos viales” 1 24 junio, 2021
Entrevista

“No soportamos más los bloqueos viales”

El presidente del Consejo Gremial del Huila y director del Comité Departamental de Cafeteros, Jorge Enrique Montenegro, llama al fin inmediato y definitivo de los bloqueos viales. Habla de las afectaciones económicas que han generado y advierte que llegó la hora del “ejercicio de la autoridad”.

Jesús Antonio Rojas Serrano

editorgeneral@lanacion.com.co

“La economía de la región está en detrimento cada día y si no se resuelven los bloqueos, será un inconveniente serio para el desarrollo regional”. Esta es la grave advertencia que lanza el presidente del Consejo Gremial del Huila y director del Comité Departamental de Cafeteros, Jorge Enrique Montenegro, sobre el impacto de los taponamientos en el marco del paro nacional.

Según el dirigente gremial, las afectaciones económicas son graves. Dice que llegó la hora del “ejercicio de la autoridad”. “Los bloqueos son un delito y constitucionalmente están penalizados”, asegura.

¿Cuál ha sido el impacto de los bloqueos viales en el Huila?

Es un panorama complejo, difícil y muy complicado. Las afectaciones que tenemos en todos los sectores económicos, de acuerdo con los reportes que hemos obtenido en el Consejo Gremial, son supremamente delicadas. La economía de la región está en detrimento cada día y que de no resolverse, será un inconveniente serio para el desarrollo regional. Y toda esta afectación en la economía se verá reflejada en el tejido social porque ya se está viendo la pérdida de los empleos y la imposibilidad de tener más y mejores recursos para la población. El tema es supremamente complicado.

¿Cuáles han sido los sectores más afectados?

Todos. Sin duda, todos. Pero, diríamos que de primera mano, aquellos que tienen producciones en la parte pecuaria, toda vez que hay animales vivos como el caso de la ganadería, la piscicultura y la avicultura, entre otros, que genera circunstancias particulares en pérdidas inmediatas. El sector agrícola también; los campesinos, los cafeteros no han podido sacar sus productos. El plátano, la mora, el lulo…Y esas afectaciones se ven traducidas en la prestación de servicios públicos como el transporte. No hay transporte en las veredas y los centros poblados, y si hay, los costos de los pasajes son supremamente altos. Hay dificultades para acceder a servicios públicos como la gasolina; la botella de gasolina se está vendiendo a $10 mil, $15 mil y hasta $20 mil, que eso se traduce en $40 mil y hasta $50 mil el galón de gasolina, que eso es exagerado. El servicio de gas también se ha visto afectado. De tal manera, que no se pueden sacar productos porque no hay transporte y si se sacan, es costoso.

¿Tiene el Consejo Gremial del Huila reportes de negocios que han cerrado por culpa de los bloqueos viales? ¿Sí se han presentado casos de pérdidas de empleos?

Si. Claro que sí. Hay pérdidas de empleos. En el sector cafetero, por ejemplo, hay 25 trilladoras afectadas. ¿Qué se ponen a hacer los empleados de estas trilladoras si no está dejándose pasar el café para el proceso de trilla? Hay 16 tostadoras afectadas. ¿Qué se va a hacer con estos empleados si no llega el producto? En materia piscícola, hay pérdidas en alevinos y peces de engorde, lo que ha generado la salida de muchos empleados. En la parte avícola, el panorama es similar. Hay afectaciones serias que van en contravía de lo que se está solicitando en el paro: mayores oportunidades y reactivación económica y social.

Frente al gremio cafetero, que usted dirige, ¿Cómo se han visto afectados los cafeteros con los bloqueos viales?

Por ejemplo, la semana pasada, no pudimos transportar 25 mulas de café excelso, es decir, ese café trillado, a puertos, incumpliendo esos compromisos. De igual manera, no pudimos transportar 12 mulas del norte del Huila, que está en cosecha, a las trilladoras de Garzón y Pitalito. En Neiva, teníamos una trilladora, pero esa se está remodelando con tecnologías más avanzadas. Por eso, nos ha tocado llevar esa trilla al centro y sur del departamento. Eso implica además las sanciones por el incumplimiento de los negocios de café, así como la pérdida de los contratos, la pérdida irrecuperable de clientes y la pérdida de un mercado. Siempre hemos buscado que Colombia sea más competitiva a nivel internacional, pero de esta forma vamos en un retroceso; no lo vamos a conseguir.

¿Qué preocupación hay en las fincas cafeteras?

Nos asiste la preocupación. Sin embargo, hemos tenido la fortuna –Dios sabe cómo hace sus cosas– que por circunstancias climáticas la cosecha se ha desplazados dos meses. La cosecha en su pico máximo arranca en este mes de junio y posiblemente se desplace a julio, algo atípico por temas de clima. Recordarán muchos que hemos tenido el fenómeno de La Niña que se juntó con el régimen de lluvias de abril y mayo. Eso ha hecho que la cosecha se traslade dos meses más, pero que de no poderla recoger ante los bloqueos y la imposibilidad de la llegada de los recolectores de café que vienen de otras regiones y entre los mismos municipios, se va a complicar el tema económico.

Si se prolongan los bloqueos, ¿Podría estar en riesgo esa cosecha cafetera?

Más que eso, es la comercialización del café porque pueda que se pueda recoger la cosecha, pero si no se cumplen esos compromisos de llevarlo hasta puertos, habrá sanciones y la pérdida de contratos, de clientes y un mercado importante que tiene Colombia en el exterior. El tema es supremamente complicado. Ya hay daños en estos momentos y a futuro, que se van a tener que cuantificar. Esta situación de los bloqueos es peor de lo que vivimos en la pandemia en el 2020. Todos debemos recordar que fue el sector cafetero el que dinamizó la economía del Huila. En medio de la pandemia, recogimos la cosecha, pero ahora los bloqueos si nos limita mucho.

¿Cuál es la salida ante panorama?

Desbloqueos inmediatos porque la economía de la región no puede parar. Necesitamos la movilidad para generar esa dinámica. Por supuesto, que el diálogo debe continuar, con propuestas viables y alcanzables a las necesidades que tiene el país. De esto también vemos una oportunidad, pero no acabándonos nosotros mismos y no acabando el empleo, la economía y el bienestar de las comunidades. Así no es.

¿Cree que sirvió para algo la ‘marcha del silencio’ que lideró el Consejo Gremial en Neiva, Pitalito y Garzón para decir no más bloqueos viales?

Sirvió muchísimo porque se visibilizó el problema de los bloqueos, en una expresión civil que nosotros apoyamos como gremios económicos. Esa marcha no sólo generó un llamado a los responsables de los bloqueos viales sino al Gobierno Nacional, al Gobierno Departamental y Municipal, a las que apoyamos y respaldamos porque son instituciones legítimamente constituidas. De manera respetuosa, les solicitamos que hagan cumplir la Constitución y el Decreto 575 emanado por el Presidente de la República. Yo creo que se han dado los suficientes espacios, no solamente para la escucha sino para el diálogo y las propuestas, pero ya no podemos soportar más los bloqueos viales. De esta manera, hacemos un llamado muy reiterativo al desbloqueo de las carreteras y a seguir sentados en esas conversaciones, con propuestas viables y cumplibles.

¿Cree que llegó la hora de aplicar el ejercicio de autoridad?

Sí, está en la Constitución Política de Colombia. La autoridad no es poder; el poder no es autoridad. Son dos cosas diferentes. Ahora, si quien está gobernando tiene el poder con autoridad, es magnífico. Y la autoridad definida en la Constitución y debe respetarse y acatarse. Esa autoridad prima para todos en el bien común. Así tiene que ser.

A partir de la visita el jueves pasado del presidente Iván Duque a Neiva, ¿Cómo ve que autoridades municipales, regionales y nacionales estén ahora sí unidas dispuestas a acabar con los bloqueos viales?

Debe ser así: un trabajo de equipo. Tiene que ser en cabeza del señor Presidente como articulador, que permita convocar y hacer el llamado para que cada uno de nosotros aportemos a la solución. Por ahora, de manera reiterativa y no me cansaré en decirlo: necesitamos el desbloqueo de las vías, necesitamos la apertura de las carreteras.

¿Qué opina de quienes respaldan los bloqueos y dicen que es la única manera para que puedan ser escuchados?

El Gobierno Nacional ya está escuchando, ya está sentado en unas mesas, pero déjeme decirle a quienes defienden los bloqueos, con todo el respeto, el afecto y el aprecio, que los bloqueos son un delito y constitucionalmente están penalizados. Y esas son las normas y tienen que cumplirse. En la visita que hizo el señor Presidente de la República, tuvimos la oportunidad los gremios de decirle que nos sentíamos inseguros e impotentes y que le pedíamos a la Policía y al Ejército si tenían la capacidad, no para confrontar, de generar ese derecho que tenemos todos a la libre movilidad. Está claro que el Gobierno Nacional se ha sentado a conversar, pero no ha tenido eco. Entonces, seguramente, habrá que proceder de alguna u otra manera porque los derechos de unos son los deberes de otros, y los deberes de otros son los derechos de otra parte de la ciudadanía.

Definitivamente, ¿La consigna hoy es no más bloqueos viales?

El llamado es a la apertura inmediata de las vías. No más bloqueos viales. Desbloqueos ya y continuar con el diálogo.