La Nación
“Si el Gobierno no reacciona, la población se arruinará” 1 2 julio, 2020
Entrevista

“Si el Gobierno no reacciona, la población se arruinará”

El senador de la Alianza Verde, Iván Marulanda, habla con LA NACIÓN sobre el impacto de su propuesta de la renta mínima para seis millones de hogares colombianos. Dice que el Gobierno ha sido “tacaño” en la atención de las necesidades de las familias y empresas del país.

 

Jesús Antonio Rojas Serrano

editorgeneral@lanacion.com.co

 

53 senadores de nueve partidos políticos anunciaron un proyecto de ley para establecer en el país la renta mínima para seis millones de hogares colombianos, como respuesta a la crisis por la parálisis que trajo la propagación del coronavirus.

El autor de la iniciativa es el senador de la Alianza Verde, Iván Marulanda, quien en esta entrevista con LA NACIÓN explica los alcances de su propuesta económica, consistente en un salario mínimo por tres meses para las familias más vulnerables.

 

¿Cuál es el alcance de la propuesta de renta mínima?

Llega el coronavirus a Colombia y confina a la población, a trabajadores, a empresarios, se paraliza el país. Estamos hablando de una población, que en un gran porcentaje vive del rebusque, sin ahorros, sin ingresos; y de unas empresas micro, pequeñas y medianas. Quedan las familias en indefensión. Ante esa situación, el Estado responde de una manera muy precaria, ayudando a dos millones 600 mil hogares con un 20% del salario mínimo. Nosotros le decimos al Gobierno que eso es miserable porque el Estado tiene obligación de garantizarle la vida digna a la población colombiana. Esa ayuda no debe ser del 20% del salario mínimo sino del 100% del salario mínimo, y no debe ser para dos millones 600 mil hogares, sino para seis millones de hogares. El Gobierno nos dijo que no, por lo que nosotros la hemos convertido en un proyecto de ley porque el Congreso tiene la capacidad jurídica de reformar, modificar o ampliar los decretos-ley que emite el Gobierno. Por eso, hemos propuesto modificar los decretos y establecer la renta básica, que sería entregarle un salario mínimo por tres meses a seis millones de hogares colombianos.

 

¿Cómo se aplicaría esa renta básica?

El Gobierno Nacional tiene las bases de datos suficientes para identificar a los hogares que necesitan la renta básica, a través del Sisben, el registro de víctimas, del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Con esos recursos, las familias podrán tener capacidad de compra y además, le garantizan a la economía que no se va a morir porque si salimos de esta pandemia con la población con hambre y las empresas quebradas, el país va a estar impotente para reconstruir su futuro. Pero, si le damos liquidez al mercado, si les damos dinero a las familias para que puedan sobrevivir durante esta época de emergencia, la población va a sentir, además, que vive bajo la protección de un Estado que realmente responde a sus obligaciones y que respeta las condiciones de dignidad de las familias colombianas.

 

¿El Gobierno Nacional tiene la plata para financiar la renta básica?

Esta renta básica vale $23 billones. Son 2,3% del Producto Interno Bruto. Claro que tiene la plata. Y le doy unas referencias: el año pasado se aprobó una reforma tributaria que se llamó la ley de crecimiento. Esa reforma, de acuerdo con estadísticas del mismo Gobierno, le entregó a los sectores más privilegiados de la sociedad beneficios tributarios por $9.4 billones. De hecho, los programas que tiene el Gobierno como Familias en Acción, Jóvenes en Acción, la devolución del IVA e Ingreso Solidario, constituirían una bolsa que llegaría a esta renta básica. Le estamos diciendo al Gobierno que recorte gastos innecesarios. No compre más camionetas blindadas, no pague más contratos para mejorar la imagen del Presidente de la República. Le estamos diciendo que aplace proyectos porque está primero la supervivencia de la población, la dignidad de la gente. Le estamos también diciendo que refinancie o postergue la deuda de Colombia que vale $54 billones. El Gobierno puede además destinar dinero de los créditos con la banca multilateral a esta renta básica. Por ejemplo, la semana pasada llegaron 260 millones de dólares del Banco Mundial. Incluso, el Gobierno puede conseguir un crédito directo con el Banco de la República. Lo más importante en estos momentos es que el pueblo colombiano no se muera de hambre. Recursos hay. Lo que se necesita es voluntad política y compromiso con la gente.

 

Senador Marulanda, Este propuesta de la renta básica tiene ya el respaldo de 53 congresistas de nueve partidos políticos, ¿Es suficiente ese respaldo para que la iniciativa salga adelante?

Estos 53 senadores representan mayoría en el Senado de la República. Reitero: nosotros le dijimos al Gobierno hace varias semanas que pusiera en práctica la renta básica a través de un decreto-ley. El Gobierno no quiso. Entonces, vamos a acudir al trámite del Congreso. Vamos a sacarlo adelante, lo más rápidamente posible. Tenemos la mayoría en el Senado y estamos seguros que también la vamos a tener en la Cámara. El apoyo de representantes a la Cámara ya lo estamos sintiendo.

 

¿Qué opinión tiene del manejo que el Gobierno de Duque le ha dado al manejo de la pandemia?

En el frente de salud, es lamentable lo que está pasando. No ha llegado una sola de cuidados intensivos de las que el Gobierno Nacional ha prometido. No hay ventiladores mecánicos, no hay unidades de cuidados intensivos en muchos territorios de Colombia. En la región afrocolombiana compuesta por 113 municipios, hay unidades de cuidados intensivos en sólo seis municipios. Mire lo que está pasando en el Amazonas, en Cartagena, y el contagio apenas está mostrando los dientes de la cresta del pico pandémico. Es decir, estamos frente a una catástrofe humanitaria en Cartagena, una ciudad tan importante. En Bogotá, las cifras de coronavirus se acercan a unos niveles angustiosos. El Gobierno no respondió a tiempo con la instalación del sistema de salud pública para atender la pandemia. Tenemos problemas de suministro de tapabocas, de equipos de bioseguridad para médicos y enfermeras. Y en materia social, ni hablar. Tenemos 30 millones de colombianos pasando hambre porque vivían del rebusque, los encerramos en sus casas y no les dimos ingresos. Las empresas se están quebrando. Sectores como el hotelero, bares y restaurantes, el sector turístico, los trabajadores independientes, se quebraron porque no tenían ahorros suficientes para aguantar un cierre de esta magnitud. Y la respuesta del Gobierno fue entregarles un 20% del salario mínimo, algo insuficiente para una familia.

 

En medio de esta pandemia se ha criticado fuertemente el papel de los bancos, ¿Qué posición ha tenido?

La realidad es que los bancos en Colombia son negocios particulares que se han movido a lo largo de los últimos treinta años pensando únicamente en el lucro. La banca perdió un sentido de servicio público. El año pasado creció al 6.7% del Producto Interno Bruto, cuando el crecimiento de la economía colombiana era 3.3%. El año pasado, los bancos tuvieron $13 billones de utilidades. Es un negocio muy lucrativo, muy protegido por el Estado, pero que no tiene una vocación de servicio público. Los servicios de los bancos no le llegan a la gente del común, a las pequeñas empresas. Solamente se mueve en las grandes ligas de negocios. Al llegar esta situación de emergencia, esa banca no puede responder porque no sabe manejar una función financiera de servicio público. El Gobierno le puso a los bancos una misión de otorgar créditos, garantizando hasta el 90%, ellos se negaron por el riesgo de perder el 10% restante. Las empresas que quisieron acceder a créditos, los bancos se los negaron. La banca es un espectador de esta tragedia, desde una condición cómoda, sin ejercer ningún tipo de papel social.

 

¿Cómo se imagina el futuro después del coronavirus? ¿Qué tan golpeado va a quedar el país? ¿Qué tanto va a tardar la economía colombiana en recuperarse?

Yo tengo una enorme preocupación precisamente porque el Estado no ha respondido a la angustia y a las carencias de la población y de las empresas. En esas condiciones, si no hay una reacción rápida, como la que estamos proponiendo los senadores con el proyecto de renta básica, vamos a llegar al otro lado de la pandemia con una población arruinada. Eso va a significar un panorama desolador, a partir del cual la recuperación económica del país se va a tomar mucho tiempo. En el año de 1998, hubo una crisis económica en Colombia mucho más pequeña que esta. En esa época, la recuperación del empleo que había antes de esa crisis, se demoró doce años. En las condiciones en que vamos, la recuperación de esta pandemia será mucho más larga. Esperamos que haya una reacción. No quiero ser pesimista, ni catastrófico. Sin embargo, para nadie es un descubrimiento que estamos en un momento difícil. Estoy diciendo la verdad de lo que sentimos todos: Si no hay una reacción pronta del Gobierno Nacional a aliviarle esta crisis a la gente con el músculo financiero del Estado, el país va a llegar desolado y derrotado al panorama posterior a la pandemia. Un dato: Alemania e Italia están invirtiendo en la atención de la pandemia el 30% del Producto Interno Bruto, Estados Unidos más del 20%, Perú el 12%, Chile el 8.5%, Brasil el 10% del Producto Interno Bruto. En Colombia, el Gobierno está invirtiendo el 2.9% del Producto Interno Bruto. Aquí estamos atendiendo de una manera miserable esta crisis, no por falta de poder del Estado sino por falta de voluntad política. Todos los países del mundo están viendo cómo protegen la dignidad de su población. Aquí tenemos un Gobierno dormido, tacaño, avaro, que está dejando que el país termine devastado en esta crisis terrible de la pandemia.

 

1 comentario

Comenta!