La Nación
¿Y Vargas Lleras qué? 1 24 octubre, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

¿Y Vargas Lleras qué?

Rodrigo Villalba Mosquera

 

La estrategia de Germán Vargas Lleras es no desgastarse en una candidatura tempranera sino hacerlo finalizando el año cuando las demás no hayan cuajado o se hayan prematuramente marchitado. Vargas Lleras no necesita campañas largas, pues tiene reconocimiento y programa de gobierno de la anterior contienda electoral. Ya está ocurriendo, la coalición de la esperanza opaca, y con Fajardo en problemas. Los Char temerosos del terreno pantanoso por transitar no se animan; y todos sabemos de la inviabilidad de Dilian; Peñalosa invisible. Uribe al no tener un panorama despejado con sus candidatos, lo cual es muy posible, con tal que no llegue la izquierda puede acercársele también al exministro de vivienda. Y los que pueden representar el centro-centro o centro-izquierda, timoratos y enredados en su propia estrategia, que les puede resultar costosa, pueden dejar un vacío grande.

Si no se mueven los que pueden representar el centro con una campaña más agresiva, ¡Apague y vámonos!, pues una disputa presidencial entre la izquierda de Petro y el centro-derecha de Vargas Lleras, puede ser la fotografía final de esta carrera por el solio de Bolívar. Debe haber un acercamiento directo entre Galán y Alejandro Gaviria, donde los liberales hagan buenos oficios.

El Nuevo Liberalismo con Iván Marulanda, Rodrigo Lara y Galán, deben generar un impacto mayor ya con el fallo de la Corte Constitucional en sus manos, acto que debe estar por suceder, entregándole la personería como Partido Político.

Alejandro Gaviria, tiene que explicar con prontitud y con pedagogía popular por lo menos dos propuestas, una política y otra económica, de los 60 puntos de su proclama que le llegue a la gente de a pie; y tener un trato directo con la ciudadanía o los partidos políticos que lo quieren respaldar. Son muchas las especulaciones que se han tejido sobre su negativa de aceptar el apoyo directo de organizaciones partidistas, por ahora ha dicho que centrará sus esfuerzos en la recolección de firmas las cuales deberá presentar con plazo máximo el 17 de diciembre, y así poder inscribir su candidatura presidencial como candidato alternativo. Sea lo que sea, y esté pensando, debe ser claro en el relacionamiento con quienes simpaticen con él.

En el caso de Fajardo, éste debe despelucarse y convertir su situación de investigaciones en un debate público y nacional.

El liberalismo debería tener una apertura frente al Nuevo Liberalismo, y a algunas figuras de la colectividad que se habían marginado.

El centro debe reivindicarse para que no se repita la historia de hace 4 años, y sigamos por lo mismo, un país dividido y polarizado, es urgente una reingeniería en las campañas de Galán, Alejandro Gaviria, Farjardo y porqué no, Peñalosa.