La Nación
¡Qué coño me dice! 1 13 mayo, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

¡Qué coño me dice!

Por: Piero Emmanuel Silva Arce

En el marco del Paro Nacional y del derribamiento de la estatua de Sebastián de Belalcázar en Cali por parte de los indígenas, la semana pasada el periodista Néstor Morales entrevistó al gobernador del pueblo Misak, Pedro Velasco. Como de costumbre, el comunicador intentó reducir a su interlocutor poniéndolo en un lugar de subalternidad; no esperaba encontrarse con la dignidad e inteligencia del líder social y quedó contra las cuerdas. Morales comenzó preguntándole si se habían planteado dar un debate civilizado, pretendiendo ubicarlo como un salvaje; frente a esto, el indígena le dio una lección de historia, le dijo que si a él le parecía muy civilizada la violencia en contra de los pueblos indígenas en América Latina. Esto era solo el comienzo del ridículo monumental del primer cuñado de la nación.

Posteriormente, Néstor le dice no saber por qué se refiere a ustedes (como si fueran parte del Ejecutivo) si él no representa a nadie; Pedro le responde que su medio de comunicación hace parte de la administración que lidera Iván Duque. Con esta réplica el dirigente indígena desnuda la supuesta neutralidad de una emisora parcializada a favor de los intereses del Gobierno nacional, dedicada a estigmatizar el derecho constitucional a la protesta y a la movilización social. El entrevistador arremete nuevamente y le comenta que los indígenas ven el mundo en blanco y negro; el entrevistado le contesta que son ellos los miopes, una palabra muy bien puesta para, acto seguido, demostrarle que no conoce el significado de la memoria histórica del país, le argumenta que gracias a la relación de sus pueblos con el territorio y a sus procesos de resistencia han logrado una mirada diversa de la realidad. El director de Blu Radio pregunta con su reducida visión de patrones y esclavos que, si ellos son los representantes de las comunidades indígenas, a lo que Pedro responde que no; están presentes 116 pueblos defendiendo su territorio, su familia, su fogón; un fogón ahogado por años de ultraje y expropiación de las tierras de las comunidades ancestrales, favoreciendo los negocios sustentados en el extractivismo.

Néstor, con su lógica miope, vuelve a preguntar que cuál es el problema de ellos con el resto del país. En respuesta, Velasco le dice que el enemigo del pueblo es él, repitiendo un guion que le dan todos los días para hacer lectura día y noche hablando a favor del Gobierno, evidenciando la poca capacidad analítica del periodista. Al final el indígena le dice que le siga haciendo propaganda a Duque y Morales suelta una frase muy castellana, símbolo del ultraje colonizador: ¡qué coño me dice! Vale la pena escuchar la entrevista.