La Nación
Termina la ‘sucia’ disputa por las basuras en Pitalito 1 18 agosto, 2022
TEMA DEL DÍA

Termina la ‘sucia’ disputa por las basuras en Pitalito

Ciudad Limpia anunció su salida de Pitalito tras más de tres años de haber arribado al municipio para competir con la prestación del servicio público de aseo. “La competencia desleal de Empitalito y luego Interaseo obstaculizaron el objetivo de esta empresa privada de avanzar en ese mercado”, aseguró su Gerente.

 

Lucía Sánchez

Temadeldía@lanación.com.co

Tras más de tres años de haber llegado a Pitalito para competir con la prestación del servicio público de aseo, Ciudad Limpia se va de ese municipio, al no lograr el objetivo de captar la mayoría de los usuarios que durante años han estado vinculados a Empitalito y que recientemente pasaron a Interaseo. Una ‘guerra sucia’ por las basuras desencadena la salida de la empresa privada del ‘Valle de Laboyos’, según su gerente.

Todo empezó en el mes de diciembre de 2017, cuando Ciudad Limpia realizó en Pitalito una encuesta que buscó medir el nivel de satisfacción de los usuarios con el servicio de aseo que prestaba en su momento la Empresa de Servicios Públicos Domiciliarios de Pitalito, Empitalito. Según Ciudad Limpia, entre el 60 y 70% de los encuestados indicaron no estar conformes con el servicio, principalmente porque no se estaba cumpliendo eficientemente con la frecuencia de recolección de basuras y el barrido del frente de las casas y otros sectores, pese a que sí se les cobra en la factura.

Que la tarifa que pagaban era muy alta, y que el carro recolector pasaba muy rápido sin pitar dejando en ocasiones regueros de basuras por las calles, fueron otras de las manifestaciones de los ciudadanos en la encuesta.

“A partir de lo que percibimos, se decidió hacer las vinculaciones de aquellos que están insatisfechos y se empezó a prestar el servicio de recolección de basuras y barrido a cada uno de estos usuarios”, dijo a LA NACIÓN, al inicio del proceso, Luis Alberto Huguett Linero, gerente de Ciudad Limpia Neiva.

La estrategia de mercadeo además incluyó visitas a líderes comunales a quienes les hablaron sobre la libre competencia, y fueron invitados a Neiva para que en diálogo con sus homólogos pudieran disipar dudas y convencerse de que recibirían un mejor servicio.

Fue así como Ciudad Limpia empezó operaciones en Pitalito el 2 de julio de 2018, día en que atendió 450 usuarios de residuos orgánicos y 150 de recolección de inorgánicos. También atendió en barrido la zona centro y en los alrededores de los predios los clientes vinculados de las comunas 1 y 2. En total recolectaron 2 toneladas de residuos los cuales fueron dispuestos en Biorgánicos del Sur.

A su llegada a Pitalito Ciudad Limpia comenzó con una campaña de afiliación de usuarios del servicio de aseo, cobrando unas tarifas atrayentemente más económicas que la de las Empresas de Servicios Públicos de Pitalito. “El costo de la facturación está por debajo de lo que cobra la otra empresa que está operando. Oscila entre 1.000 y 1.500 pesos menos según el estrato”, afirmó el Gerente para esa época.

Otro tentador aspecto que vendió Ciudad Limpia a los laboyanos, es que la vinculación con esta empresa privada no tiene término fijo, y el usuario puede desistir del servicio cuando desee si cree que no es bueno.

También se indicó que en Pitalito el servicio se realizaría puerta a puerta, con listado en mano, algo que no es nada fácil, pero era mientras los operarios se familiarizaban con el usuario. La frecuencia de recolección sería de 3 veces en la semana y 2 veces de barrido.

 ‘Sucia disputa’

Desde la llegada de la empresa a Pitalito en 2018, Luis Alberto Huguett Linero, gerente de Ciudad Limpia Neiva, mencionó a LA NACIÓN que Empitalito le estaba haciendo mala propaganda a Ciudad Limpia para tratar de impedir que los usuarios se vincularan a la misma.

Pese a ello, el Gerente fue positivo y en ese momento dijo que estos “son temas nuevos en regiones pequeñas. Con paciencia, mucho trabajo comercial y de sensibilización de la gente, conseguiremos la meta de vincular a la totalidad de los 25 mil usuarios en Pitalito”.

Sin embargo, pese al optimismo de Huguett Linero, el objetivo no se logró. “El tema legal fue uno de los que no funcionó, hace dos años pusimos queja ante los organismos de control sobre las prácticas poco éticas de la libre competencia y nunca hubo respuesta. Esto frenó nuestro avance en el mercado”, señaló ayer a LA NACIÓN el Gerente.

Al tiempo que aseguró, la Empresa de Servicios Públicos de Pitalito les ponía trabas a sus usuarios que querían cambiarse a Ciudad Limpia.

“Las personas debían reportarle a la empresa donde se encontraban vinculadas, es decir, Empitalito, la intención de cambio para otra empresa, en este caso Ciudad Limpia; la primera tenía un plazo de dos meses para concederles la petición. Pero aquí no era posible que la gente pudiera cambiarse; pasamos decenas de solicitudes y los organismos de control nunca actuaron para que el usuario tuviera libertad de decidir, pese a la competencia desleal que se estaba dando. Entonces, nosotros estábamos prestando el servicio, pero no podíamos cobrarlo porque los usuarios todavía estaban vinculados a la otra empresa”, explicó.

El gerente de Ciudad Limpia, empresa que actualmente opera en los municipios de Neiva, Palermo, Rivera y Villavieja, aseveró que por esta razón financieramente no hubo resultados, “ya el tema se ha vuelto en una competencia casi que, de guerras, de ambientes bastante pesados, por esto ya hicimos la consulta a la Superintendencia de Servicios Públicos, le dijimos que no hay garantías y vamos a sesionar nuestros casi 8.500 usuarios ante la otra empresa, pues nosotros prestamos el servicio hasta el 31 de octubre”, concluyó.

Estocada final

Ante este panorama, la estocada final para Ciudad Limpia, fue que a mediados del 2020 Empitalito modernizó el servicio público de aseo y fue contratada la empresa Interaseo como nuevo operador, decisión adoptada con base en los problemas generados por la escasa cobertura, entre otros.

El entonces gerente de Empitalito, Henry Liscano Parra, dijo que la entrada del nuevo operador no afectaría el trabajo que venía desempeñando desde hace varios meses la empresa Cuidad Limpia, y por consiguiente “con la ampliación de la oferta de operadores, los usuarios tendrán la posibilidad de escoger a quien más les favorezca en materia de cobertura, precios y calidad en los servicios de recolección de residuos, limpieza integral de vías y áreas públicas, poda de árboles, corte de césped, lavado de áreas públicas, suministro, instalación y mantenimiento de cestas, campañas ambientales, transporte de residuos hasta el sitio de tratamiento y disposición final y gestión comercial del servicio en la ciudad”.

Sin embargo, al parecer este cambio fue la estocada para Ciudad Limpia que venía tratando de captar más usuarios.

Es de resaltar, que diferente a como ocurre con Neiva donde tiene un contrato de aseo bastante prolongado con Empresas Públicas, Ciudad Limpia ingresó a Pitalito por la libre competencia, amparada en la Ley 142 de 1994 por la cual se establece el régimen de los servicios públicos domiciliarios, y en el artículo 333 de la Constitución Nacional.

Lo cierto, es que por estos días Ciudad Limpia está entregando a Interaseso los más de 8.500 usuarios que logró afiliar a su empresa y a partir del primero de noviembre sus vehículos verdes, y el recurso humano no volverá a verse en las calles de la ciudad.