La Nación
Proceso de vacunación 1 24 febrero, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

Proceso de vacunación

Por: Rodrigo Villalba Mosquera

 

Después de ires y venires el gobierno sacó el cronograma del proceso de vacunación para 29 millones de colombianos, donde al igual que la mayoría de países del mundo la primera fase es para los funcionarios de primera línea de salud y mayores de 80 años. Seguramente desde febrero. Es claro que las fechas son inciertas porque Colombia salió tarde a comprar vacunas, había puesto todos los huevos en la canasta del COVAX, que es una alianza de países patrocinada por la OMS, para presionar que el acceso a la vacuna sea equitativo, y no se excluya a los países pobres. Mientras tanto países ricos y medios, estaban invirtiendo en la vacuna o comprando para asegurar turno, por eso algunos desde diciembre están vacunando. Lo imprevisible era el virus, lo previsible es que la vacuna venía pronto.

Aquí sin mayor responsabilidad seguimos metiéndole combustible a la polarización. En los buenos deseos para este año he pedido un acuerdo, para no meter en la canasta de la polarización el tema sanitario del covid-19 y el proceso de vacunación, pero qué va.

Sin que desaparezca la fiscalización y el control político, hay que evitar la politización del proceso de vacunación. Que el gobierno no vaya a hacer política con la vacuna, tampoco la oposición con los defectos en el proceso. Que nadie especule. La vacunación y la inmunización contra el covid-19 es lo prioritario, y la mejor inversión de lo público hoy por hoy.

Mientras tanto, escuchamos cosas: Que el 43% de los colombianos no quieren vacunarse. Que en Uruguay proponen que quienes asisten a fiestas los pongan a trabajar por un tiempo en hospitales. Que Indonesia es el único país del mundo que invirtió las etapas de vacunación, mientras todos programan primero a los ancianos, este país primero lo hará con los jóvenes, entre 18 y 59 años porque son los que salen a trabajar y son suceptibles de propagar el virus, mientras los mayores se cuidan en casa, creyendo que así pueden llegar más rápido a la inmunización de rebaño.

Lo cierto es que la prioridad de prioridades es la vacuna y el proceso de inmunización de la población colombiana, comienzo para volver a la normalidad. Manos a la obra, comprar y comprar vacunas por parte del gobierno, arrancar ya a entrenar a los vacunadores y preparar la infraestructura y logística, como fijar fechas exactas del proceso. Y todos juiciosos a colaborar.

Los que no quieren la vacuna, dejarlos para la última fase, permitir que los privados puedan comprar y vacunar a los suyos, son cargas que le quitan al Estado, nos ayudan a descongestionar. No hacerle bullying a los que salgan al exterior a vacunarse, son unos menos en la fila nuestra.