La Nación
INVESTIGACIÓN

Pedirán que se revoque la terna

Pedirán que se revoque la terna 1 7 abril, 2020

La terna escogida el jueves pasado podría ‘enredar’ la nueva consulta electoral en la Universidad Surcolombiana. Varios abogados advirtieron supuestos vicios de legalidad que terminaría impactando el proceso. No obstante, los candidatos exploran acuerdos con la comunidad, incluyendo el voto en blanco. 

 

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanación.com.co

 

Como ocurrió hace seis años, el proceso de elección de nuevo rector podría abortarse por posibles vicios en la conformación de la terna de aspirantes.

La inclusión de uno de los miembros de la lista de finalistas, sin cumplir con todos los requisitos estatutariamente establecidos, podría terminar viciando el proceso interno.

El 14 de febrero de 2014, la inclusión de dos integrantes con edad de retiro forzoso, revelado por LA NACIÓN, terminó viciando la terna. Dos meses después el 14 de abril de ese año, el Tribunal Administrativo del Huila ordenó la recomposición de la terna.

La posible irregularidad, anticipada al Consejo Superior, fue advertida por varios expertos y sirve de soporte para una eventual demanda que se viene preparando en caso de realizar la consulta estamentaria en estas condiciones.

La alerta temprana se disparó en momentos en que la comunidad universitaria comenzó a debatir las circunstancias en que se conformó la terna, influenciada por sectores políticos con intereses clientelistas dentro y por fuera de la universidad.

 

Alerta temprana

Según el Estatuto General, para ser Rector de la Universidad Surcolombiana se requiere, entre otros requisitos acreditar experiencia académica en educación superior no menor a cinco años y administrativa no inferior a tres años en cargos de nivel directivo o ejecutivo.

Según el examen de las hojas de vida de los tres ternados, sólo el ingeniero Nelson Gutiérrez Guzmán, no cumple con su experiencia administrativa.

A pesas de su amplia trayectoria como investigador y su experiencia académica, Gutiérrez Guzmán no completó los años requeridos en cargos administrativos.

El candidato es ingeniero agrícola de la Universidad Surcolombiana, con postgrado de Master Universitario Internacional en Ciencia e Ingeniería de los Alimentos, convalidado mediante Resolución 3159 de 2 agosto de 2005 del Ministerio de Educación Nacional. También tiene un doctorado en Tecnología de Alimentos (convalidados mediante Resolución 3471 del 28 mayo de 2009).

Sin embargo, no cumple con la experiencia administrativa. En su hoja de vida solamente registra su paso por la Vicerrectoría Vicerrector de Investigación y Proyección Social de la Universidad Surcolombiana durante nueve meses y ocho días (entre el 23 de septiembre de 2014 al 31 de julio de 2015). Igualmente incluyó un cargo que ocupó en Almagrario. Gutiérrez fue designado por el entonces ministro de Agricultura Rodrigo Villalba el 27 de septiembre de 1999 y permaneció hasta el 9 de julio de 2003.

 

La falencia

Durante la sustentación de su propuesta informó que ocupó en esa fecha el cargo de director de Bodega de Almagrario en Espinal y Palmira. Sin embargo, el cargo fue de jefe de Bodega que no es del nivel directivo.

Incluyendo un cargo de subdirector de la Cárcel de Neiva en 1996 y otro en Comcaja, el tiempo no le alcanza para cumplir con este requisito.

Esta circunstancia le fue advertida con anticipación al Consejo Directivo, en la pasada evaluación de las hojas de vida. La misma observación se formuló en la consulta pasada donde consignó datos diferentes.

La aparente irregularidad aparece en momentos en que Gutiérrez Guzmán comienza a perfilarse como un fuerte aspirante a la Rectoría, capaz de contrarrestar el poder interno y externo que inspira la ex rectora Nidia Guzmán.

De hecho, su nombre comenzó a ventilarse en la comunidad académica como otra opción para ocupar la Rectoría.

 

Revocatoria

Ante esta posibilidad jurídica, se solicitará al Consejo Superior la revocatoria directa de la terna para evitar problemas legales.

De configurarse esta circunstancia, la ternada quedaría viciada y la consulta podría enredarse. Para evitarlo, el Consejo Superior tendría que recomponer la terna.

El organismo tiene la facultad para elaborar una nueva terna cuando existan razones que lo justifiquen según la Sala de Consulta y Servicio Civil del Consejo de Estado.

La misma tesis la sostuvo el Ministerio de Educación, en la pasada consulta. En su criterio, la elaboración de una terna por la autoridad facultada para realizarla “constituye un acto de trámite que tiene por finalidad junto con otros actos llegar a una situación jurídica definitiva y constituye una facultad que no se agota con la presentación del atenta por el contrario por razones que lo justifiquen la autoridad conserva la competencia para modificar la terna cuando situaciones de hecho o de derecho así lo amerite”.

“El acto de postulación, en este caso, la presentación de la terna es un acto de trámite porque con él no se constituye o declara, una situación jurídica individual, sino que se trata de un medio para llegar a una meta que conlleva a la conclusión de todas las decisiones que para reforzar esta tesis”, según sentencia del Consejo de Estado.

Todos los antecedentes al acto de elección en general son previos o de menor trámite porque su función no es la de constituir o declarar situaciones jurídicas individuales sino la de impulsar la actuación hacia una meta que implica conclusión de todas las decisiones y trámites que le sirven de antecedente.

Según el Ministerio de Educación el Consejo Superior tiene la competencia para constituir una nueva terna con candidatos que reúnan las condiciones tanto legal como estatutariamente establecidas para posteriormente someterla a la votación de la comunidad académica en los términos determinados por los reglamentos internos de la universidad.

 

Los escenarios

La terna integrada el jueves pasado no logró sortear la polarización que se registra desde febrero del año pasado cuando fue suspendida su titular, Nidia Guzmán, hoy nueva aspirante.

Por el contrario, la tripleta abrió un nuevo debate para explorar eventuales acuerdos y volvió a fragmentar a la comunidad universitaria.

La señora Guzmán, con un respaldo claro reiterado por el gobernador Luis Enrique Dussán y otros sectores políticos afines, aspira a recuperar su fallido mandato.

Un grupo externo liderado por su hijo el concejal Hernando Alvarado Juan Amaya, son los jefes de debate. Internamente cuenta con un sector importante, y desde luego, cuenta con el apoyo del rector encargado y de otros funcionarios directivos.

 

El reto

El ex director del Sena, Luis Alberto Tamayo, con una amplia experiencia académica y administrativa, viene explorando posibles acuerdos con la comunidad académica. Su paso por el Sena y los cargos ocupados en otras universidades lo pueden convertir en otra alternativa.
La gran debilidad es la poca acogida entre estudiantes y docentes, los grandes electorales. Pero ese será su principal desafío.

De hecho, un amplio sector de consejeros, exaltó su trayectoria y destacó la presentación de su propuesta. Incluso su conocimiento y su experiencia lo pueden catapultar.

 

Acuerdos

Por su parte, Nelson Gutiérrez, comenzó a construir con los docentes un posible acuerdo. La comunidad académica, puede convertirse en su incondicional aliada. Los egresados también lo miran con simpatía. Anoche se exploraba un primer gran acuerdo entre los docentes de planta y catedráticos. Igual con algunos decanos.

Solo que le exigirán que demuestre que no tendrá impedimentos que puedan terminar afectado su eventual mandato. El ex rector Pedro Reyes, de entrada descartó su adhesión.

 

Pedirán que se revoque la terna 2 7 abril, 2020
Los ternados, Nidia Guzmán Durán, Luis Alberto Tamayo y Nelson Gutiérrez.

Escépticos

Los estudiantes, los más escépticos, se apartaron de los tres candidatos. Incluso ayer anunciaron un “Pacto social por el futuro de la Universidad” para alcanzar “nuestros sueños como escuela del conocimiento”, ajenos al clientelismo político.

“Es fundamental entender las consecuencias de los actos individuales y comprender los encuadres políticos para la elección de Rector”, expresaron en un comunicado.

Voto en blanco

En medio del debate que originó la conformación de la terna, aparecieron otras dos tendencias: el voto en blanco o la abstención.

El primero viene promoviéndose entre docentes y estudiantes, para invalidar, en caso de ser mayoritario, la terna y explorar nuevos candidatos. Esta campaña la respalda desde el principio el profesor Miller Dussán y ahora la podrán acompañar docentes, ex candidatos y algunos ex rectores. Ayer se cumplimiento varias reuniones para encontrar una posición mayoritaria.

 

Pendientes

En medio de esta incertidumbre, siguen pendientes dos acciones de tutela. Una instaurada por la ex rectora Nidia Guzmán contra la Sección Quinta, pidiendo su reintegro. Está para fallo en la Sección Segunda.

La segunda, instaurada por el ex rector, Pedro Reyes, negada en primera instancia, reclamando su inclusión entre los aspirantes. La apelación la tramita la Sala Civil Labora del Tribunal Superior de Neiva.

 

Lo que sigue

Acorde con el cronograma, el proceso deberá seguir su curso si nada extraordinario ocurre. Conformad la terna, se prepara la mecánica electoral.

El 24 de marzo de 2020 será publicado el listado provisional de electores (estudiantes, egresados y docentes). Las reclamaciones y respuestas se efectuarán en los dos siguientes

La consulta estamentaria  se realizará el 2 de abril próximo en las sedes de Neiva, Pitalito, Garzón y La Plata. Los escrutinios y reclamaciones se efectuarán el 3 de abril.

La designación y posesión del nuevo rector, si las autoridades judiciales no deciden otra cosa, se hará el 13 de abril para un periodo institucional de cuatro años.

1 comentario

Angela 11 febrero, 2020 at 8:06 pm

Parece que obtener el cargo de rector de la universidad es un negocio redondo, grande y pulpito, para que haya tanto interés!

Respuesta

Comenta!

Zona de Suscriptores