La Nación
Casa de citas para motos 1 12 abril, 2024
ACTUALIDAD

Casa de citas para motos

En el mismo local en donde funcionaron reconocidos burdeles de Neiva, hoy el centro de atracción lo tienen las motocicletas. Sin estigmas y con mucha creatividad, una pareja de microempresarios En el mismo local en donde funcionaron reconocidos burdeles de Neiva, hoy el centro de atracción lo tienen las motocicletas. Sin estigmas y con mucha creatividad, una pareja de microempresarios puso a rodar allí un llamativo taller de servicio técnico. Conservan la decoración de la casa de citas, pero ‘las niñas’ aquí andan en dos ruedas. GINNA TATIANA PIRAGAUTA G. LA NACIÓN, NEIVA Los espejos, barras, luces y decoración erótica que caracterizaron a los reconocidos prostíbulos Baco 2000 y Bucanas, ahora son el atractivo de un sofisticado taller de motocicletas. Sus propietarios, una pareja de emprendedores microempresarios, rompieron los estigmas y canalizaron En medio de espejos, colores llamativos y mucho terciopelo, funciona un particular taller de motocicletas. toda la curiosidad y el morbo de los neivanos frente al mítico burdel, para impulsar allí un servicio técnico especializado para motos. La famosa barra, en donde las chicas solían hacer sus candentes espectáculos, es ahora la administración de Clinímotos del Huila. Allí, registran en el sistema a cada uno de los vehículos que ingresan y especifican el servicio que le realizarán: diagnóstico, reparación o limpieza. La sala de espera aún conserva las llamativas y cómodas poltronas en la que los caballeros disfrutaron de los eróticos shows. Sin embargo, estas sillas hoy son ocupadas por los y las clientes que observan plácidamente programas educativos o deportivos, mientras los técnicos realizan su trabajo. ‘Las niñas’ Todo el lugar está lleno de espejos, en los que se reflejan las motocicletas, ‘las niñas’ del lugar. En las paredes está colgada ahora la herramienta. Los mecánicos desnudan con cautela a sus consentidas y les realizan un completo mantenimiento. Asimismo, en las eróticas bañeras en las que se consumaron los famosos espectáculos de espumas, hoy se lavan los vehículos, se polichan y se petrolizan. Historia La barra donde se realizaron los eróticos shows es ahora la administración de Clinímotos del Huila.Natalia Narváez, propietaria del taller especializado, asegura que el negocio se constituyó por la iniciativa de su esposo, John Freddy Sepúlveda Mosquera, un apasionado de las motocicletas. “Las desarmaba por toda la casa. Me tenía desesperada. A toda hora me insistía en que empezáramos con el taller y afortunadamente nos ha ido muy bien”, recordó Natalia. Sin embargo, la idea de John Freddy era crear un negocio totalmente diferente en la ciudad, lo que combinó perfectamente con la decoración del local, que se encontraba desocupado desde hacía bastante tiempo. “Es innovador, llamativo y a la gente le ha gustado”, manifestó Natalia. Los microempresarios dispusieron adicionalmente del servicio de motogrúa, para trasladar a los vehículos que así lo requieran. Una manera económica, rápida y ecológica de  solucionar los problemas que se les presentan a muchos conductores, especialmente a las mujeres. “Es más fácil para los motociclistas que quedan varados realizar una llamada y esperar a que los recojamos en la motogrúa, que arrastrar el vehículo por toda la ciudad hasta un taller mecánico”, manifestó la pequeña comerciante. Tabú El tabú por los lenocinios que operaron en el sitio, aún persiste en el imaginario de los clientes que llegan por primera vez. “Muchas personas entran con temor o vergüenza, por el qué dirán. Sin embargo, cuando están adentro preguntan detalles del lugar”, aseguró entre risas, la propietaria de Clinímotos del Huila. Asimismo, muchos neivanos les confiesan que siempre tuvieron enorme curiosidad por conocer el mítico burdel en su interior. Algunos otros extrañan elementos que fueron retirados del local, dejando en evidencia su asiduidad a los clubes nocturnos. Las luces, los espejos y los colores crean un efecto particular en los visitantes al taller. Un apasionado técnico de motos trabaja junto a su esposa y cuatro empleados en un lugar que además de mitos y morbo, hizo parte de la historia de la ciudad de Neiva.

Las sensuales duchas para los espectáculos de espumas, hoy tienen como protagonistas a las motocicletas

Las

Fotos Óscar Roldán.