La Nación
“Regreso a las aulas en agosto no es obligatorio” 1 10 julio, 2020
Entrevista ACTUALIDAD

“Regreso a las aulas en agosto no es obligatorio”

La viceministra de Educación, Constanza Alarcón, habla con LA NACIÓN y precisa los alcances del modelo de alternancia propuesto por el Gobierno. Insiste en que no es obligatorio, pero advierte: “nos tenemos que preparar para el próximo año”.

 

 

¿Qué tanto está bajando el nivel académico por cuenta de la pandemia?

Claramente, el no tener la posibilidad de seguir avanzando en un esquema educativo como el que tenemos en estos momentos, claro que va generar rezagos en el proceso de aprendizaje de los niños, desde el primer día ha sido claro, definido y contemplado por el Ministerio de Educación. Estamos haciendo un proceso fuerte y robusto de capacitación a maestros, para que se acerquen a otros usos de medios, y desarrollen mecanismos de innovación.

 

¿Qué tan grande será la deserción educativa?

Evidentemente desde el primer momento también fue parte de nuestras intervenciones iniciales. Cuando empezamos a trabajar con las Secretarías de Educación, les dijimos hay que estar alertas en materia de maltrato de violencia intrafamiliar y alertas en deserción escolar, inmediatamente, activamos todos los procesos para enfrentar estos dos fenómenos.

 

¿Cómo será el regreso a clases de manera presencial?

Lo que se definió en estos momentos es que nosotros entramos en una fase de alistamiento para que en agosto las entidades territoriales por medio de las Secretarías de Educación empiecen a identificar, a partir de una caracterización, qué hicieron, qué instituciones educativas, en conjunto con su comunidad educativa, están en condiciones, salvaguardando la bioseguridad de iniciar su proceso educativo, teniendo en cuenta que es absolutamente voluntaria, y que pasa por la definición de las familias. Otro punto es qué implica una fase de alistamiento robusta: lo que estamos diciendo es que nosotros seguimos en trabajo académico en casa hasta finalizar el año, pero las instituciones que cumplan las condiciones pueden alternar este proceso de trabajo en casa que se está desarrollando a través de la orientación, entrega y desarrollo de guías impresas, útiles escolares entregados a niños, en otros casos apoyados por radio y televisión, en otros casos por plataformas digitales donde existe conectividad.

 

¿Qué se espera?

Esperamos que el maestro pueda tener un encuentro con los niños, para aclarar dudas en los procesos, sobre algunos de los contenidos, entregar material, hacer retroalimentación de los procesos y aprendizajes de los niños, hacer una combinación de estrategia que nos permita salvaguardar la vida y la seguridad de los niños durante el resto del año.

 

¿Los alumnos asistirían al colegio a temas mínimos?

Yo no le pondría el calificativo mínimo, yo le pondría el calificativo de posible. Es decir si hay un colegio, una institución educativa, el país es diverso y heterogéneo, tenemos una oferta educativa amplia y diversa, más del 70 por ciento de las instituciones quedan en zonas rurales, y algunas que tienen 20 estudiantes o menos, yo no le puedo dar orientaciones a un megacolegio de Medellín, de Bogotá, o de Cali, que pueden tener dos mil estudiantes, a una institución educativa en zona rural que tiene 10 estudiantes. Ahí es donde yo digo que una institución que tenga 10 estudiantes y dos maestros, los niños podrán ir casi todos los días. Pero en un colegio que apenas tiene los espacios precisos para atender grupos de mil estudiantes, muy seguramente el estudiante podrá ir uno o dos días a la semana.

 

Pero, ¿Esto es obligatorio?

Esto no es obligatorio, ni es restrictivo, nos tenemos que preparar para el próximo año, y debemos ir haciendo ese ejercicio progresivo, gradual, absolutamente controlado, monitoreado, bajo condiciones claras de bioseguridad, y acorde con las ofertas educativas.

 

¿Y qué va a pasar el próximo año? ¿Las clases deberán ser 100% presenciales?

Eso, ya nos lo dirán las autoridades sanitarias, en estos momentos le estamos diciendo a las entidades territoriales, que lo pensemos hasta fin de año, pero que estemos preparados, porque sobre eso no hay datos, ni evidencia alguna que nos permita predecir el comportamiento de la pandemia. Hemos mirado el ejercicio de otros países. Por el momento, la orientación del Ministerio es: preparémonos para el trabajo en casa hasta el final de año, con posibilidad del retorno educativo.

 

¿La educación en Colombia estaba preparada para la virtualidad?

Claro que no, pero sí estaba incluido dentro del Plan de Desarrollo. Pero, claramente cuando llega la pandemia nosotros no teníamos las condiciones, ni el país contaba con unas condiciones amplias y suficientes para decir que la única opción es la virtualidad, o que la única opción es el trabajo apoyado con medios digitales, porque primero no hay un marco normativo que oriente la educación virtual. Por ley, la educación es presencial. La educación virtual como tal, no está ni siquiera reglamentada, ese es otro reto de país. Claramente no estábamos en los tiempos, en las condiciones, ni pedagógicamente, ni financieramente estábamos preparados para un proceso sólo virtual o digital.