La Nación
INVESTIGACIÓN

Vías de El Quimbo siguen en alto riesgo

Vías de El Quimbo siguen en alto riesgo 1 30 marzo, 2020

Ante la inminencia de nuevos derrumbes en el sitio Bengala, diputados del Huila reclamaron la intervención del procurador General Fernando Carrillo para impedir el llenado total de la represa. El fenómeno de remoción en masa sigue activo y puede generar el colapso total de la vía.

 

RICRDO AREIZA

Unidadinvestigativa@lanación.com.co

El deslizamiento en serie que destruyó la banca en el sitio Bengala (kilómetro 21) en la vía Garzón-Gigante sigue activo y puede terminar colapsando toda la vía.

El fenómeno de remoción en masa, originado por el llenado del embalse permanece latente y amenaza con extenderse. Es más, los detonantes físicos y geológicos de la zona y la alta sismicidad inducida, pueden precipitar nuevos derrumbes y por lo tanto, un nuevo y prolongado cierre.

Considerando el estado crítico de la vía por serias amenazas que se registran por lo menos en nueve puntos sensibles y ante la incertidumbre que genera, la Asamblea del Huila pidió la intervención directa del procurador General de la Nación, Fernando Carrillo Flórez, para que se declare el principio de precaución, y en concordancia, se adopten medidas de urgencia ante las sospechas fundadas de un riesgo inminente.

Entre ellas, que se prohíba, como medida preventiva, el llenado total del embalse (cota 720) hasta tanto no haya la certeza técnica de que no generará movimientos de remoción en masa en por lo menos nueve puntos críticos identificados el año pasado por las autoridades ambientales.

En materia ambiental, el principio de precaución está consagrado en la Ley 99 de 1993 y se aplica cuando exista peligro de daño grave e irreversible. Además, establece que la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces para impedir la degradación del medio ambiente.

Amparada en el principio de precaución, la corporación demandó también de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) la realización de un estudio técnico para que determine los riesgos potenciales de la ruta 45, ante la eventualidad de ser nuevamente bloqueada por derrumbes de gran dimensión en el área de la represa, que generaría un nuevo cierre.

“El cierre total de la vía, afectará no solo la movilidad del Huila, sino que impactará la comunicación terrestre con otros departamentos como Caquetá, Putumayo y Cauca. También afectará la economía regional en la región Surcolombiana y otros efectos colaterales en perjuicio de las propias comunidades”, argumentó el diputado Alexánder Vargas Bedoya, autor de la proposición aprobada por unanimidad por la corporación.

“Igualmente-dijo- acelerará el deterioro de las vías terciarias, no habilitadas para tráfico pesado, utilizadas como carreteras alternas”. La proposición fue presentada el jueves pasado como colofón del debate de control político realizado la semana pasada.

 

Peligro inminente

Vargas Bedoya retomó los nueve puntos críticos sobre los cuales existe la probabilidad de deslizamiento de tierra,  inundación,  procesos erosivos y de socavación a lo largo del trayecto, en el centro del Huila y solicitó que se compulsaran copias además, a la Contraloría General de la República  y  a las autoridades competentes para que se adelanten  las obras de protección en la carretera antigua, en las vías aledañas al embalse, así como el dragado de los sedimentos acumulados en la desembocadura del río Suaza bajo el puente de La Jagua que hoy está por debajo de la cota máxima del llenado del embalse.

En ese mismo sentido, la corporación reclamó a las autoridades competentes, al Comité Departamental de Gestión del Riesgo, a la Agencia Nacional de Infraestructura, y a la compañía Enel-Emgesa para que realicen un estricto monitoreo con el máximo nivel del embalse (cota 720) previniendo cualquier afectación.

Adicionalmente, le solicitó a la Secretaría de Vías, su intervención inmediata para evaluar y calcular los daños colaterales ocasionados por el taponamiento de la ruta 45 a la red Vial secundaria y terciaria, deterioradas por el inesperado flujo vehicular que debieron soportar durante ese tiempo.

Igualmente requirió en forma urgente a la Anla, encargada de la vigilancia y control de la licencia ambiental para que Emgesa defina un plan de contingencia en caso de un nuevo cierre que parece inminente.

Vías de El Quimbo siguen en alto riesgo 2 30 marzo, 2020
El escarpe del proceso de remoción en masa

Los detonantes

La emergencia se presentó a escasos 80 metros del puente sobre el zanjón la Barrialosa sobre el embalse. El fenómeno de remoción en masa, marginal al embalse, afectó la banca de la vía, ocasionando el colapso del carril externo marginal al embalse, amenazando extenderse al resto de la banca.

Este fenómeno ocurrió a las 2:30 am del día 18 de julio de 2019, con un primer desprendimiento que en principio solo alcanzó la línea externa de la vía, presentando un comportamiento dinámico con episodios periódicos de avance retrogresión de la cárcava, extendiéndose su corona hasta la línea media.

El talud en el área de la emergencia, registró un fracturamiento moderado por la deformación de la corteza terrestre, que afectó las condiciones de susceptibilidad y la estabilidad de ladera.

El proceso de remoción en masa que afectó la banca de la vía continúa activo.  Un reporte oficial descartó el comportamiento sísmico y climatológico de la precipitación, como posibles variables ambientales detonantes del proceso de remoción.

El represamiento de las aguas del río Magdalena, durante el periodo de llenado del embalse, iniciado el 30 de junio de 2015, anegó los canales de drenaje aguas arriba, conforme asciende la cota de inundación.

Esta situación condujo a la incursión del nivel del embalse aguas arriba en el zanjón la Barrialosa, hasta entrar en contacto en julio pasado con el sitio de afectación, alcanzando la base del talud externo de la vía, impactado por el proceso de remoción en masa que colapsó la banca.

“El nivel freático inducido por la lámina de agua del embalse, no solo asciende conforme sube el nivel de inundación, sino que se extiende cada vez con mayor capacidad de penetración lateral sobre las márgenes del embalse, al incrementarse la presión hidrostática en función de la cabeza hidráulica, por aumento de la profundidad de llenado del embalse”, precisaron geólogos de la Oficina de Gestión del Riesgo.

El incremento de la presión hidrostática en el medio poroso de la fábrica y matriz del macizo rocoso perimetral al embalse, afecta la cohesión interna de las arenas de la formación Gigante, que aflora en este lugar y a lo largo de la margen oriental del embalse en este sector, reduciendo su coeficiente de fricción interna”, explicaron en un documento técnico en poder de LA NACIÓN.

Esta situación se facilita “por el carácter deleznable del material rocoso, poco cementado y de baja consolidación, debilitando la estabilidad de ladera en el talud externo de la vía, por reducción del límite de fluidez y resistencia al corte”, acotaron los geólogos Isauro Trujillo y Camilo Dávila.

Pero no ha sido el único caso registrado. Según el informe técnico, otros procesos similares se han detonado sobre la misma margen del embalse, aguas arriba y aguas abajo del  sitio Bengala, punto crítico afectado por el proceso de remoción en masa en la banca de la vía.

El alto riesgo del colapso total de la vía, constituye una limitación física para transitar en ella, con implicaciones en la reactivación del proceso.  Por esta razón se sugirió el cierre de la vía y la suspensión del tránsito vehicular por el sector.

Vías de El Quimbo siguen en alto riesgo 3 30 marzo, 2020
Afloramiento del talud interno en el punto crítico

Seria amenaza

Aunque se habilitó un carril, la amenaza sigue latente y el proceso continúa activo. El peligro no ha desaparecido.

“El proceso de remoción en masa que afectó la banca de la vía Garzón-Gigante (kilómetro 21 + 80 metros) se mantiene activo, con avance retrogresivo de su corona sobre la banca, lo que permite advertir su colapso total, especialmente si se presentan lluvias intensas en el área”, reportaron geólogos de la Oficina de Riesgos.

Ante el peligro, la Asamblea solicitó,  un estudio geotécnico detallado, que determine los factores condicionantes y detonantes del movimiento en masa que se pueden registrar en la zona. “Con este estudio, podrán establecerse con precisión, las acciones de mitigación y restauración necesarias, además de otras alternativas de solución, para el restableciendo del flujo vehicular regular  en los dos sentidos en la ruta 45”, explicó Vargas Bedoya.

Mientras tanto, un monitoreo en todo el corredor vial entre Gigante y Garzón, y la margen del embalse para advertir la presencia, o activación de procesos de remoción en masa, facilitando una oportuna intervención en caso de ocurrir.

Vías de El Quimbo siguen en alto riesgo 4 30 marzo, 2020
Alex Vargas Bedoya. Foto/Carlos Rojas.

Comenta!