La Nación
Nuestras tradiciones y sus nuevas memorias 1 16 agosto, 2022
COLUMNISTAS OPINIÓN

Nuestras tradiciones y sus nuevas memorias

“Para crear debes estar consciente de las tradiciones, pero para mantener las tradiciones debes de crear algo nuevo.” Carlos Fuentes

Viajar es uno de los placeres que más disfrutamos en familia porque nos da la oportunidad de conocer la vida de pueblos que no han olvidado las antiguas usanzas, pueblos en los que podemos disfrutar de los sabores, colores, canciones y bailes de antaño. Las tradiciones son conocimiento vivo y dinámico que camina por generaciones, que nos traen bases de nuestros antepasados lejanos y voces de nuestros antepasados cercanos que vamos transformando cuando dejamos nuestra huella al transitarlas.

Geográficamente hablando, nuestras tradiciones también funcionan para fortalecer el sentido de pertenencia a nuestra tierra, y también son una fuente de identidad y arraigo a nuestra familia, las tradiciones pueden enseñar a nuestros hijos, así como nos enseñaron a nosotros, de donde venimos y de quienes venimos.

Así pues, para mantener viva una tradición cultural o familiar se necesita que las generaciones experimentadas transmitan las prácticas culturales a las generaciones nuevas, es decir, es nuestra responsabilidad como adultos compartir la herencia cultural que aprendimos. Y es muy importante tener en cuenta que como lo mencionamos desde el primer párrafo estos saberes y construcciones sociales y familiares no son estáticos, evolucionan y se enriquecen con las modificaciones que hacemos al vivirlas y la invitación que les hago el día de hoy es a que revisemos nuestras tradiciones, por esta época en el Huila vivimos una época muy festiva…tradiciones que confluyen…bailes, colores, desfiles, belleza, armonía, música, trajes típicos, flores, fiesta….. la alegría de compartir juntos está en cada rincón de nuestra ciudad. Y es emocionante ver a muchos niños disfrutando junto con sus padres y abuelos de estas tradiciones tan hermosas.

Sin embargo, quisiera compartirles una preocupación que tengo en estas fiestas de tradición opita y en realidad en las tradiciones familiares y es la normalización del alcohol como invitado principal de las celebraciones o como sinónimo de disfrute. Nos preocupa el alto consumo de alcohol en nuestros adolescentes, sin embargo, desde niños nuestros hijos están expuestos a vivencias familiares y culturales donde lo infaltable es el alcohol… debemos recordar que el alcohol es un producto tóxico, que puede producir dependencia y que es uno de los principales factores de riesgo de enfermedad y muerte a nivel mundial.  Está relacionado a más de 60 problemas de salud diferentes. Y además tiene consecuencias negativas no solo en las personas con dependencia alcohólica sino también en otros grupos de consumidores menos frecuentes y que, a menudo, generan problemas en las personas que no consumen alcohol pero que se relacionan con las personas que si lo consumen.  En realidad, el alcohol se ha convertido en un problema de salud pública a nivel global.

Les comparto esta preocupación personal así como mi propósito de vivir la responsabilidad de heredar a mis hijos las tradiciones que nos resuenan en el corazón, tradiciones llenas de algarabía y euforia por la vida, por la música, por el baile, por el gozo de la vivencia misma en el presente, por las sonrisas y la unión familiar, por una nevera llena de frutas y amor (no de cerveza y aguardiente)….. transformando nuestras tradiciones hacia una memoria nueva libre de botellas de alcohol.