La Nación
COLUMNISTAS OPINIÓN

Un departamento que sigue a la espera

Un departamento que sigue a la espera 1 30 septiembre, 2020

Carlos Salamanca, experto en finanzas, hace un análisis económico del departamento durante el Gobierno Duque, afirma que no es fácil opinar ya que no ha habido un cambio significativo. Indica que los mayores retos son conectividad vial, la zona franca, la reactivación económica del departamento, fortalecer el campo y darle reconocimiento al talento de la región.

 

Carlos Salamanca

Docente, investigador y experto en finanzas

 

El departamento del Huila, es una zona rica en recursos naturales, con unas características que la hacen única, como disponer de todos los pisos climáticos, desierto, nevado, en fin múltiples caracterices que nos hacen sentir como ese paraíso por descubrir. Sumado a esto y como un activo fundamental, su ubicación geográfica nos convierte en un eje de interconexión intermodal, con énfasis en vías para circulación de vehículos, donde se destaca la comunicación con el pacifico a través de las vías Isnos – Popayán, La Plata- Popayán, que incluso se convertirán en la salida al pacifico de Venezuela, cuando se comuniquen con la vía Colombia-La Uribe. Sumado a esto, también somos el eje articulador para conectar el centro del país, con Ecuador, a través de la vía Neiva-Mocoa-Santana y de allí al puente San Miguel.

Esta breve introducción de nuestras riquezas naturales, sumadas a la calidad de recurso humano que tenemos en la zona, no solo en su preparación académica e intelectual, sino también en valores y creatividad, me lleva a pensar que merecemos mejores oportunidades en el contexto nacional y para exigir un mejor trato del Gobierno central, no solo del actual sino de muchos que han pasado, reconociendo nuestras potencialidades y grandes oportunidades, pero que poco o nada se concretan en aportes reales para el desarrollo de la región.

En épocas de campaña, los candidatos a presidente de la Republica, pasan por el departamento ofreciendo la terminación de las vías al pacifico, el mejoramiento de otras para la competitividad, el renacimiento de las vías férreas, incluso de la navegabilidad del rio Magdalena y en tiempos modernos con el apoyo al emprendimiento y a la educación. Como bien sabemos las vías siguen en construcción, algunas de ellas con líos jurídicos, lo cual deja en entredicho una de las propuestas de campaña más sonoras, que para el caso del actual presidente lo llevó a ganar de lejos en nuestro departamento.

Frente al desarrollo económico de la región, desde hace varios años venimos creciendo en negativo en términos del Producto Interno Bruto y aportamos un poco menos de 2% al índice nacional. Los ejercicios de proyección que hemos construido pensando en un mejor futuro, como la agenda de productividad y competitividad, crecen lentamente y contrario a lo contemplado en ellas, donde se destaca nuestra vocación agroindustrial, seguimos dependiendo de la economía de bienes y servicios primarios y el sector de la manufactura, que componen gran parte de nuestro tejido empresarial. Cuando hablamos de competitividad los números indican que estamos estancados hace varios años y según los informes sobre este tema, algunos años ganamos unos puestos y al siguiente bajamos otro tanto, para siempre garantizar un puesto de media tabla a nivel nacional. En términos de empleo, los números hablan solos, no únicamente en épocas de pandemia, donde hemos venido ocupando un preocupante primer lugar, pero al revisar las cifras años atrás, nos mantenemos en los primeros lugares de desocupación, asi como en términos de inflación. Según cifras de la Cámara de Comercio de Neiva, la dinámica empresarial de los primeros semestres de los últimos tres años, deja ver un creciente número en cancelación de empresas, que en promedio supera el 40%, (es decir de cada 10 empresas que se constituyen 4 cancelan) lo cual nos pone frente a la realidad que la situación difícil no es de ahora.

Por lo anterior, opinar sobre el aporte del actual presidente a nuestro departamento me resulta difícil, ya que según las cifras de la economía regional (incluso previo pandemia) no presentaban un cambio significativo, de tal manera que la competitividad y el crecimiento siguen al paso que podemos generar con los recursos locales y que las vías y muchos de los apoyos prometidos siguen en espera por ser honrados en el futuro cercano, al igual que mejores oportunidades para el talento humano de nuestro departamento que poco o nada figuran en el ámbito nacional y reconocer todo ese apoyo que el Huila ha mostrado al partido de gobierno en época de elecciones.

Finalmente, es pertinente recordar una frase popular que dice que no podemos esperar resultados diferentes si seguimos haciendo lo mismo, que para el caso es creer en promesas de campaña, que luego no se hacen cumplir, en buena parte por nuestra limitada presencia nacional y unos liderazgos que aunque experimentados deben dejar espacios a una real nueva generación, que saque adelante proyectos como la conectividad vial, la zona franca, la reactivación económica del departamento, fortalecer el campo y darle reconocimiento al talento de la región.

es_COEspañol de Colombia
es_COEspañol de Colombia