La Nación
Toribío, entre la guerra y la paz 1 25 enero, 2021
La Nación +

Toribío, entre la guerra y la paz

La guardia indígena del Cauca, armados con sus bastones de mando, sacaron ayer a los guerrilleros de las Farc y obligaron el retiro de miembros del Ejército Nacional en la base militar de Las Torres. La guardia indígena del Cauca, armados con sus bastones de mando, sacaron ayer a los guerrilleros de las Farc y obligaron el retiro de miembros del Ejército Nacional en la base militar de Las Torres. GINNA TATIANA PIRAGAUTA G. ENVIADA ESPECIAL / TORIBIO (CAUCA) _MG_9684 Con los bastones de mando como única arma se movilizaron decenas de indígenas del norte del Cauca, hasta los puntos en donde se concentraba la guerrilla de las Farc y los hombres del Ejercito Nacional, para exigirles que se alejaran de sus territorios ancestrales. El hastío de la confrontación armada y las graves afectaciones que han sufrido como sociedad civil los impulsó a realizar la histórica travesía. Niños, mujeres, jóvenes y adultos hicieron parte de la resistencia pacífica de las comunidades indígenas. El presidente de la República Juan Manuel Santos Calderón llegó hasta Toribio con su equipo de Gobierno y estuvo en la zona durante todo el día en Consejo de Ministros. Desde allí ratificó su política de consolidación de la seguridad. Sin embargo, no se reunió con los líderes indígenas de la región. Antes de caer la tarde se dirigió a la comunidad caucana y expresó que por las buenas o las malas, derrotará a la insurgencia. El Jefe del Estado expresó a LA NACIÓN su satisfacción por la visita realizada a la población.  “El balance es muy positivo, fui muy bien recibido y estoy muy contento de haber venido.” Travesía La visita del Presidente Juan Manuel Santos estuvo marcada por la tensión y la zozobra. Desde tempranas horas del día se escucharon ametrallamientos en distintos puntos de la cordillera central y hostigamientos a los helicópteros con la avanzada presidencial. Media hora antes del arribo de Juan Manuel Santos estalló un tatuco artesanal, a pocos metros de la estación de Policía de Toribío, acondicionada como helipuerto oficial. El nerviosismo del equipo de seguridad estatal fue evidente, mientas las comunidades indígenas esperaban al Presidente para manifestarle la urgencia de una solución no armada al conflicto que afrontan diariamente. Llegaron los ministros y Santos. La desolación y la impotencia se vieron reflejadas en los rostros de los pobladores de Toribio cuando anunciaron que el Presidente realizaría el Consejo a puerta cerrada. En medio de abucheos fue recibido Santos  y su comitiva, quienes saludaron rápidamente a los pobladores e ingresaron a las instalaciones de la parroquia. Sólo autorizaron a diez indígenas para el dialogo con el jefe de Estado, lo cual fue rechazado vehementemente por las autoridades del Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric), reunidas en la plaza central de la localidad en minga del pensamiento. Los gobernadores decidieron dejar solo al Presidente y salieron a caminar la palabra. En chivas, camionetas y motos de desplazaron los indígenas hasta los puntos del tierrero, Belén y el Palo. LA NACIÓN acompañó a la delegación.  En el camino, la guardia indígena encontró cinco tatucos y bombas artesanales, escondidos entre la maleza. Eran granadas de mortero de 60 milímetros, fabricadas artesanalmente por la guerrilla y utilizadas para atacar a la fuerza pública. Los nativos retiraron las peligrosas cargas explosivas de la zona y las sacaron en camionetas, para desactivarlas. El camino continuó y en él encontraron a los guerrilleros. Entre ellos figuraba uno de los jefes del frente sexto de las Farc, quien dirigía los ataques. Sorpresivamente, cerca del caserío los guerrilleros realizaban retenes mientras el Jefe del Estado presidía un Consejo de Ministros. Unidos en minga, tranquilos y con la convicción de que la única autoridad en su territorio es la ancestral, les pidieron a los guerrilleros que cesaran los hostigamientos, se alejaran de sus territorios y les permitieran vivir en paz. Y lo lograron. Un jefe guerrillero, usando prendas camufladas, similares a las del Ejército Nacional, anunció que respetan la autoridad indígena, cesarán los ataques pero advirtió que seguirán en la zona. Los guerrilleros acataron las indicaciones de los indígenas y se marcharon de la carretera, donde tenían instalados tres retenes, alternados con dos más del Ejercito Nacional. La torre La presencia del ejército nacional en La Torre es motivo de constante confrontación. Por eso, la guardia indígena también se desplazó hasta la zona a pedirles a los hombres de las fuerzas militares se retiraran del sector. Inicialmente la solicitud no fue aceptada. Sin embargo al finalizar la noche los indígenas sacaron a los militares de la base de las Torres, desarmaron los cambuches y trincheras.  Los militares salían anoche de la zona. Los líderes del Cric le manifestaron al Presidente de la República su descontento y malestar por la situación. Juan Manuel Santos se comprometió a solucionar el inconveniente, mientras los ánimos se caldeaban en la zona. Hasta el cierre de esta edición continuaba la presencia del Ejército Nacional en La Torre. Una numerosa comitiva se desplazó al sector con comida y enseres para acampar. Los indígenas reclaman la autonomía de su territorio, mientas exigen a los actores armados alejarse de la población. Toribio se debate entre las esperanzas de paz y los sonidos de la guerra, la búsqueda incesante de los caminos de dialogo y las promesas de la confrontación y exterminio por parte de los actores armados. Toribío, entre la guerra y la paz 7 25 enero, 2021 La guardia indígena encontró y retiró de la zona bombas artesanales. Fotos Sergio Reyes / Enviado especial. Toribío, entre la guerra y la paz 8 25 enero, 2021 Los líderes indígenas le pidieron a los insurgentes alejarse de su territorio. Toribío, entre la guerra y la paz 9 25 enero, 2021 En minga del pensamiento las autoridades indígenas decidieron realizar el control territorial de Toribío. Toribío, entre la guerra y la paz 10 25 enero, 2021 Las comunidades indígenas caminaron en Minga por la autonomía de su territorio. Toribío, entre la guerra y la paz 11 25 enero, 2021 Masiva fue la participación de las comunidades étnicas a la minga. Toribío, entre la guerra y la paz Los indígenas exigieron a la guerrilla de las Farc que cesen los ataques y les permitan vivir en paz. Toribío, entre la guerra y la paz 12 25 enero, 2021 Santos ratificó su política de seguridad desde Toribío. Toribío, entre la guerra y la paz 13 25 enero, 2021 A pocos kilómetros los guerrilleros realizaban retenes. ‘No vamos a dar más bala’ El jefe de las Farc a quien llamaban ‘comandante’, encargado de la estructura guerrillera en diálogo con el gobernador indígena dijo que había cumplido su palabra de no tirar tatucos. “No le estamos dando al pueblo”, manifestó. LA NACIÓN indagó al jefe subversivo. –        ¿Ustedes se van de la zona? Nosotros nos vamos por respeto a la guardia indígena, pero mientras la fuerza pública siga allí, sea como sea la paz será imposible. Nosotros nos quedamos en la zona, porque allá está Juan Manuel Santos y su cúpula militar. Vamos a cumplir la palabra de no dar más bala, desde que no haya represión de la fuerza pública. Porque no nos podemos dejar. –        ¿Qué opinan de la resistencia pacífica de los indígenas? Nosotros entendemos porque la población siempre ha sido muy afectada en Toribio. No podemos negarlo, pero ha sido entre parte y parte. Casi todos los combates han sido en medio del pueblo y a la población civil la cuida el cabildo. Mientras este ese batallón y el puesto de Policía en Toribio, yo creo que la confrontación va a seguir.”