La Nación
Primeras puntadas 1 13 agosto, 2022
COLUMNISTAS OPINIÓN

Primeras puntadas

Germán Palomo García

El presidente electo Gustavo Petro ha señalado que su Canciller será Alvaro Leyva Durán, con vasta experiencia en el sector público como parlamentario y ministro de minas y energía y un convencido de la necesidad de consolidar el proceso de paz por el que ha luchado ampliamente. Es conocido, precisamente, de los países que apoyaron y siguen apoyando el acuerdo de Paz con las FARC por lo que ya es denominado “el canciller de la paz”. Aunque es de origen conservador ya no se identifica con esa corriente por lo que su designación, como otras que vendrán, son del resorte exclusivo del presidente electo. Causó sorpresa que este nombramiento hubiera sido el primero anunciado por Gustavo Petro pues es claro que su prioridad está en tramitar la reforma tributaria cuya meta de recaudo de 50 billones, el doble de la fijada por la reforma de Carrasquilla, requiere una estructura bien diferente. Ricardo Bonilla, el asesor del presidente electo, para este tema, ha dado algunos datos sobre lo que se considerará en esta propuesta de reforma tributaria. En primer lugar, está orientada a eliminar los beneficios de la reforma de 2019 a las empresas, algo que el presidente de la ANDI consideró viable cunado se analizó en su momento con el fallido proyecto. Pero la iniciativa sigue vigente y, si se logra la mayoría parlamentaria que está buscando y para lo cual señaló a Roy Barreras como su candidato a la presidencia del Congreso, este será el mayor componente de la reforma. Según Bonilla, las personas naturales solo se “tocarán” si sus ingresos superan los 180 millones/año (15 millones/mes aprox.). Lo cierto es que, directa o indirectamente, habrá afectación a menos que se apliquen controles a las utilidades de las empresas vía control de precios. Para fortalecer esta iniciativa (porque Bonilla no puede hacer parte del gobierno) empezó a sonar con insistencia el nombre de José Antonio Ocampo, actual profesor de la Universidad de Columbia en New York, con gran experiencia en Colombia como Director de Planeación Nacional, de Fedesarrollo y otros cargos y con una orientación académica proteccionista (revisión de los TLC, por ejemplo) y con amplio reconocimiento internacional. Ocampo fue asesor del ex candidato Sergio Fajardo en la pasada campaña.

Estas primeras puntadas, al igual que su propuesta de un gran acuerdo nacional, invitando hasta a Alvaro Uribe Vélez a vincularse a este, orientada a garantizar las mayorías en el Congreso, han aumentado las expectativas sobre su gestión a partir del 7 de agosto y muestran a un Petro más conciliador. ¿Continuará así?