La Nación
COLUMNISTAS OPINIÓN

Responsabilidades abortadas

Francisco José García Lara

Es exótico que en Colombia, donde existen tres ramas del poder público, solo una se esmere por cumplir con sus funciones y cuando lo hace las otras la critiquen.

Las decisiones de cada rama son independientes pero a su vez interrelacionadas, es incontrovertible que la Corte Constitucional tiene la potestad de revisar leyes expedidas por el congreso, y más allá de dicha función, una situación especial ha venido sucediendo ante la ausencia de acciones por parte del ejecutivo y el legislativo en temas controversiales, por lo cual la Corte Constitucional ha expedido jurisprudencia ordenando el cumplimiento por parte de las otras ramas.

Uno de estos casos es el aborto, que requiere ante todo una política de estado, pero se convirtió en un tema judicial conllevando a que sea la Corte Constitucional quien tome las decisiones que ha evadido el ejecutivo y el legislativo, es decir sobre algo que debe ser asumido en primera instancia en el congreso y reglamentado por el ejecutivo, es necesario que la Alta Corte establezca directrices para que las otras ramas hagan lo que les corresponde.

Basados argumentos religiosos y morales que se han pretendido imponer a todos los colombianos, la inoperancia del ejecutivo y el legislativo ha generado una gran inequidad, pues quien tiene dinero accede a las más avanzadas técnicas para abortar, pero quien es pobre debe hacerlo en condiciones inadecuadas de higiene con graves consecuencias para la salud de la mujer.

Es insólito que desde la rama legislativa ataquen a la Corte Constitucional y radiquen oficios para oponerse a sus decisiones, sin siquiera considerar que son consecuencia de la posición del congreso de pasar de agache ante su obligación de expedir las leyes que permitan que el aborto sea asumido como problema de salud pública.

Entonces preguntémonos: ¿Por qué criticar a la Corte Constitucional por esmerarse en cumplir sus funciones y asumir el tema del aborto desde una perspectiva de los derechos constitucionales?; ¿no es acaso cínico e hipócrita que algunos congresistas ataquen a la Corte pero no expliquen porque no han cumplido con sus funciones?

Ante las decisiones abortadas desde el legislativo y el ejecutivo, bienvenida sea la Corte Constitucional, que ojalá expida una sentencia ordenándole al legislativo que cumpla con sus funciones estudiando y aprobando las leyes que den al ejecutivo las herramientas para que reglamente lo relacionado con el aborto.

Que no olvide la Corte Constitucional que debe dar unas directrices claras, porque de otra manera seguirán las otras dos ramas evadiendo su responsabilidad como ha sucedido con el matrimonio igualitario.

garcia.francisco@javeriana.edu.co

1 comentario

elvira medina 17 febrero, 2020 at 11:15 pm

El Congreso es el órgano mas negligente corrupto y repudiado por los colombianos

Respuesta

Comenta!

Zona de Suscriptores