La Nación
Tragedias anunciadas 1 18 agosto, 2022
COLUMNISTAS

Tragedias anunciadas

CARLOS EDUARDO AMÉZQUITA

No está de menos declarar a los comunicadores sociales y periodistas en general como brujos, hechiceros, prestidigitadores, nigromantes, médiums, faquires, taumaturgos, adivinos, quirománticos y cuanta acepción exista, por su capacidad y habilidad de adelantarse a los hechos del futuro (sin bola de cristal).

Sólo basta con recorrer titulares, crónicas, necrologías, notas, y otras facetas del “periodismo militante”, y encontrarse con la noticia. Ellos siempre anteponen las palabras “tragedia anunciada”, “la catástrofe estaba anunciada”, “se cumplió la profecía de Nostradamus”, para referirse a lo que es calificado como un hecho anunciado.

Toparse con una posible tragedia que se denuncia a todo pulmón con perversidad es lo habitual en los medios: “Qué tal si esa montaña se nos cayera encima?” “Qué tal que el rio provoque la inundación?”, o que un temblor tumbe el edificio de al lado?”, “que suceda un maremoto, o que un ciclón…” etc, etc.

Esta vez lo publicó el Diario del Huila en su edición del pasado 04 de abril de 2018: “Como una tragedia anunciada, es considerado el desastre que se presentó por una caída de una roca sobre un vehículo, que provocó la muerte de una persona y dejó dos heridos graves en el paso de Pericongo…” Nada más certero.

Los comunicadores y periodistas nunca fallan en sus apreciaciones, y es que nuestra realidad es tan traumática y siniestra que “aquí cualquier cosa puede ocurrir…”.

Ejemplos tenemos: Mocoa, Puerto Asís, Campoalegre, Rio Páez, Colombia (Huila), Armero, Tumaco, Rio Bogotá, Rio Magdalena, Pamplona, Cúcuta, Santander, Laguna de Cota, Medellín, Eje Cafetero, Cartagena, masacres y más masacres, fugas de cárceles, la corrupción de las Cortes, el asesinato de Jaime Garzón, en fin. Todo estaba escrito.