La Nación
Vuelve y juega la reforma política 1 28 noviembre, 2022
COLUMNISTAS OPINIÓN

Vuelve y juega la reforma política

En esta época de reformas, se aborda la Reforma Política  buscando  fortalecimiento de los instrumentos democráticos en un Estado Social de derecho. Por iniciativa del Gobierno Nacional está en trámite un proyecto de Acto Legislativo en esta dirección, que fue aprobado en primer debate en la comisión  primera del senado, y como en  botica se ve de todo: bueno, regular y malo. Destaco la instauración del voto obligatorio, fui autor de una  iniciativa similar sin éxito;  aspiro ahora con esta figura pongamos a votar  a los colombianos que  con razón se han ido ausentado de los procesos electorales.

Es válido lista cerrada para  corporaciones públicas, y mejor paritaria, cremallera y todo lo que implique inclusión, pero no de vigencia inmediata, hay que darle tiempo y exigir a los partidos implemente instrumentos de democracia interna, para resolver las instancias directivas y orden en la conformación de las listas, donde medie consulta de los afiliados, sin participar personas ajenas a la colectividad partidista.

 Aplicar ahora lista cerrada es revivir la época del bolígrafo y del centralismo. No irían a las corporaciones públicas quienes tengan votos y respaldo popular sino quienes estén cerca de los órganos de poder de los partidos.

Lamentando que en las elecciones de marzo pasado el Huila se quedara sin representación senatorial,  donde hoy debería haber un propósito  regional en búsqueda de recuperar este espacio, me temo que con lista cerrada no volvamos  a “oler”  senado. Difícil para los candidatos de provincia.

Habilitando a los congresistas  para poder ser ministros o parte del gobierno, sea un regalo “envenedado”, se perdería la pisca de independencia que todavía le queda al legislativo. Los congresistas pendientes de ser tenidos en cuenta por el gobierno, abandonarían la función constitucional de ejercer  el control político.

Lo más  importante de la reforma debe ser  el cambio de la institucionalidad electoral, me tranquiliza la respuesta del Ministro del Interior al senador De La Calle sobre el particular. Allí está el quid del asunto. El veneno electoral está en la financiación de las campañas.

En Colombia el que más financiación tiene más votos consigue y mayores posibilidades de lograr la curul. Acá nadie respeta los topes de financiación, no hay autoridad que los haga cumplir, pues  los integrantes del Concejo Electoral  son postulados por los partidos, los elije los congresistas, a quienes éste tiene que vigilar. Amerita crear una Corte Electoral independiente con dientes e instrumentos legales para poner en cintura a los candidatos y a los partidos, en aras de depurar el ejercicio de la política.

Faltan 7 debates en el trámite de este Acto Legislativo, y la intención es buena, hay que cuidarla, no vaya ser, resulte peor la “medicina que la enfermedad”.