La Nación
Un sistema tributario inconstitucional 1 5 agosto, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

Un sistema tributario inconstitucional

Piero Emmanuel Silva Arce

Colombia es uno de los países más desiguales del mundo con un índice Gini de 0.5438 en el año 2020 y sus tasas de desempleo e ingresos salariales son problemas graves que los últimos gobiernos no han querido afrontar de manera decidida. El año pasado, del total de la población empleada, el “50% tuvo un ingreso inferior a un Salario Mínimo Legal Vigente (Smlv), un 35% entre 1 y 2 Smlv, y un 7% entre 2 y 3 Smlv” (Garay y Espitia, 2021). A los bajos ingresos y altas tasas de desempleo, se le suma un sistema tributario diseñado para favorecer a los grandes capitales convertidos en personas jurídicas (PJ) para gozar de todo tipo de exenciones y gabelas, mientras que todo el sistema se sostiene en los hombros de los asalariados.

El sistema tributario trasgrede los principios constitucionales de equidad, progresividad y eficiencia; las políticas han llevado a que las personas naturales (PN) aumenten su responsabilidad tributaria mientras que las PJ han ido ganando beneficios tributarios bajo la tesis de que así se genera más empleo y se dinamiza la economía. La realidad evidencia lo contrario. De acuerdo con los economistas Luis Jorge Garay y Jorge Enrique Espitia, el Estado colombiano ha renunciado a recaudar altas sumas de dinero, debido a su laxitud con las PJ de grandes capitales que, generalmente, obtienen millonarios excedentes. “Las rentas exentas declaradas en 2019 fueron de $12.7 billones, que liquidadas a la tarifa nominal habría equivalido a una renuncia fiscal de $4.2 billones” (Garay y Espitia, 2021). Por su parte, los que más tributan en el grupo de las PN son los asalariados, quienes triplican a los rentistas de capital y a otras personas diferentes a estos grupos.

De acuerdo con los economistas, si se aplicara una sobretasa temporal del 1% a PN con ingresos brutos no laborales superiores a 50 millones de pesos mensuales, durante la pandemia se podrían recaudar 2 billones de pesos al año. Además, en el año 2020, 443 empresas de las más grandes tuvieron ganancias superiores a un 10%; en este caso, fácilmente se le podría poner una sobretasa temporal del 10% sobre esas ganancias extras y con eso se recaudaría $1 billón adicional al año sin afectar un ápice su solidez financiera. Si se aplicara esta misma sobretasa al sector financiero (los bancos que desangran a los ciudadanos) se podría recoger otro billón al año. Además, se recomienda el control fiscal para que los superricos no evadan impuestos. Recomiendo leer a Garay y Espitia para comprender el modelo económico en Colombia y para analizar posibles avances en este sentido.

Investigador del grupo Estudios Políticos.