La Nación
Sonría para la foto…multa 1 21 septiembre, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

Sonría para la foto…multa

Por: Sergio Felipe Salamanca

 

A inicios de esta semana, la Secretaría Distrital de Movilidad de Bogotá, anunció que se encuentra trabajando en la implementación de cámaras capaces de reconocer a los infractores, para de esta forma, dar cumplimiento a lo resuelto por la Corte Constitucional. Recordemos que hace un año, la Corte Constitucional declaró la inexequibilidad del parágrafo 1 del artículo 8, de la Ley 1843 de 2017. En otras palabras, dejó sin piso jurídico la responsabilidad solidaria en materia de “fotomultas”, llevando a que fuera necesaria la plena identificación del infractor, para la imposición de la sanción.

De igual forma, resulta muy oportuno recordar lo lucrativo y pulpito que se había vuelto el negocio de las “fotomultas” en el país, llevando a que se presentaran situaciones como: (i). Un incremento desmedido en la imposición de comparendos, (ii). Una marcada proliferación de sistemas automáticos y semiautomáticos para la detección de infracciones, tanto en vías nacionales, como en las ciudades y, (iii). Hechos de corrupción relacionados con la forma en la que eran asignadas las concesiones, así como la forma en la que eran distribuidas las “ganancias”, entre los privados y las entidades territoriales.

Ahora bien, anticipándonos a la rápida expansión que tendrán las nuevas generaciones de cámaras con reconocimiento facial, resulta indispensable que hagamos las siguientes reflexiones: (i). ¿De dónde se van a obtener los datos morfológicos de nuestros rostros para alimentar las bases de datos? ¿Cuentan con la autorización para la obtención y el tratamiento de este tipo de datos? Como lo podrán notar, hemos llegado a un punto en el que tenemos que ser muy quisquillosos con la información que suministramos y con las autorizaciones que concedemos en materia de datos personales; (ii). ¿Por qué no existe afán en la implementación de este tipo de mecanismos para identificar y capturar criminales?; y (iii). ¿Se va a prohibir el polarizado de los vidrios frontales del vehículo, así como el uso de accesorios faciales?

Para finalizar, me gustaría expresar que, el verdadero afán por parte de las autoridades de tránsito debería estar orientado hacia: (i). El mejoramiento de la señalización y la malla vial, y (ii). La creación de verdaderos programas de formación y de actualización de habilidades y conocimientos, en materia de seguridad vial. Programas que vayan dirigidos no solo a conductores, sino también a peatones, ciclistas y escolares. No podemos olvidar que la seguridad vial es un asunto de todos.