La Nación
Rivera perdona pero no olvida 1 16 abril, 2021
INVESTIGACIÓN

Rivera perdona pero no olvida

Sin conocer toda la verdad que rodeó la masacre de los nueve concejales, familiares y amigos, demostraron que pese a la indiferencia, siguen unidos, levantando su voz para evitar que sucumban en el olvido.

 

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanacion.com.co

Los nueve concejales de Rivera, asesinados hace 15 años por la guerrilla, siguen ‘vivos’ en un obelisco, erigido en el 2011 en su memoria, reclamando justicia, verdad y reparación. Pero además, permanecen vivos en la memoria de sus seres queridos y amigos que luchan año tras año, para impedir que queden en el olvido.

Sin conocer toda la verdad que rodeó el espantoso hecho, familiares y amigos, demostraron que pese a la indiferencia, siguen unidos, levantando su voz para que haya verdad, justicia y reparación, que en su caso, siguen a medias.

Tres lustros después, siguen sin conocer toda la verdad, con una justicia a medias contra los culpables, pero sin ninguna reparación integral.

“El mejor homenaje es recordarlos, siempre llevarlos en nuestros corazones”, expresó Emérita Narváez, esposa de Arfadil Arias.

Rivera perdona pero no olvida 7 16 abril, 2021
El gobernador Luis Enrique Dussán se solidarizó con las víctimas.

Recordación

Este año, el Centro de Memoria Histórica dio un nuevo paso para evitar su olvido. Una publicación con los perfiles biográficos y una investigación sobre la espantosa tragedia buscan avanzar en ese sentido.

La directora para la Construcción de la Memoria Histórica Jenny Lopera Morales entregó estos dos aportes durante los actos de recordación.

“Han sido 15 años de ausencia, pero sus recuerdos siempre han permanecido en nuestras familias, siempre los recordamos con mucho cariño”, expresó Gloria Aguirre, esposa de Desiderio Suárez.

“Ellos murieron sesionando, sin miedo a pesar de las amenazas y fueron masacrados sirviendo a la comunidad”, recordó Lucena Ibarra, hija del concejal Luis Ernesto Ibarra.

La meta es ahora gestionar con el Gobierno Nacional, local y departamental, la construcción de un mausoleo como primera piedra para iniciar un gran museo para las víctimas del conflicto armado, no solo para los concejales, sino para los otros dirigentes del Huila muertos durante el conflicto armado”, anunció Marta Aguirre, directora de la fundación Sonrisas de Colores.

Rivera perdona pero no olvida 8 16 abril, 2021
Un conversatorio en el estadero ‘Los Gabrieles’

Encendidos

El homenaje concluyó ayer con un sendero de velas encendidas hasta el ‘Obelisco de la Recordación’, donde están erigidos los rostros de los nueve concejales, como una luz que no se apaga.

Por la pandemia no hubo la tradicional marcha de la luz y una eucaristía en la Iglesia ‘El Perpetuo Socoro’, en memoria de los concejales sacrificados.

Solo concurrieron los familiares y los amigos más cercanos. Los congresistas y líderes políticos estuvieron ausentes, como siempre, en este acto de recordación de la peor tragedia contra la democracia local.

Curiosamente, el Concejo a última hora, decidió organizar un acto de reconocimiento en el recinto de sesiones. Ni siquiera los familiares habían sido informados.

El gobernador Luis Enrique Dussán se sumó al aniversario, pero este año, no pudo concurrir, por una cumbre de gobernadores.

“Los concejales murieron cumpliendo su deber, sirviendo a la comunidad. Este hecho nos llena de nostalgia cada vez que lo recordamos, siempre estarán en mi mente y mi corazón”, les dijo el mandatario seccional.

Rivera perdona pero no olvida 9 16 abril, 2021
Un libro con los perfiles de las víctimas

En el abandono

Después de 15 años, los deudos no han recibido ninguna reparación administrativa ni individual ni colectiva. Las esposas, los hijos y demás parientes, han resistido en solitario entre las dificultades para sobrevivir, sin ningún apoyo.

El restablecimiento de perjuicios, contemplados en la ‘Ley de Víctimas’, en su caso no ha operado.

Tampoco las ayudas dinerarias para la integración de las familias desprotegidas a la vida social y productiva. Las medidas de reparación administrativa han sido letra muerta, como el perdón público, el derecho a la verdad. Y menos, un acto de reparación simbólica para la comunidad afectada por el exterminio de sus más queridos dirigentes.

Los descendientes de las víctimas no han recibido, quince años después, ningún apoyo efectivo del gobierno nacional, como se lo prometieron durante el sepelio colectivo.

Pero además, tampoco en este caso, las antiguas Farc, responsables directas de la masacre han puesto la cara.