La Nación
Pese a los avances, la violencia sigue siendo un gran desafío 1 29 noviembre, 2021
TEMA DEL DÍA

Pese a los avances, la violencia sigue siendo un gran desafío

En el marco de la conmemoración de los 5 años de la firma del Acuerdo de Paz en Colombia, el Secretario General de la ONU visitó el tribunal de la JEP, donde afirmó que, si bien “el proceso está echando raíces profundas, la violencia ha resurgido en las regiones”. En la antesala del acto protocolario se dio un histórico saludo entre Duque y Santos.

Lucía Sánchez

Temadeldía@lanación.com.co

Colombia conmemoró ayer cinco años del Acuerdo de Paz firmado con la Farc-Ep en una ceremonia a la que asistieron el presidente Iván Duque, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, el expresidente Juan Manuel Santos y el excomandante de la guerrilla, Rodrigo Londoño, entre otras personalidades.

Por primera vez coincidieron en un mismo escenario el presidente Iván Duque, representantes de las víctimas y firmantes del acuerdo, en este acto simbólico en la sede de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Minutos antes del inicio del evento de conmemoración se dio un histórico saludo entre el presidente Iván Duque y el expresidente Juan Manuel Santos, siendo este el primer encuentro entre ambos políticos desde que Duque se posesionó como presidente de Colombia el 7 de agosto de 2018. El cálido apretón de manos llamó la atención al considerar las distintas posiciones que han tenido los dirigentes sobre el Acuerdo de Paz.

El evento comenzó con un acto central llamado ‘Tejiendo un acuerdo para la vida’, en el que se escucharon las voces de algunas víctimas, para resaltar la tenacidad de ellas, uno de los principales actores del acuerdo firmado el 24 de noviembre de 2016, entre el entonces presidente Juan Manuel Santos y el líder de las Farc-Ep, Rodrigo Londoño.

Reflexiones  

La joven huilense Diana Sofía Martínez, hija del señor Edwin Martínez, isnense retenido y desaparecido hace 20 años por las Farc-Ep, fue la primera de las tres víctimas que intervinieron en el evento. La mujer hizo reflexiones sobre la importancia del Acuerdo de Paz, pero también elevó peticiones que las víctimas le hacen al Estado colombiano para que cumpla plenamente con lo pactado en La Habana.

“Sin duelo la muerte es ruido infinito. Mi nombre es Diana Sofía Martínez Tintinago, soy oriunda de Isnos -Huila y entre muchas otras cosas soy una mujer luchadora. Busco a mi padre Edwin Raúl Martínez, agradezco a las organizaciones de víctimas, a los excombatientes de las Farc y a los funcionarios del Estado que han hecho su trabajo para que, por fin, después de tantos años de conflicto, se permitan las condiciones para empezar a construir el camino de reconciliación que nos puede llevar a la construcción de la utópica paz estable y duradera”, con estas palabras inició su discurso la víctima huilense.

Acto seguido agregó: “Durante muchos años hubo miedo de hablar… Inclusive ahora hay tanto silencio que parece que no hubiera pasado nada durante años de conflicto. Por ejemplo, eso es lo que pasa en mi pueblo Isnos, quiero manifestar que, así como el tiempo apremia en actos protocolarios como este, lo es mucho más es la búsqueda de personas desaparecidas como mi padre, del que no sabemos absolutamente nada, después de que fue retenido por el Frente 13 de las Farc hace casi 20 años”.

En su conmovedor discurso la víctima del conflicto armado instó a la sociedad a apoyar a las personas que, como ella, día a día luchan por encontrar respuestas. “A la población en general la quiero invitar a activar la solidaridad y empatía con quienes tenemos tareas más arduas en este posacuerdo, como las personas buscadoras que durante mucho tiempo hemos buscado solas. A los miembros de las Farc y a los funcionarios quiero solicitarles mayor diligencia y voluntad para la implementación, pero especialmente para la búsqueda”, dijo.

También se refirió a la burocracia con la que día a día deben lidiar las víctimas del conflicto armado. “Las acciones no se deben quedar en autos y correspondencias de una dependencia a otra, es insuficiente… En ese sentido quisiera preguntar, quién está buscando a Edwin Raúl Martínez, hago esta pregunta porque a veces pienso y siento que existen categorías de víctimas, y las acciones se priorizan según las mismas”, expresó Diana Sofía.

“Espero y solicito que los caminos sean cada vez más fáciles y por ello es de vital importancia la articulación del sistema creado… de ustedes quienes toman las decisiones políticas, de los excombatientes y de toda la sociedad en general. Quiero decir que me encuentro cansada, triste y contenta. Cansada de la burocracia y el protocolo, triste porque los hechos de desaparición siguen ocurriendo y contenta porque pese a tanta adversidad, seguimos soñando”, concluyó la joven.

Por su parte, Rodrigo Londoño, quien fue el último jefe de las Farc, aseguró que el daño ocasionado por la extinta guerrilla llena a su grupo de “aflicción y vergüenza”.

“Insistimos en pedir perdón a las víctimas de nuestras acciones durante el conflicto. La comprensión de su dolor crece a diario en nosotros y nos llena de aflicción y de vergüenza”, dijo el jefe de la otrora Farc-Ep

“No han sido fáciles estos años por cuenta de los incesantes ataques contra el acuerdo y la falta de voluntad del Estado para su implementación integral, aun así, manifestamos que nada ni nadie podrá minar nuestra convicción de que el camino emprendido es el correcto”, subrayó.

Avances y retos

Posteriormente, en su intervención el secretario General de la ONU, Antonio Guterres, afirmó que, si bien “el proceso está echando raíces profundas, la violencia ha resurgido en las regiones”.

“Al hacer hoy balance, podemos afirmar con confianza que el proceso de paz está echando raíces profundas”, dijo António Guterres, señalando que el quinto aniversario “es un testimonio del compromiso de las partes, pero también del Estado y de la vibrante sociedad civil colombiana”.

Entre esos logros, citó el hecho de que una guerrilla que, durante medio siglo, estuvo alzada en armas es hoy un partido político y que la mayoría de los excombatientes, unos 13.000, se esfuerzan “admirablemente” por construir nuevas vidas en paz.

En ese sentido, resaltó que Colombia es un ejemplo inspirador: “En un mundo marcado por los conflictos, muchos de ellos sin un final a la vista, un acuerdo de paz negociado para poner fin a un conflicto que muchos creían sin solución es algo sumamente único y valioso”.

Sin embargo, a pesar de los avances, el Secretario General analizó los riesgos que ahora mismo se están planteando para la consecución del Acuerdo de Paz.

“La violencia ha resurgido en las regiones afectadas por el conflicto. Las comunidades étnicas y las mujeres y las niñas se ven especialmente afectadas. Las amenazas y asesinatos de excombatientes, líderes sociales y defensores de derechos humanos, con frecuencia mujeres y poblaciones indígenas; el desplazamiento y confinamiento; la violencia contra las mujeres y la violencia sexual; el reclutamiento de niños: todo ello contraviene la paz. Cada muerte es en sí misma una tragedia. Cada muerte envía un mensaje devastador a estas comunidades que aún esperan las promesas del Acuerdo”, afirmó.

Recordó que, desde la firma del Acuerdo de Paz, más de 300 excombatientes y 477 defensores de los derechos humanos y líderes sociales han sido asesinados, según datos de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia.

Pese a esos desafíos a la paz, Guterres dijo que “no es tarde para revertir esa tendencia”, para lo cual indicó es necesario que se cumplan en su totalidad las disposiciones de seguridad del Acuerdo y los capítulos sobre la reforma rural y la solución al narcotráfico.

 Duque y Santos

El presidente Iván Duque y el expresidente Juan Manuel Santos también realizaron intervenciones en la conmoración de los 5 años de la firma del Acuerdo de Paz en Colombia.

“La paz con Legalidad es una realidad, y qué bueno que entendamos que, al no tener propietarios y ser también parte de una construcción colectiva, que reconozcamos lo que se construye entre todos: los triunfos de Colombia son de todos los ciudadanos, y aquí lo único que importa es que cuando se construye la paz estemos sembrando alegría en el corazón de cada ciudadano”. Así lo manifestó el presidente Iván Duque, al referirse a la Paz con Legalidad.

En su intervención, dijo además que “la paz, como lo he dicho tantas veces, no tiene dueño; el tren de la paz no le pertenece sino al pueblo colombiano, establecido en la Constitución, en ese bello artículo 22 y, por eso, me siento también en el deber de hacer referencia a que en la construcción de la paz también tenemos que enviar mensajes claros a quienes quieren, desde la violencia, seguir arrebatándole la tranquilidad a Colombia”.

Duque también se refirió a los criterios que ha tenido el Gobierno en un eventual proceso de paz con el Eln. “Pretender hablar de paz mientras se asesina y secuestra es una burla a la Colombia que construye la paz todos los días.  Por eso, la amplitud, parte de esos criterios”, puntualizó.

De su lado, el mayor artífice del Acuerdo de Paz, el expresidente Juan Manuel Santos, durante su intervención reconoció el trabajo de la Organización de Naciones Unidas y la comunidad internacional en el proceso de paz y su implementación.

El exmandatario llamó la atención sobre la que hasta el momento es considerada la mayor dificultad de la puesta en marcha del acuerdo: la falta de garantías de seguridad. “El asesinato de más de 300 excombatientes y centenares de líderes sociales es, a todas luces, inaceptable”, señaló.

Pese a este panorama, Santos aseguró que el balance es positivo, y referenció tres avances: “El 95 % de los excombatientes siguen en el proceso, la JEP ha construido siete macrocasos con más de mil comparecientes, y la Comisión de la Verdad ha escuchado a más de 26.000 personas”.