La Nación
Zona del occidente huilense, al acecho de la ‘Dagoberto Ramos’ 1 28 septiembre, 2022
TEMA DEL DÍA

Zona del occidente huilense, al acecho de la ‘Dagoberto Ramos’

Mediante una alerta temprana divulgada ayer la Defensoría del Pueblo advirtió el riesgo inminente en que se encuentran los municipios de La Plata y Nátaga ante el “interés expansivo de la Columna Móvil Dagoberto Ramos”, temible disidencia de las Farc que ya asedia otras zonas del Huila y opera en el Cauca. Campesinos e indígenas, principales poblaciones bajo amenaza.

Lucía Sánchez

Temadeldía@lanación.com.co

Delegados de la Defensoría del Pueblo llegaron ayer hasta el municipio de Paicol, en el occidente del Huila, para presentar la alerta temprana (AT) N° 025 de 2022, mediante la cual el Ministerio Público advierte el riesgo inminente en que se encuentran los municipios de La Plata y Nátaga, ante el “interés expansivo de la Columna Móvil Dagoberto Ramos”, temible disidencia de las Farc que opera en el vecino departamento del Cauca.

A través de dicho documento el Ministerio Público explica que el escenario de riesgo en La Plata y Nátaga se encuentra determinado por la confluencia de factores de amenaza, vulnerabilidad y desprotección social que afectan a la población civil residente en la zona.

“La dinámica de Nátaga y La Plata se entrecruza de manera directa con los fenómenos de violencia de las subregiones norte y oriente del Cauca, no solo en el transporte y comercialización de la siembra y procesamiento de marihuana que se realiza en el vecino departamento, o en virtud de la conectividad vial al centro del país, sino en clave del impacto humanitario compartido por hechos de desplazamiento, reclutamiento y otras conductas vulneratorias causadas en los municipios de Páez, Inzá y Puracé, que se expresan y extienden también a los municipios focalizados de la presente advertencia”, indica la Defensoría sobre la dinámica del fenómeno.

Y advierte claramente que “con posterioridad a la firma del Acuerdo de Paz los municipios de Nátaga y La Plata pasaron del dominio del Frente 6 de las FARC-EP a la facción autodenominada Columna Móvil Dagoberto Ramos, estructura perteneciente al Comando Coordinador de Occidente”.

Interés sobre el territorio

En dicha alerta se concluye que el interés de los actores armados ilegales en esta área, puntualmente de la Columna Móvil Dagoberto Ramos como actor dominante en la zona, se enfoca en controlar el corredor y los accesos que atraviesan y llegan a los municipios de Nátaga y La Plata.

Para la Defensoría el riesgo radica en la expansión de esta facción disidente de las antiguas FARC-EP “desde la subregión noroccidental del Huila y el occidente del Cauca con el propósito de consolidar el dominio territorial, control hegemónico y la capitalización de las economías ilegales derivadas del tráfico y comercialización de marihuana, así como la recepción de réditos provenientes de exacciones sobre actividades comerciales y agrícolas, en los municipios de Nátaga y La Plata”.

El propósito principal de la ‘Dagoberto Ramos’ en los territorios donde hace presencia consiste, según reseña la Defensoría en el documento, en la captación de rentas provenientes del desarrollo y establecimiento de economías ilegales, especialmente de tráfico de marihuana y la imposición de contribuciones arbitrarias a comerciantes y pobladores como forma de financiar su expansión en la zona.

En este sentido, la preocupación del Ministerio Público es que “para este fin, han desplegado diferentes acciones violentas orientadas al control de la población civil, sin expresarse de momento alguna intención bélica concreta en contra de la Fuerza Pública. Esta situación ha tenido un correlato en la ocurrencia de diversos hechos victimizantes ocurridos en zona rural, de manera progresiva y sin atraer la atención, manteniendo de esta manera un perfil que se centra en el monopolio de rentas económicas”, según afirma en la alerta temprana.

Corredores estratégicos

Advierte la alerta divulgada ayer en Paicol ante diversas comunidades, que la zona en riesgo (La Plata y Nátaga) es un corredor estratégico “al ofrecer una conexión rápida y de poco control oficial con el departamento del Cauca, permitiendo el movimiento de personas y productos entre el centro y sur del país para consolidar economías ilegales en torno al negocio del narcotráfico y rentas ilícitas sobre las actividades comerciales y agrícolas que se realizan en la región”.

A la vez señala que todo ello genera un riesgo, aunado a ventajas topográficas para el ocultamiento y tránsito de hombres, así como condiciones para el aprovisionamiento de bienes, “los municipios focalizados gozan de un alto valor estratégico para los intereses de grupos armados ilegales, circunstancia que se materializa en la ocurrencia de diversos hechos de violencia que se describen en este documento y que suponen graves riesgos de violaciones a los Derechos Humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario”, indica el Ministerio Público.

Sobre la zona se resalta además que “la topografía montañosa, con cobertura boscosa y el difícil acceso a áreas rurales dispersas, ha conllevado un valor adicional del territorio en términos de ocultamiento, y repliegue de los actores armados en tránsito hacia o desde el departamento del Cauca. En contraste, el carácter comercial del casco urbano del municipio de La Plata permite labores de aprovisionamiento para la estructura armada”.

La Defensoría del Pueblo indica que por todo lo anterior los municipios de Nátaga y La Plata resultan significativos para el posicionamiento estratégico de grupos armados ilegales, por brindar conexión rápida entre las regiones Andina y Pacífica, al encontrarse en límites con el Cauca y por proveer una ruta desde el norte hasta el sur del Huila para comercio de bienes y mercaderías en general. “La amplia red vial presente en ambos municipios con bajos niveles de vigilancia oficial, ha sido aprovechada para la explotación de economías ilegales basadas principalmente en la comercialización y movimiento de cultivos ilícitos, en especial marihuana”, precisa.

La rentas ilegales

En el documento la Defensoría se refiere además a la robusta dinámica de las rentes ilegales en la zona de riesgo.

Revela que, según cifras de los entes de investigación con jurisdicción en el Huila, en las vías que circundan y atraviesan los municipios focalizados trimestralmente se incautan y destruyen entre 500 y 600 kilos de marihuana, “lo que muestra el amplio volumen de circulación del alucinógeno”. Y resalta que, aunque se han registrado decomisos de otros estupefacientes, incluyendo pasta base de coca, estos resultan poco frecuentes, resaltando que no existen centros de producción importantes de este narcótico en la subregión occidental del Huila, ni en los municipios limítrofes del Cauca.

“Predomina entonces el tráfico de marihuana, animado por la proximidad de municipios productores como Páez (Cauca) donde se ha registrado siembra y procesamiento de la hoja, aunado al amplio corredor vial que conecta con los municipios del norte de Cauca”, asevera la alerta.

Control sobre la población

La mayor preocupación que advierte la Defensoría es que con el propósito de capitalizar las rentas ilícitas del tráfico y comercialización de la marihuana, la ‘Dagoberto Ramos’ desarrolla acciones de control social y territorial, centradas en asegurar el tránsito seguro de los estupefacientes, mediante la utilización de vehículos privados o de transporte público, retenes en la vía, evasión de los controles viales, camuflaje del narcótico en valijas, entre otras modalidades, que incluyen la utilización de población indígena para el tráfico.

“Precisamente, para el afianzamiento de esta economía ilegal, la Columna Dagoberto Ramos, que ostenta posición de control hegemónico de la zona, incurre en conductas vulneradoras de derechos, en términos de reclutamiento, vinculación y/o utilización de NNA, y de población civil en general, instrumentalizándoles para el transporte y distribución de la marihuana, abasteciendo los mercados locales dada la elevada demanda y consumo del estupefaciente, así como capitalizando el cobro de exacciones al gremio transportador y comercial, y a los productores campesinos”, indica.

Es decir, que aunque la explotación económica de la marihuana constituye un interés predominante de la Columna Móvil Dagoberto Ramos, el dominio de la intrincada red vial posibilita además el control sobre la distribución de otros enseres y productos de carácter legal, incluyendo ocasionalmente bienes de subsistencia (alimentos, semillas, productos agrícolas, entre otros). Lo anterior también implica, advierte la Defensoría, el control sobre la población, particularmente sobre los réditos de las actividades económicas que estos desarrollan en los reglones agrícolas y comerciales.

Comunidades, bajo amenaza

Conforme a la información expuesta en materia de amenaza y vulnerabilidad, la Defensoría señala que “se infiere una probabilidad de ocurrencia de violaciones a los derechos fundamentales y posibles infracciones al DIH, para los habitantes de los municipios de Nátaga y La Plata, Huila. Lo anterior, a cuenta de la consolidación de la “Columna Móvil Dagoberto Ramos”, que hace presencia en la zona comprendida entre los departamentos de Huila y Cauca y los municipios vecinos de Íquira y Páez e Inzá, monopolizando el transporte, distribución y comercio de marihuana, así como capitalizando las ganancias de economías lícitas vía exacción a sectores productivos”.

Con este propósito, recalca la Defensoría, “la Dagoberto Ramos ha realizado diversas acciones de control poblacional, incluyendo amenazas y extorsiones, así como conductas vulneratorias que incluyen homicidio, desplazamiento forzado, reclutamiento forzado, uso o vinculación de NNA, activación de artefactos improvisados, entre otros. Estos tienen un efecto diferenciado en las poblaciones étnicas, en tránsito a la vida civil, en situaciones de liderazgo, NNA, que residen en los municipios focalizados”.