La Nación
Sin asomo de duda o sospecha 1 25 enero, 2021
EDITORIAL

Sin asomo de duda o sospecha

Se ha conocido un informe del director nacional de la Policía, el general Oscar Atehortúa, sobre las investigaciones en torno a los episodios de abuso policial registrados el 9 de septiembre pasado en la capital del país –en medio de la ira nacional que desató el asesinato de un ciudadano a manos de dos uniformados–, y que son materia de investigación interna, pero también de la Procuraduría y de la Fiscalía.

Según el general Atehortúa, la institución adelanta 77 investigaciones por presunto abuso policial durante esa jornada luctuosa que vivió Bogotá.

Los datos están contenidos en un informe enviado por el oficial a la Defensoría Nacional del Pueblo, que se encuentra elaborando un protocolo que debe seguir la Fuerza Pública frente a manifestaciones sociales y disturbios.

El general Atehortúa también ha entregado los siguientes datos: durante este 2020, han sido destituidos 10 uniformados y 14 más han sido suspendidos. 74 han sido absueltos. En materia de formación, cerca de 80 mil policías en todo el país han sido formados en derechos humanos durante los últimos 5 años, a través de diplomados y otros mecanismos.

Casualmente, este informe es revelado cuando se da a conocer en el país que uno de los policías que atacó con un garrote a inermes ciudadanos durante las protestas de septiembre pasado en Bogotá, fue identificado plenamente y resultó que tenía antecedentes de violencia sexual. Aunque hoy está preso, no es por sus abusos contra la ciudadanía, sino por ese episodio sexual. El uniformado fue denunciado a comienzos de este año, pero la Policía hizo solo fue cambiarlo de un CAI a otro.

La Policía Nacional no puede tolerar los abusos de sus hombres en los procedimientos, ni tampoco puede tener en sus filas uniformados con algún asomo de duda o sospecha delictiva. Cuando un oficial permite que sus subalternos caigan en excesos, le está haciendo un enorme daño a toda una institución encargada de la seguridad ciudadana del país.

 

“La Policía Nacional no puede tolerar los abusos de sus hombres en los procedimientos, ni tampoco puede tener en sus filas uniformados con algún asomo de duda o sospecha delictiva”