La Nación
Revocatoria, referendos, escisión y transfuguismo 1 27 octubre, 2020
COLUMNISTAS OPINIÓN

Revocatoria, referendos, escisión y transfuguismo

Rodrigo Villalba Mosquera

 

Se sigue jugando con candela frente a las instituciones y la política, con populismo y polarización, en búsqueda de réditos electorales, y en algunos casos con trasfondo perverso.

La derecha, izquierda y emergentes se mueven en la misma línea del protagonismo a costo alto frente a las instituciones y la política.

Roy y Benedetti anuncian abandonar su partido utilizando una figura que no es legal todavía porque apenas hace tránsito en primer debate la reforma política, corriendo el riesgo que ese Proyecto Acto Legislativo, por celebración anticipada del transfuguismo, naufrague. Es oportunidad para analizar lo que está ocurriendo con estas iniciativas.

La revocatoria presidencial en último año es inaplicable porque viene el proceso electoral de sucesión. Los referendos con el anzuelo de reducir el Congreso, o su salario, pero proponen reforma a la justicia o acabar con la JEP, no deja de ser un juego peligroso. La reforma a la justicia debe ser de consenso inspirado por el Gobierno y la Rama Judicial en donde se fortalezca la independencia de este órgano del poder público y la celeridad de la justicia, alrededor de un clima sosegado y sin retaliación. A la Justicia Especial de Paz dejarla que opere.

La reforma política debe tramitarse por el Congreso, alrededor de las propuestas que hemos hecho con elementos importantes como reforma electoral, donde su autoridad sea independiente sin interferencia del Congreso ni de los partidos, con dientes para poner en cintura a los que violen la normativa electoral. Que contemple la figura de escisión y transfuguismo, vaya y venga, en cualquier democracia se permiten la movilidad de sus dirigentes y la posibilidad de nuevas fuerzas políticas por diferencias ideológicas. Pero que nadie aspire a irse con la curul en el bolsillo, es decir, con el “santo y la limosna”. Hoy el que quiera abandonar un partido lo puede hacer, renunciando a él, pero también a la curul que ostenta, porque esta es del partido.

El caso de Roy y Benedetti y otros en la lista para abandonar el partido de la U, están en derecho de hacerlo, y de pronto buscar la disolución de este, porque hay organizaciones políticas que se crearon bajo el alero del gobierno de turno sin plataforma ideológica, y ya cumplieron su ciclo.

Con el aspaviento de Roy y Benedetti, se puede malograr la reforma política en curso que tiene bondades como el congelamiento de los altos salarios del Estado, incluyendo el de los congresistas, único mecanismo práctico de reducir esa odiosa distancia salarial del país.

El término de tránsfuga no me gusta, aún cuando es usual en política, porque es sinónimo de traidor, desertor.

El debate comienza, será agitado, provisto de oportunismo, populismo y un país polarizado.

es_COEspañol de Colombia
es_COEspañol de Colombia