La Nación
Reivindicar la razón 1 3 diciembre, 2020
COLUMNISTAS OPINIÓN

Reivindicar la razón

 

Piero Emmanuel Silva Arce

La fe, los dogmas, la superstición y la credulidad son características arraigadas en la sociedad colombiana; hay más confianza en lo que dice alguien con status y poder que en las evidencias de las realidades. Las élites oscurantistas se han dado a la tarea de impedir la consecución de un proyecto moderno en términos culturales, políticos y económicos porque de esa forma se han ido granjeando sus fortunas mientras dejan ruinas a su paso; se difunden todo tipo de mensajes falaces, incorrectos e imprecisos, logrando acrecentar los sentimientos de odio y miedo, en una constante carrera por impedir el despliegue argumentativo sobre la base del conocimiento.

Cuando un medio de comunicación como Semana se atreve a publicar una columna de Salud Hernández, cuyo titular es No fue un asesinato, donde afirma que la muerte de Juliana Giraldo en Miranda (Cauca) fue por un trágico error, estamos ante una opinión pública carente de ética, de sentido por la verdad y de lógica. El lenguaje debe ser preciso porque este es la posibilidad del encuentro ciudadano en el marco de la discusión política y, por ello, se debe partir de que eso fue un asesinato cometido por un soldado de Colombia obedeciendo a una cadena de mando; con la comprensión objetiva del fenómeno se puede plantear la solución a un problema grave que escala y escala: el Estado atentando en contra de la ciudadanía, una sinrazón si se entiende que el Estado nace para brindar seguridad y bienestar a las personas. El Gobierno actual es en esencia la representación de un proyecto antidemocrático y oscurantista; resulta indignante que, tras una orden judicial ordenando al Mindefensa pedir perdón por unos hechos, este diga que ya lo hizo, pero antes de las acciones mencionadas en el fallo, es decir, su mensaje poco claro y nebuloso busca engañar a todo el país; además, comete un delito al desacatar la orden judicial. ¿Qué esperar de un Gobierno que delinque y utiliza todo tipo de maniobras para favorecer a sus jefes mientras los problemas del país son desatendidos e ignorados?

El talante oscurantista y premoderno del Gobierno del Duque se nota en la poca importancia que le da a la ciencia y a la educación; prefiere prestarle 370 millones a Avianca, una empresa que tributa en Panamá, mientras las instituciones públicas de educación se desmoronan por falta de inversión. Las insensateces del Gobierno deben ser confrontadas y desveladas en el debate político sustentado en la razón; esos gritos iracundos de los defensores a ultranza del uribismo se van apagando cuando los ilumina la inteligencia.

Investigador del grupo Estudios Políticos.

 

es_COEspañol de Colombia