La Nación
ALDETALLE

Violencia contra la niñez, ¿cómo erradicarla?

Violencia contra la niñez, ¿cómo erradicarla? 1 10 agosto, 2020

El próximo 20 de julio llegaría al Congreso el proyecto de ley que reglamentaría la cadena perpetua para violadores y asesinos de niños, la cual fue aprobada hace tres semanas en el Legislativo. Sin embargo, pareciera que esta medida no amedrenta a los perpetradores de estos delitos. Expertos opinan.

Temadeldía@lanación.com.co

El abuso sexual infantil es un ‘monstruo’ que cada vez toma más fuerza y nada parece controlarlo.

Los titulares son cada día más aterradores: “Siete militares violaron a niña embera”, “Capturan abogado comprometido en pornografía infantil”, “A prisión hombre que abusó y asesinó a una menor de cuatro años” … y el país entero se pregunta ¿hasta cuándo?

Y es que las cifras que muestran el panorama de este flagelo son alarmantes, según Medicina Legal, entre enero y mayo de este año se practicaron 6.479 exámenes médicos por presunto delito sexual a menores de edad en el país.

Sólo en el Huila, en dicho período, 153 niños y niñas menores de 14 fueron presuntas víctimas de violencia sexual, dato que no representa la realidad, según expertos, por haber un importante subregistro de casos debido a la disminución de denuncias en la cuarentena.

La prisión perpetua para asesinos y violadores de niños y niñas, aprobada recientemente en el Congreso y que está cerca de ser ley, pareciera que no amedrenta a los perpetradores de estos delitos.

Tras conocerse la muerte de Salomé Segura Vega, la menor de cuatro años víctima de violencia física y sexual en el municipio de Garzón, el presidente Iván Duque aseguró que el 20 de julio se presentará la ley reglamentaria del acto legislativo, “que será ejemplarizante para quienes cometan estos crímenes”.

Pese a lo anterior, diversos expertos coinciden en que esta medida punitiva no disminuirá los homicidios y abusos sexuales contra esta población vulnerable.

La prevención, principal medida

Herlinda Villarreal González, socióloga, magister en estudios de género y ex líder de la Oficina de la Mujer, Infancia y Adolescencia en Neiva se refirió a la violencia sexual infantil como una problemática que tiene unas consecuencias lamentables en nuestra sociedad y requiere una intervención integral para prevenirla y erradicarla. Comentó que una Política Pública de reparación integral a víctimas de violencia sexual es fundamental.

La socióloga expone que la judicialización severa de los victimarios no es la medida más eficiente para contrarrestar el flagelo. “Las medidas punitivas lo que hacen es sancionar un delito ya cometido, en ese sentido, cuando estas actúan ya tenemos un agresor y una víctima”, dijo.

Otro de los argumentos que pone sobre la mesa Villarreal Gonzales, es la insuficiencia del sistema carcelario colombiano y la impunidad ‘reinante’ en estos casos.

Por lo anterior, argumentó que la prevención fundamentada en la educación desde la familia y las instituciones educativas, es la base. “Debemos reconocer que estas violencias son expresión de una sociedad que ha construido relaciones desiguales de poder, donde lo masculino se cree dueño de cuerpos y vidas, de lo que considera inferior. Esos comportamientos se han gestado desde las familias, las escuelas”, aseguró.

Agregó que “se debe implementar una pedagogía en todo el sistema educativo, aprovechar los espacios de socialización para trasformar esos estereotipos de género, porque antes de la violación hay muchas actitudes, conductas y comportamientos que son abusos, ahí es donde yo tengo diferencias con esas medidas punitivas porque creo que el contexto social está propiciando situaciones que alimentan el flagelo”, puntualizó.

En la misma línea se refirió el investigador neurocientifico, Julio César Ramírez, al asegurar que medidas punitivas como la cadena perpetua para abusadores y asesinos de niños no contendrá una problemática tan estructural.

“Hay que recomponer el tejido social familiar para que una persona a pesar de haber crecido o estar en un entorno violento pueda llegar a ser un buen ser humano, se requiere un abordaje pedagógico desde la niñez, la familia y las instituciones educativas. Una medida tan contundente como la cadena perpetua no va a solucionar este problema ni muchos más que se están presentando”, expuso.

De su lado la Alianza por la Niñez Colombiana aseguró que el establecimiento de la cadena perpetua no soluciona el problema de la impunidad y, por el contrario, puede quedar como una medida más para la aparente tranquilidad pública que, dada la actual ineficacia de la justicia, no tendría aplicación. “Nuestra invitación es a aplicar los mecanismos existentes de manera adecuada y que el sector justicia tenga las suficientes herramientas para poder aplicarlos de forma apropiada”.

Según este importante conglomerado de instituciones colombianas que velan por el bienestar de la niñez, “desde la política criminal una sanción como la cadena perpetua no garantiza, de acuerdo a experiencias de otros países, la reducción de la criminalidad, la resocialización, ni la reinserción social; no siendo un mecanismo efectivo frente a este flagelo, pero sí una afectación a nuestra Constitución y su carácter garantista y de respeto a los Derechos Humanos”.

Cadena perpetua, una salida

Para la representante Flora Perdomo, hay que dejar claro que la cadena perpetua no es una ley aplicable aún, primero porque el Presidente no ha sancionado la norma y, segundo, porque una vez esto ocurra deberá establecerse un decreto reglamentario de la misma con disposiciones claras.

Frente a lo que viene pasando aseguró que “es monstruoso e inaceptable, por eso nos parece importante que las penas se endurezcan, pero eso no es suficiente, hay que seguir trabajando en mecanismos que ayuden como el registro único de violadores para que la sanción social también opere en estos casos entre otros”.

La dirigente huilense destacó que este también es un asunto de educación y que obliga a un trabajo articulado de todas las instituciones del Estado para proteger de la mejor manera a los menores. “No se puede parar de denunciar, callar nos hace cómplices de este tipo de conductas; pero, además, necesitamos que la justicia actúe con celeridad y contundencia”, concluyó.

La senadora Esperanza Andrade aseguró que no debe olvidarse que la prisión perpetua debe ser sólo una parte de un paquete de políticas para proteger a los niños y adolescentes. “Por eso y ante el aumento de la violencia, resulta válido trabajar en una estrategia articulada que incluya ese castigo ejemplarizante e impida la impunidad”.

Indicó además que esta “no es inconstitucional, está legalmente justificada en la Carta Política. Estamos en pie de lucha para defender su viabilidad en amparo y protección de nuestros infantes. Esperamos que el presidente Duque sancione pronto la ley que aprobamos en el Congreso y nos presente, como ya anunció, un proyecto que la reglamente para castigar a los verdugos y criminales de nuestra infancia”, expuso.

 

Según la oficina de Infancia del Huila en lo corrido del 2020 se han registrado 812 posibles casos de violencia a menores, de los cuales son considerados por sospecha de violencia sexual, 169”

En lo corrido del año el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, ha abierto 4.283 procesos administrativos de restablecimiento de derechos por violencia sexual.