La Nación
La importancia de las relaciones amorosas en la formación de la sociedad 1 21 enero, 2021
Buena vida

La importancia de las relaciones amorosas en la formación de la sociedad

 

 

Sociedad implica agrupación entre humanos. En este contexto se dan relaciones económicas, sociales, políticas, psicológicas, amorosas, entre otras. Todas estas determinan la naturaleza de nuestra colectividad. Hay muchas teorías diferentes sobre cuál es la base para la formación de la sociedad. La idea de relaciones románticas e interacciones interpersonales que da la comunidad citasenlaweb.com tiene un trasfondo psicológico y sociológico interesante. Mucho se escribe sobre política y economía, pero, ¿nos preocupamos lo suficiente por las relaciones amorosas y su incidencia en la sociedad? Sigue leyendo y descubre cómo han ido cambiando las citas.

 

  1. Relaciones interpersonales, la cultura de las citas y una mejor sociedad

En el mismo momento que ya no nos relacionemos unos con otros, dejaremos de existir como sociedad. Así de dramático puede ser el tema de las relaciones. Los indicadores económicos y pactos políticos no existen si no es bajo las condiciones que la interacción humana establece. En este sentido, como grupo, nos clasificamos según clases sociales y regímenes económicos, pero no parece importarnos lo suficiente cómo las relaciones amorosas cambian nuestro entorno social.

Y si te dijéramos, que la forma en que concebimos las relaciones de pareja está influyendo por completo en el resto de las aristas de nuestra sociedad. El concepto de pareja tradicional parece ser parte del pasado. La humanidad cada día prefiere experimentar sensaciones más intensas, aunque sean efímeras, la estabilidad que supone compromiso ha pasado a un segundo plano.

En esta era de relaciones superficiales, necesitamos consumir más para vernos más joven, pues esto parece ser la esencia de nuestro atractivo. Nos mostramos escépticos a encontrar el amor en personas de otras clases sociales. Y alguien con ideales políticos diferentes se convierte en nuestro enemigo. Todo parece estar bien, si no nos detenemos a pensar, ¿realmente somos felices?

Qué tal si la sociedad fuera educada en torno a la construcción de relaciones personales enardecedoras. En este caso ser, parecer, o tener, no sería el foco de nuestra realización.  Todos nos encargaríamos de levantarnos cada día decididos sobre todo a sentir. Esta reflexión invita a un cambio educacional. Las relaciones amorosas no es lo que pasa mientras esperamos un mejor empleo. Lograr tener la pareja correcta puede ser la diferencia entre nuestra plenitud o no.

  1. La evolución de la sociedad bajo la influencia de las citas y su cultura

Hace diez años, todo comenzó a cambiar, la libertad en muchos planos, entre ellos sexual, desató nuestro yo hedonista a gran escala. Esto se fue reafirmado por la era de Internet, donde ligar por una noche es algo tan fácil y cotidiano como tomarnos un vaso de agua. El contexto digital en este caso nos abre las puertas a personas que de otra forma nunca se aparecerían en nuestras vidas. Las citas en líneas hoy nos permiten burlar las barreras físicas como la distancia y el tiempo.

En esta dinámica, podría parecer casi imposible fomentar el amor duradero, estable, fiel y trascendental. Aunque lo tenemos todo para que esto suceda, hemos decidido relacionarnos tras la coraza de no mostrar nuestros sentimientos, o peor, de simplificarlos. Muchas personas defienden su libertad y plenitud, pero cada día más lo hacen bajo la comprensión de que esto no está reñido con experimentar un gran amor o dos.

La sociedad se desarrolla en espiral, en los últimos 40 años, se han experimentado importantes cambios en la forma en que vivimos el amor. De relaciones largas y estables ocurrió una transición hacia relaciones efímeras. En la actualidad tratamos de salir de estos extremos, y nos movemos hacia el anhelo de experimentar relaciones profundas en libertad.

¿Qué caracterizan las citas de hoy?

  1. Las personas ya se conocen un poco, pues casi siempre han chateado por páginas de contactos.
  2. Aumento de la seguridad en el primer contacto debido a la información previa.
  3. Menos tolerancia ante situaciones que no te gustan.
  4. Mayor apertura al sexo en la primera noche.
  5. Un enfoque más práctico y menos romántico

Si hay características de estas que te gustaría que fueran diferentes, ya las conoces, ya puedes actuar sobre ellas de manera consciente.

La cultura de las citas nos define como seres humanos, esta es la expresión de una parte importante de la psicología social. En nuestra condición de individuos biopsicosociales, lo afectivo determina nuestro comportamiento.

Ya sabes, tus relaciones amorosas, son parte importante del tipo de sociedad a que aspiras.