La Nación
Menores de edad, principales víctimas de la pólvora en Huila 1 24 abril, 2024
HUILA

Menores de edad, principales víctimas de la pólvora en Huila

Entre ellos figura un niño de tres años de edad con quemaduras de primer grado, pero también hay menores con lesiones de hasta tercer grado. El llamado es a acudir a los centros médicos para recibir el tratamiento eficaz y no tratar las heridas en casa.

 

A ocho ascendió el número de huilenses quemados con pólvora en distintas partes de su cuerpo, principalmente las manos y cara, según el último reporte entregado por la Secretaría de Salud del departamento. Esto representa una disminución del 11,1% (un caso menos) frente al mismo periodo del año anterior.

A pesar de las campañas y advertencias sobre sanciones para quien manipule pólvora de manera indebida, los casos en el departamento continúan ocurriendo y, además, son los jóvenes los protagonistas de las cifras de personas lesionadas por este tipo de artefactos.

Hasta ayer 25 de diciembre la región totalizó cinco menores de edad y tres adultos heridos, oriundos de Acevedo (1), Guadalupe (1), La Plata (1) y Neiva (4). El 50% a causa de la manipulación, el 38% por observar y el 13% a otros motivos.

En el 75% de los hechos se han presentado quemaduras, en el 63% laceraciones, en el 50% contusiones, y en el 13% hubo daño ocular.

Y los elementos utilizados en  estas lamentables situaciones han sido en mayor medida los totes (50%), las luces de bengala (25%), la papeleta (13%), y los voladores (13%).

Los heridos

El primer caso de afectados por pólvora en Huila, durante la temporada decembrina 2021 – 2022, se notificó el siete de diciembre y se trató precisamente de una adolescente de 14 años de edad en Acevedo. Desde entonces y según los reportes que ha obtenido la Secretaría de Salud departamental, las principales víctimas continúan siendo los menores.

 Dos días después, el informe sobre los eventos de quemaduras con pólvora pirotécnica confirmó el segundo caso, que se trató de un niño de tres años de edad procedente del municipio de Garzón, y quien presentaba quemadura de primer grado en región de antebrazo, con extensión inferior al 5%.

Los familiares explicaron que ocurrió al ser alcanzado por un elemento pirotécnico tipo luces de bengala. Al momento del ingreso, el estado de salud del niño era estable y luego el manejo de la lesión continuó de manera ambulatoria.

El 18 de diciembre se notificó el tercer caso relacionado con un adolescente  neivano de 15 años de edad. Según detalló el centro médico, presentaba quemaduras de segundo grado en las manos con lesiones en dos dedos, por manipulación inadecuada de artefacto pirotécnico tipo tote.

El cuarto hecho ocurrió el 19, cuando un joven de 16 años resultó con lesiones de tercer grado en ambas manos, producto de la manipulación de un tote.

Ayer y según la información remitida a las autoridades hasta el cierre de esta edición, un menor y un adulto resultaron lesionados en la noche de Navidad.

El adolescente es un neivano de 13 años de edad que ingresó al centro asistencial por quemadura de segundo grado en la cabeza y cuello. Según el relato del acompañante y del menor, este resultó afectado por un elemento pirotécnico tipo volador que cayó en su casa.

La otra persona es un joven de 25 años de edad del municipio de Neiva, quien presentó contusión en dedos de la mano. Las autoridades de salud advirtieron que el paciente se encontraba en alto grado de alicoramiento y que la lesión se la causó cuando manipulaba de manera inadecuada un elemento pirotécnico tipo tote.

“Lamentamos estos hechos y esperamos que en el transcurso de este fin de año no logremos reportar ningún otro caso de lesiones por pólvora. El llamado a la ciudadanía es a que prevengamos estos hechos, a que no expongamos a los menores y que tengamos responsabilidad en la no manipulación de la pólvora”, manifestó el secretario de Salud del Huila, César Polanía Silva.

Varios de los casos con afectaciones leves nunca son notificados y son tratados con medidas caseras por temor a las represalias que puedan tomar las autoridades, debido a la violación de la norma relaciona con hacer uso de artefactos, que la gente considera poco peligrosas, pero que pueden ocasionar quemaduras graves. Por eso en lo que compete a las autoridades de salud, han elevado una petición adicional a la ciudadanía.

“El llamado a los huilenses es a ser responsables protegiendo a los menores de edad de estas lesiones, pero también a que los casos que se presenten deben acudir oportunamente a las valoraciones médicas, cualquier lesión de primer o segundo grado por quemaduras debe ser atendida”, indicó Polanía Silva.

Enfatizó en que de esta manera se garantiza una intervención inmediata de las instituciones de salud y se disminuye el riesgo de complicaciones tanto físicas como psicológicas en los pacientes.

La severidad

Las quemaduras se producen en la piel por el efecto del calor, entre más esté elevada la temperatura y se prolongue el tiempo de contacto, se hace más profunda y aumenta el riesgo de complicaciones, tales como cicatrices, pérdida de la movilidad o la sensibilidad de las partes del cuerpo.

Las de primer grado afectan la epidermis o la capa externa de la piel, el área afectada duele, no presenta ampollas y se observa roja y seca.  Las de segundo grado, a la epidermis y parte de la dermis, el área puede presentar enrojecimiento y ampolla, entumecimiento y dolor punzante.

Por su parte las quemaduras de tercer grado destruyen la epidermis y la dermis, pueden dañar los huesos, los músculos y los tendones. El lugar de la herida puede tener una apariencia de color blanca o carbonizada, y no hay sensibilidad debido a la afectación del sistema nervioso.

En todo caso, para las autoridades este tipo de hechos no son catalogados como accidentes, pues son situaciones que pueden prevenirse evitando el uso, manipulación y observación, ningún elemento pirotécnico es inofensivo, y no se debe permitir que los niños y niñas sean expuestos.

Así va el país

Colombia hasta el 24 de diciembre había sumado 409 casos de lesiones por pólvora pirotécnica e intoxicaciones por fósforo blanco y licor adulterado por metanol; 145 son menores de edad.

El reporte del Instituto Nacional de Salud detalló que esto equivale a un 21% más frente a la temporada decembrina 2020 – 2021, que se caracterizó por estrictas medidas con ocasión de la pandemia de COVID-19.

Antioquia (44), Valle (44), Bogotá (34), Cauca (34) y Tolima (27) son respectivamente las regiones con mayor número de casos reportados en el país.

Fue el ocho de diciembre, día de las velitas, cuando más se registraron eventos de este tipo: durante solo esa jornada el número de lesionados fue de 88.