La Nación
Paraíso de cínicos 1 21 octubre, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

Paraíso de cínicos

Francisco José García Lara

Colombia es un paraíso para los cínicos, aclarando que no nos referimos a los seguidores del filósofo Diógenes, quien buscaba hombres probos y decentes ayudados por una linterna, sino a aquellos que saben el precio de todas las cosas pero no conocen el valor de ninguna de ellas, tal como lo definió Wilde.

La mejor representación de esos cínicos es quien mal gobierna este país desde hace más de tres años, solo un impúdico como él puede expresar en la ONU que el acuerdo de paz es frágil, sin siquiera sonrojarse por todo el empeño que ha hecho, apoyado por su partido, para impedir su adecuada implementación.

Basta con recordar que durante un buen tiempo obstruyó el funcionamiento de la jurisdicción especial para la paz (JEP), formulando unas objeciones a la ley estatutaria que ya habían sido descartadas por la corte constitucional.

La última del desfachatado mandatario es la inclusión, de manera soterrada, de un artículo en el proyecto de ley de presupuesto para derogar parcialmente la denominada ley de garantías, con el argumento de reactivar la economía. Lo inaudito es que siendo senador consideraba que hacerlo era fomentar la corrupción.

Esa modificación permitirá que los convenios administrativos e interadministrativos entre entidades públicas se puedan llevar a cabo durante la época electoral, y aunque seguramente se caerá en la corte constitucional, mientras se expide el fallo habrá fiestas para financiar la campaña.

También hicieron gala de cinismo algunos integrantes del partido comunes al homenajear a uno de los mayores asesinos de sus épocas en las Farc, justificando de paso, los cuestionados vejámenes a los que sometieron a los secuestrados. Que no se equivoquen los exguerrilleros, el acuerdo de paz les permitió integrarse a la sociedad en condiciones favorables, pero en ningún caso eso les permite creer que merecen reconocimientos o aplausos por las fechorías cometidas en sus épocas de subversivos.

En este país de cínicos hay una categoría superior, en la que se encuentran muchos colombianos que ni siquiera se han dado cuenta de su responsabilidad, bien sea por acción u omisión, en la situación que vivimos, quienes sumados a los sinvergüenzas que nos gobiernan, se han constituido en una extraña simbiosis que permite que todo siga igual.

Quizás por ese cinismo desbordante es que figuramos como uno de los países más felices del mundo, no porque realmente existan razones para tanta dicha, simplemente porque nos importan un bledo los aberrantes hechos que suceden a diario, hasta el punto que se nos volvieron parte del paisaje.