La Nación
Una cultura enferma 1 6 diciembre, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

Una cultura enferma

Froilán Casas Ortiz

Muchos megalómanos y narcisos -que abundan por doquier-, han pretendido partir la historia: Antes de mí y después de mí. ¡Pobres ilusos! Lo más grave es que hay muchos que lo creen, -el mundo está lleno de tontos-. ¡Cuántos -parapetándose en el poder-, se han autoproclamado dioses cometiendo atrocidades, masacrando y maltratando a los más débiles, rodeándose de un corifeo de bufones! Leyendo la historia, se constatan hechos inverosímiles cometidos de la manera más atroz e inhumana. Lo más grave de todo es que hay algunos que aplauden tales crímenes. Para dar una muestra del universo de maldades cometidas por el “homo sapiens” –no será más bien, “homo stultus” = hombre estúpido-, me traslado al imperio Romano.

No soporto leer la biografía de esos lobos que gobernaron buena parte de la humanidad en la época: sus excentricidades son abominables, son historias coprológicas. ¡Pobre humanidad con esa clase de especímenes que la han gobernado! Excúsenme decirlo, en nuestra cultura “democrática”, el pueblo, el votante, a veces pareciera masoquista, elige a sus propios verdugos. Una muestra de la maldad humana: el bandido del Calígula, designó cónsul a su caballo que denominada Incitatus, = majestuoso. Le tenía esclavos a su servicio, salón con piso en mármol y, todas las aberraciones inimaginables.

Cuando corría, tenía que ganar en la competencia; el día que perdió, su auriga fue decapitado. ¡Qué horror! Todo aplaudido por los bufones de turno. ¿Cuántos calígulas han habido y hay en nuestra época? Hoy hemos llegado a una tiranía conductual: el sexo no viene con la naturaleza humana, ahora se elige y ¡ay de aquel que se oponga!, -los tribunales lo ajustician-. Hoy, las mascotas no se compran, se adoptan, -han llegado al estatus de personas-; ¡cuidado dice lo contrario! Los ríos, los bosques son sujetos de derechos; ¡qué horror!, -con la anuencia del colectivo cultural-; diga lo contrario y será lanzado a las tinieblas exteriores; usted no está “in”, está “out”= fuera. En línea “nietzscheana”, es la trasmutación de los valores, más allá del bien y del mal. Lo que ayer era negro, ahora es blanco y viceversa. Lo más grave de todo, es que el colectivo cultural se impone encontrando una partida de borregos, sin criterio y sin causa: aquí tiene la razón el que más grita. ¡Cómo hacen falta las personas sabias que brillen con luz propia en medio de las tinieblas reinante! Los monstruos que gobiernan algunas naciones no han aparecido por arte de magia o por generación espontánea, tuvieron unos antecedentes: la corrupción de los mejores.

Como dice el aforismo latino: corruptio optimi pessima = la corrupción de los mejores, es la peor de todas. ¿Cuál es el mejor caldo de cultivo para que nos llegue un gobierno tiránico? La corrupción de la clase dirigente en todos los niveles. La gente está hastiada con tanta corrupción, ¡cuidado que puede dar un salto al vacío! No se puede combatir un mal real a precio de un mal mayor.