La Nación
Suicidios de militares, una realidad dolorosa 1 26 octubre, 2020
ALDETALLE

Suicidios de militares, una realidad dolorosa

Durante los primeros 10 meses de este año, se han presentado 46 casos de suicidios de uniformados en el territorio nacional, la misma cifra que se registró en todo el 2018, según lo revelaron las Fuerzas Militares.

Esta situación pone de manifiesto el estado de vulnerabilidad de este grupo poblacional, pero también, la urgencia de crear programas que atiendan el flagelo.

El Huila no es ajeno a esta dolorosa realidad, en los últimos meses tres soldados se han quitado la vida bajo las mismas características.

El 22 de septiembre, Stiven Sánchez González de 21 años, soldado profesional adscrito al Batallón de Artillería No. 9 de Neiva, acabó con su vida utilizando su arma de dotación cuando se encontraba prestando un turno de seguridad en el sector conocido como Cerro Neiva. El joven estaba vinculado a esa unidad militar desde hacía cinco meses.

El 2 de octubre, se conoció que el Soldado Yimy Darley Ñañez Urquijo, orgánico del Batallón de Infantería No. 27 Magdalena, en Pitalito, habría utilizado su fusil de dotación para disparar contra su propia humanidad. El joven de 19 años de edad llevaba once meses prestando su servicio militar.

Y el caso más reciente se registró el 8 de noviembre. En un hecho lamentable el soldado Dewin Javier Hernández Jiménez se quitó la vida utilizado el fusil de dotación. El joven de 23 años se encontraba prestando el servicio militar hacía seis meses en el Batallón de Alta Montaña No. 9, ubicado en el municipio de Algeciras.

Es importante recalcar, que estadísticas recientes muestran que la población militar tiene tres veces más posibilidades de cometer suicidio que la población general.

Factores que inciden

Según Silvana Velásquez, psicóloga presidente de la Fundación ANDA y miembro de la Red Mundial de Suicidiólogos, el fenómeno del suicidio es multicausal, por lo cual hay varios factores que determinan la conducta suicida, pero antes de consumado el hecho (suicidio), hay un detonante.

“En el caso de los uniformados que se han suicidado, el hecho se le puede atribuir a varias causas: conflictos de pareja, problemas familiares, el tema de la impulsividad; además, llegan a un nuevo contexto donde deben enfrentarse a la disciplina, responsabilidad y soledad, y no poder cumplir con todo les genera frustración. Pero debe haber un detonante, un último problema que llevó a efectuar el hecho”, aseguró Velásquez.

De acuerdo a la profesional de la salud mental, hay varios factores de riesgo en el contexto militar. “Exigen disciplina, responsabilidad, hay soledad, pero el mayor riesgo, es el fácil acceso que tienen a los métodos autolesivos, en este caso, su arma de dotación. Una de las conductas preventivas para evitar hechos consumados, según la Organización Mundial de la Salud, es que se mantengan todos los métodos de autolesión alejados”, recalcó.

La psicóloga presidente de la Fundación ANDA, además manifiesta que, si los jóvenes que ingresan a las Fuerzas Militares no tienen diferentes estilos de afrontamiento, herramientas individuales para resolver conflictos y resiliencia, no están preparados psicológicamente para afrontar un nuevo contexto.

“No sé cuál sea la rigurosidad para el ingreso de los jóvenes a las Fuerzas Militares, si hay una revisión de su salud mental, un apropiado filtro del perfil psicosocial del individuo, para identificar con qué llegan”, explicó.

Finalmente, Silvana Velásquez hace el llamado a generar articuladamente planes o programas que fortalezcan la salud mental y la identificación de señales de alerta temprana de los jóvenes que prestar el servicio militar, o que están en alguna otra área de las Fuerzas Militares.  “Hay que generar planes de prevención y fortalecimiento de la salud mental de los uniformados”.

Campaña de prevención

Es por eso que, para prevenir los casos, el mes pasado se implementó la Campaña de Fortalecimiento de Salud Mental y Prevención de Suicidios del programa “Línea en Defensa de la Vida”, a través del cual se busca proporcionar herramientas que permitan un mayor alcance en la atención en salud mental del personal de las Fuerzas Militares y sus familias.

A través de esta campaña, el Ministerio de Salud y Protección Social, el Ministerio de Defensa Nacional y los Comandos de las Fuerzas Militares, buscan la asistencia de oficiales, suboficiales, soldados, infantes de marina y sus familias.

En dicho programa se encuentran diferentes canales para la identificación, el direccionamiento y la atención en salud mental desde el Subsistema de Salud de las Fuerzas Militares.

De esta manera, el programa de salud mental busca “fortalecer las acciones adelantadas en las Fuerzas Militares, tendientes a la promoción y detección temprana de las lesiones autoinflingidas, en donde se estarán realizando 35 lanzamientos a nivel nacional en las diferentes Unidades Militares del país”, afirmó el general Ricardo Jiménez Mejía Jefe de Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Militares.

La OMS declaró que la población de Fuerzas Militares debe ser reconocida como un grupo de alta prioridad para la prevención del suicidio.

Llama la atención que en Forensis, el documento de Medicina Legal que podría dar pistas sobre el asunto, las fuerzas militares no aparecen dentro de los entornos vulnerables al suicidio.

es_COEspañol de Colombia
es_COEspañol de Colombia