La Nación
JUDICIAL

Patrullero murió en un campo minado

Patrullero murió en un campo minado 1 12 agosto, 2020

Johan Camilo Vargas López, esposo de una huilense oriunda del municipio de Garzón, perdió la vida en un campo minado. La activación de artefactos explosivos improvisados dejó tres personas muertas y tres heridas en la vereda Brisas del Picudo, en el municipio Puerto Caicedo de Putumayo.

 

El joven patrullero de la Policía Nacional, huilense por adopción, perdió la vida en labores de erradicación en el vecino departamento del Putumayo, el joven esposo de una huilense murió al caer en un campo minado.

La tragedia ocurrió el día de ayer cuando la activación de artefactos explosivos improvisados dejó tres personas muertas y tres heridas en la vereda Brisas del Picudo, en el municipio Puerto Caicedo de Putumayo.

Los uniformados de la Policía Nacional, estaban llevando a cabo labores de erradicación manual de cultivos ilícitos cuando cayeron en este campo minado instalado por grupos al margen de la ley.

Según informó la Policía, entre los tres fallecidos hay un policía que hacía parte de la dirección antinarcóticos y dos civiles erradicadores. Y entre los tres heridos hay otro policía y otros dos civiles.

La víctima mortal de esta inesperada tragedia es un joven esposo de una huilense, oriunda del municipio de Garzón.

El coronel Francisco Gelvez Alemán, comandante de la Policía en Putumayo, indicó que se está coordinando el traslado del féretro del uniformado identificado como Joahn Camilo Vargas López, hasta el lugar donde se encuentran sus seres queridos, para su respectivo sepelio.

De acuerdo con estadísticas del Comité Internacional de la Cruz Roja, este año -hasta junio- se registraron en el país 181 víctimas de artefactos explosivos, entre minas antipersona, restos explosivos de guerra, los artefactos de detonación controlada y artefactos explosivos lanzados. De las víctimas, 27 fallecieron y 154 quedaron heridas.

Por su parte, el CICR registró que 55 víctimas eran combatientes, entre los que había 45 miembros de la Fuerza Pública y 10 de grupos armados ilegales.