La Nación
Ser padres perfectos 1 15 junio, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

Ser padres perfectos

Por: René Jiménez Cobos

 

Malaquías (4:6) nos trae promesa de Dios como padres. Nos dice que en estos tiempos que estamos viviendo Dios hará volver el corazón de los padres hacia los hijos y el de los hijos hacia los padres. Es la voluntad de Dios restaurar nuestros hogares y mantener una armonía en nuestras relaciones familiares.

En este pasaje bíblico Dios hace referencia primero al rol de los padres, porque somos nosotros los que tenemos la responsabilidad de guiar a nuestros hijos, Dios a todos nos ha dejado una meta: SER PADRES PERFECTOS como nuestro Padre que está en los cielos. (Mateo 5. 48).

Ser padres es el más grande privilegio, pero también una gran responsabilidad, porque se tiene que aprender en vivo y en directo.  Si se cometen errores, estos se traducen en heridas y en consecuencias  para toda la vida. Por esta causa, un sin número de personas a pesar de  que se esfuerzan, sienten que hay un vacío profundo en sus corazones.

Dios le confió a Adán la responsabilidad de reproducir en sus hijos la imagen correcta del Padre, por el contrario, a partir de sus errores, traslado una marca incorrecta de malas decisiones y fracasos que hicieron que sus hijos se perdieran.

Hoy en día encontramos hombres y mujeres que no tienen un propósito de vida claro, porque nunca recibieron la imagen correcta de un padre amoroso, sino profundas heridas y malos ejemplos de alcoholismo, violencia, inmoralidad y abandono.

Todo padre debe suplir tres necesidades básicas en sus hijos:

Amor: Entregando afecto y Protección

Identidad: Al brindar un Apellido

Aceptación: Valorado los hijos por lo que son

La primera y principal función del padre es trasmitir amor. Ser padre, es ser una fuente inagotable del amor que describe 1 Corintios 13. “Todo lo sufre, todo lo espera, todo lo cree, todo lo soporta”. Dios es amor dice la Palabra.

La Palabra gracia traduce literalmente INFLUENCIA DIVINA SOBRE EL CORAZÓN. Un Padre debe estar presente en el hogar, para dar ejemplo con su vida. El padre es el modelo a seguir tanto por los hijos como por la esposa. Es decir, que un padre ejerce influencia sobre sus hijos, sea positiva o negativamente.

El mayor daño que sufre hoy en día la sociedad, es que se está levantando una generación de hijos con padres ausentes. Es decir, están, pero no están. El trabajo y las ocupaciones, impiden que los padres tengan una comunicación efectiva con sus hijos. Pero estamos a tiempo de corregir nuestros errores y hacer volver el corazón de nuestros hijos a los hogares, en la próxima columna continuaremos enseñando como lograrlo.