La Nación
¡Ay, Victoria Castro! 1 23 julio, 2024
COLUMNISTAS Sin categoría

¡Ay, Victoria Castro!

Si fuera Victoria Castro, la presidenta de la Asamblea del Huila, le encendería una veladora al grueso de sus compañeros diputados que se han dedicado a taparle más de un golazo que ha querido meter desde su poder. Contratos polémicos que ha buscado adjudicar sin asomo de vergüenza porque ni siquiera le sirven a la Duma Departamental.

Castro, después de ser sorprendida y, en ocasiones, advertida, frena los procesos contractuales en el Secop II. Al parecer, recula cuando se siente ‘pillada’. El hecho más vergonzoso ocurrió cuando pretendió adjudicar un contrato por 1.369 millones de pesos para la elaboración de unas cartillas con las que buscaba el “fortalecimiento educativo a niños y jóvenes del Huila en el marco de la celebración del Día del Niño como función social y educativa de la Asamblea”, se lee en el objeto de los estudios previos que firmó en abril de 2024.

¿Qué tiene que ver la Duma con los niños? ¿Acaso pretende reemplazar las funciones del ICBF o usurpar las tareas de Rodrigo Villalba frente a la niñez en la región? Victoria Castro completa seis meses como diputada y no entiende que su papel es hacer control político al Gobierno Departamental. Y eso, lo verdaderamente importante, no lo ha hecho porque el Gobernador parece amo, dueño y señor de sus diputados.

Cuando Victoria Castro se percató del escándalo que prometía estallarle en sus manos, reculó. Y lo hizo sin asomo de vergüenza. Después de que la invitación a los oferentes estuvo publicada en Secop II durante varios días, el 22 de abril de 2024 envió una carta a la Agencia Nacional de Contratación Pública. En la misiva solicitó la cancelación del proceso contractual por “error involuntario”. Según la dirigente política, “por error involuntario humano el valor digitado para la contratación no es el que corresponde por la misma”. ¿Cómo pudo equivocarse en la millonaria cifra en el estudio previo? Acaso, ¿quiso corregir cuando le advirtieron del millonario sobrecosto?

El estudio previo habla de 11 títulos (cartillas), cada uno denominado Gestores de Paz, Cátedra de Paz. Lo curioso es que tengo en mi poder un ejemplar de una de las cartillas. Por eso, la presidenta de la Asamblea le debe más de una explicación a las autoridades, entre ellas, si estas cartillas fueron contratadas por su despacho. Y lo más grave: si las 200 cajas llenas que estuvieron durante varios días en el pasillo que conecta a la Asamblea con la Gobernación contienen las cartillas mencionadas en esta columna. Si es así, estaríamos hablando que, posiblemente, la controvertida diputada pretendía legalizar hechos cumplidos.

Nota uno: El contralor Departamental, Andrés Felipe Vanegas, ¿conoce de este posible esperpento? ¿Puede explicarnos qué ha hecho? O, ¿fue elegido con el voto de la señora Castro? Y, el señor Procurador Regional, Diego Alexis Tello, ¿qué opina? O, ¿le pregunto a Carlos Suárez, el funcionario que manda en ese organismo de control?