La Nación
Sos a las exportaciones: café y petróleo 1 5 agosto, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

Sos a las exportaciones: café y petróleo

 

Yefer Vega

El paro nacional ha dejado consecuencias nefastas para nuestra economía. Las exportaciones y, en general, el comercio exterior, se han visto seriamente afectados. Dos de nuestros productos más perjudicados, base de nuestras exportaciones, han sido el café y el petróleo. Durante la primera semana de junio, la libra de café colombiano en Nueva York llegó al precio de 2,11 dólares, el precio más alto en casi siete años; y el barril de crudo referencia Brent para entrega en agosto terminó en el mercado de futuros de Londres, en 71,35 dólares, un precio que no se alcanzaba desde hace dos años.

Las exportaciones de estos dos productos podrían impulsar de manera considerable la reactivación económica. Sin embargo, los bloqueos de las vías han impedido que el Puerto de Buenaventura funcione normalmente. Las exportaciones de café cayeron el 52% en mayo, a 427.000 sacos de 60 KG, en comparación con los 894.000 sacos exportados en mayo de 2020. Es una verdadera lástima lo que ocurrió el pasado mes de mayo porque durante los primeros meses de este año 2021, las ventas externas del grano venían creciendo un 7 por ciento y se vendieron 4,9 millones de sacos de 60kg, en comparación con los 4,6 millones de sacos exportados durante los 5 primeros meses del año 2020.

En mayo los exportadores cafeteros deberían haber podido exportar más de 1.100.000 sacos, que no pudieron enviar por el Puerto de Buenaventura que mueve el 70 % del café exportado. No obstante, solamente pudieron enviar una parte por la Costa Caribe. El café está represado en departamentos como Cauca, Huila y Nariño entre otros productores, especialmente en el suroccidente del país donde más han afectado las protestas y bloqueos.

Más de medio millón de familias cafeteras derivan su sustento de la producción y comercialización del café. Para el 11 de junio, el precio total por carga de 125 Kg, de acuerdo con la tabla de precio interno de referencia de la Federación Nacional de Cafeteros, fue de $1.415.000. Los caficultores están perdiendo uno de los mejores momentos del grano y deberían poderlo aprovechar, el café está siendo pagado a muy buen precio y el dólar aún tiene un alto precio, lo que permitiría mayores ganancias por saco. El café ha tenido un incremento cercano al 70% en los últimos 12 meses y esto se debe a un comportamiento muy positivo en el consumo global.

Por otro lado, está el petróleo, que también está al alza como respuesta a la decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep+) de mantener su plan de incremento de producción y la perspectiva de una relajación de las restricciones contra la pandemia en Estados Unidos y Europa. El petróleo que produce Colombia viaja en su mayoría (un 90%) por una red de transporte por oleoductos a cargo de Cenit, que lleva los crudos producidos por Ecopetrol; pero los bloqueos en las zonas de producción influyen considerablemente, porque las empresas tienen un acceso restringido a los insumos que necesitan para la producción y para diluir el crudo pesado con aditivos, y así movilizarlo, por ejemplo, en Los Llanos Orientales. Del 3 al 30 de mayo, el país no pudo producir 1.019. 596 barriles de crudo, lo que hace que se pierdan los ingresos de la venta de estos barriles y se reduzcan las regalías.

En materia de comercio exterior, según el último informe de Analdex, el paro ha tenido fuertes repercusiones en el comercio exterior. Hay una gran incertidumbre y pérdida de credibilidad ante los inversionistas y con la evolución del paro después de un mes de bloqueos y manifestaciones, se presenta un aumento en el reporte de empresas que han cesado sus actividades pasando de 62,8% a 64,7%.

El 92, 6 % de las empresas han sufrido reducciones de ingresos con efectos en pérdidas de clientes en los mercados internacionales por el incumplimiento de los contratos. Un 33% de las empresas de comercio exterior han tenido un 100% de afectaciones en exportaciones e importaciones. Hay moras en las devoluciones de contenedores a las líneas navieras, un mayor riesgo para las mercancías y los costos de almacenamiento se han incrementado considerablemente. Hay dificultad de almacenaje y compra de materia prima en las diferentes zonas del territorio nacional y los costos son elevados por parte de las navieras para que los importadores puedan realizar cabotajes. La alternativa de transporte aéreo nacional aeropuerto/aeropuerto ha elevado los precios de 3 a 4 veces. En general, el impacto es a todo nivel, económico, financiero, logístico, de operación, comercial, en ventas y exportaciones.

Finalmente, y volviendo al café y al petróleo, estos dos productos constituyen una fuente de divisas muy importante para nuestro país, en condiciones normales el petróleo aporta el 40 % de las exportaciones y el café el 7%. Colombia podría crecer a una mayor velocidad y mejorar su desempeño económico si aprovecháramos esta bonanza en los precios de petróleo y café, pero es increíble que aquellos colombianos que han obstruido las vías y promovido el paro, sean quienes terminen saboteando las exportaciones.

Esperemos que la situación se normalice pronto y que para el segundo semestre nuestro producto interno bruto pueda crecer. Además, es vital que el Puerto de Buenaventura vuelva a la normalidad y opere a toda marcha. Lo mismo para nuestras carreteras.  Hacemos votos para que nuestro comercio exterior se normalice cuanto antes, para que sea posible una verdadera reactivación económica.