La Nación
Petro vs Robledo 1 24 octubre, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

Petro vs Robledo

Jorge Guebely

A fuerza de acumular absurdos, la izquierda colombiana despierta, en sí, poca credibilidad. Su éxito se lo debe a la excesiva ruina de la derecha, no el nivel de sus discusiones y propuestas que son intrascendentales.

Discusión importante, pero absurda por el contexto actual, la de Robledo contra Petro. Confrontación por el fenómeno ambiental, la sustitución de energía termoeléctrica por solar, el abaratamiento de energía para los hogares. Otro error de Petro según Robledo. Falaz e irresponsable propuesta electoral, en nada disminuiría el calentamiento global, etc.

Argumentos científicos. Explicaciones propias para el Fondo del Medio Ambiente Mundial, pero de poco alcance para un pueblo que se debate entre miserias y guerras, entre desigualdades y hambrunas. Pueblo perversamente gobernado por políticos de derecha y ultraderecha, cínicamente corruptos.

Confrontación fuera de contexto vital para un colombiano corriente. Nada le dice si reducen el 5.1% el efecto invernadero eliminando todas las termoeléctricas del país, si sólo disminuyen el 0.025% en Colombia, si Colombia sólo aporta el 0.5% de los GEI en el mundo. Ninguno de los argumentos alude a sus prioridades básicas, a su drama de la sobrevivencia diaria.

Pobreza de la política, en la izquierda y en la derecha. Prolongación de las vergonzosas querellas nacionales. La de Pastrana contra Samper: donde uno afirma que el otro recibió dineros del narcotráfico y el otro riposta que el uno es un pedófilo. El narcotraficante confirma que financió la campaña de los dos y de los otros. El verdadero “Songo le dio a Borondongo, Borondongo a Bernabé y Bernabé a Mochilanga”. ¡Vaya, qué lío tan intrascendente! Pobreza miserable y criminal de políticos colombianos, semejante a los embrollos Uribe-Santos, derecha y ultraderecha, constructores del desastre nacional.

Pobreza también de la izquierda poblada de personajes reactivos. Portadores de un discurso de oposición, pero de rasgos tradicionales: aspiraciones electorales, delirios de importancias presidenciales, anhelos burocráticos. Ninguna propuesta creíble de país distinto, honorable y humanizado. Sólo continuación del asistencialismo, de la antigua diatriba anti-burguesa, de la censura a los desmanes de la derecha. Ningún giro histórico de honorables alcances, todavía inmersos en el mismo hueco del modelo tradicional. Política de oposición con problemas habituales, sin percepción superior del devenir político.

Mientras tanto, toca soportar la confrontación Petro vs Robledo, conocer el GEI mundial, discutir el efecto invernadero. ¡Ah César Vallejo, cómo extraño tus versos!: “Un hombre pasa con un pan al hombro / ¿Voy a escribir, después, sobre mi doble?”. “Otro busca en el fango huesos, cáscaras / ¿Cómo escribir después sobre el infinito?”.

jguebelyo@gmail.com